Nahuatzen: del Humo a la Sangre

Los episodios de tensión y desencuentro llegaron a su punto menos deseable en el municipio de Nahuatzen, en el corazón de la meseta purépecha, con la sangre derramada de un presidente municipal. Un hecho que cimbra los planteamientos sobre la política pública en esta zona del estado.

EL ANTECEDENTE

Bloqueos de caminos, autos quemados, enfrentamientos a golpes y pedradas, incluso destrucción de propiedades, hicieron que en la primera mitad de 2015 se voltearan las miradas hacia la zona límite de Nahuatzen y la comunidad de Sevina, en la meseta Purépecha.

Un conflicto por la tenencia de la tierra desató las hostilidades entre los comuneros, que tuvo que ser resuelto por el Registro y Asuntos Jurídicos del Registro Agrario Nacional (RAN), mediante la realización de un estudio técnico en los linderos de ambas comunidades, con el objeto de resolver el conflicto territorial que las mantenía divididas.

Con aquel problema, hubo incluso el amago de incinerar las instalaciones de la presidencia municipal de Nahuatzen.

Para finales de junio, de 2015, el gobierno estatal logró calmar la discordia a través de una mesa de diálogo y algunos exponentes políticos de la precedente legislatura acudieron al lugar, como la titular de la Secretaría de Pueblos Indígenas, Martha Josefina Rodríguez o el subsecretario de Gobierno, Jesús Santillán Gutiérrez.

El 24 de junio se firmó una supuesta tregua, cuyas resoluciones, sin embargo, denunciaron los habitantes de Nahuatzen, que nunca fueron concretadas.

Lo que en cambio se concretó, fue la organización popular, que precisamente en este contexto vio el surgimiento de un Concejo Ciudadano, formado por representantes de los cuatro barrios de la cabecera municipal y de una Ronda Comunitaria que, aunque desarmada, se encargó de la seguridad del pueblo.

El 1 de septiembre de 2015 inició sus funciones el presidente municipal de Nahuatzen, Miguel Prado, con quien tampoco tuvo buena relación el Concejo Ciudadano, debido al origen y relaciones de algunos de sus funcionarios de seguridad.

SE AVIVAN RENCILLAS

Durante el proceso electoral de 2018 algunas de las casillas no fueron instaladas. Ahí reiniciaron los desencuentros entre autoridades y los integrantes del Concejo, ya que hubo desmanes en casas de algunos de los candidatos, así como en las oficinas de la Junta Local del Instituto electoral de Michoacán (IEM).

El día jueves 23 de agosto se realizó la convocatoria para que la sociedad de Nahuatzen asistiera a la pérgola municipal, a que conociera al Ayuntamiento electo y los ejes rectores de su proyecto de trabajo. Ese día los integrantes del Concejo reventaron la reunión, agrediendo con palos y piedras a todos.

En ese marco de violencia y agresiones, el día 28 de agosto integrantes del Instituto Electoral del Estado de Michoacán llevaron a cabo una consulta ciudadana, para que el pueblo de la cabecera municipal de Nahuatzen decidiera si quería regirse por medio de elecciones de partidos políticos o por medio de un concejo ciudadano.

Con mayoría se optó por los partidos políticos. En ese entonces un grupo de pobladores señalaban excesos y abusos de los integrantes del llamado Concejo Ciudadano.

El día 31 de agosto, el pleno de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvió la validez de la elección del 1 de julio en Nahuatzen, por lo que el fallo validó a David Otlica Avilés como presidente municipal electo.

En medio de un fuerte dispositivo de seguridad, el día 1 de septiembre el nuevo Ayuntamiento, encabezado por Otlica, rindió protesta en el patio central de la Primaria Miguel Silva, ubicada en la zona Centro de la cabecera municipal, porque el Concejo mantenía bajo su poder el edificio de la Presidencia Municipal.

Pero a la par hubo Concejos Ciudadanos que buscaron la autonomía de recursos públicos, lo cual lograron en diciembre de 2018.

El 4 de noviembre de 2018, el nuevo edil señaló que integrantes de la delincuencia organizada estaban infiltrados en el Concejo, denunció agresiones y el desvanecimiento de la Policía Municipal, a raíz de que los superaban en número y armas, dejando a Nahuatzen y su gente indefensos.

El 7 de marzo, el propio David Otlica hizo público que los concejos de Nahuatzen, Arantepacua y Comachuén no habían esclarecido la aplicación de 15 millones 447 mil 681 pesos, de recursos que se les habían asignado, pero de los cuales el gobierno municipal era responsable. Por lo que criticó la medida de otorgar a los concejos el recurso y no la obligación de comprobar su aplicación.

LA SANGRE CORRIÓ

Los concejos de Arantepacua y Comachuén se acercaron con el Ayuntamiento y acordaron comprobar el gasto.

Pero no fue igual con el Concejo de Nahuatzen, que no aclaró los gastos, por lo que el Ayuntamiento decidió dejar de entregarle los recursos de 2019, hasta que no aclararan el uso que hicieron de los recursos públicos.

Se acordó con el Concejo de Nahuatzen que el Ayuntamiento estableciera su sede en la tenencia de San Isidro, desde donde se despachaba y atendía a la sociedad.

Después de atender una reunión en Sevina, hasta la madrugada del 23 de abril pasado, sujetos armados se llevaron al presidente David Otlica de su domicilio en San Isidro.

 

Horas después su cuerpo sin vida fue localizado en un paraje del tramo carretero Cortijo Nuevo-Las Mesas, en el kilómetro 1, perteneciente a la localidad de Las Mesas, del municipio de Coeneo, aproximadamente a 20 kilómetros de distancia.

El cuerpo mostraba huellas de violencia y mientras la ahora viuda acusó directamente al Concejo Ciudadano, este se deslindó.

11 EDILES ASESINADOS EN 11 AÑOS

El homicidio de Otlica se suma a una lista de 11 presidentes municipales que han sido asesinados en los últimos 11 años en Michoacán.

Destaca que el 5 de febrero, de 2013, el edil interino de Nahuatzen, Wilfrido Flores Villa, había sido asesinado a balazos en un restaurante de Pátzcuaro, mientras desayunaba.

En junio de 2008 fue asesinado el priista Juan Marcelo Ibarra Villa, quien gobernaba en el municipio de Villa Madero; el 24 de febrero de 2009 fue el alcalde de Vista Hermosa, Octavio Manuel Carrillo; en 2010 fue el edil interino de Tancítaro, Gustavo Sánchez Cervantes.

El dos de noviembre de 2011, fue asesinado el panista Ricardo Guzmán Romero, quien era presidente municipal de La Piedad; el 2 de noviembre de 2013, fue ultimado Ygnacio López Mendoza, presidente municipal de Santa Ana Maya.

El 22 de marzo de 2014 el panista Gustavo Garibay García, quien gobernaba Tanhuato; Siguió Stalín Sánchez González, edil de Paracho, quien fue asesinado el 6 de octubre de 2017; el 14 de junio de 2018, Alejandro Chávez Zavala, presidente con licencia de Taretan, mientras hacía campaña para reelegirse y el 27 de junio fue asesinado a tiros Javier Ureña González, quien era encargado de la presidencia municipal de Buenavista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *