Og Pajndino, el mejor vendedor del mundo (Política en lo oscurito)

Og Pajndino, el mejor vendedor del mundo

Don Cedano, sentado en su enorme poltrona cavilaba, pensaba, analizaba, descifraba, coludía, intuía, meditaba y llegaba a la conclusión de que “no somos nada”. Un cambio de gobierno siempre será eso: “un cambio” ¿Para bien o para mal? La historia nos juzgará, tal y como se juzgan los grupos antagónicos en las redes, evidencian entrambos las carencias que los mexicanos tenemos, nos reflejan esa dualidad, que es sana de alguna manera, porque fiscalizamos las acciones de gobierno.

 Y lo que Don Cedano colige es que ambos grupos tienen la razón, pues defienden una idea, la idea de justicia y paz queda de lado, hay que tirar la boñiga fuera del corral, o fuera del pañal, al final todos terminan embarrados.

Sería hora de hacer un alto total y volver a reiniciar el programa llamado gobierno; para que, con la mente fría y serena, las acciones de gobierno sean más asertivas ¿Ven? Don Cedano está hablando como coach… bueno, como entrenador de mentes ejecutivas. Don Cedano es una piola, ja, ja, ja… también conoce palabras domingueras ¿Qué? Si les da envidia no es mi culpa ¿Ustedes son los que la sufren? ¡Ya, está bien, Don Cedano se calma!

Les decía, tener adversarios políticos es sano para la democracia, sólo necesitamos adversarios, no enemigos. Bueno, así como los cocodrilos, que vuelan bajito… ja, adversarios imaginarios, de a mentiras ¿Qué no recuerde los chistes de su líder supremo, gran maestre de la logia pejianica? ¿Para qué se enoja? Ese chiste es más viejo que Don Cedano y San Péjele juntos.

 Les decía, que con el cambio de colores en el gobierno de la república esperábamos un cambio, y se dio, con otro nombre, con otros actores… hasta allí, el resultado final sigue siendo el mismo, es como el ejemplo que Don Cedano hace cuando habla de su pasión: la construcción, cuando le pide al maestro albañil que le construya una losa. Lo único que quiere Don Cedano es ver la losa terminada, al costo acordado. Si el maestro usa técnicas arcaicas o modernas y la saca en tiempo y con la calidad deseada, le da igual, al final tiene la losa, y paga la losa en lo acordado, sería mejor, más eficiente y menos cansado con técnicas y equipos modernos, pero al final el resultado es lo importante. Así le pasa al gobierno de San Péjele.

 Hablando desde luego de la profesión de vendedor: resulta que en los gobiernos anteriores, los pasados, los corruptos pues, esos malvados y malotes que existían antes de la ceremonia de purificación, esos vendían al país como si nada, aduciendo falta de productividad, o áreas inutilizadas e inútiles, que los privados hicieron útiles y con pingues ganancias; por ejemplo, Telmex, ferrocarriles, ingenios o carreteras, aquellos eran asesorados por Og Mandino, no eran gog y magog, nada de eso, Og Mandino el autor de un famoso libro llamado “el vendedor más grande del mundo”.

 Así Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña se volvieron grandes vendedores… enormes diría yo… casi nos dejan a pie, con corrupción y todo, por poco y Peña vende Pemex, y gracias a nuestro insigne líder que leyó otro libro, no tan rimbomante, ni tan famoso, pero igual de efectivo; porque es lo mismo, pero más barato, llamado “el mejor vendedor del mundo” del autor Og Pajndino.

Les decía, es lo mismo, pero más barato, por aquello de la austeridad. La única diferencia es el vendedor, el resultado es el mismo, vender al país, con otro nombre, algo que no levante suspicacias. Algo así como “comisión para devolverle al pueblo lo robado”… ¡Ándale filosofo! Le diste al clavo. Al país lo seguirán esquilmando, dejándolo sin los recursos y herramientas ya ganados, por un ideal equivocado.

 No puedes aducir que el país en su mayoría es pobre porque no le regalas los impuestos que les cobras a las minorías. Si señalas que más del 50% vive en pobreza, significa que la carga fiscal recae en el otro 50% y con esa carga fiscal mantienes a todo el aparato de gobierno y al 50% de pobres. Aparte de eso, les haces creer que vendiendo lo ya adquirido los va a sacar de pobres. Eso es ser malvado.

 Pero no hablábamos de maldad, hablábamos de la acción de vender. Si los gobiernos corruptos anteriores vendían con corrupción y ahora vendes con convicción, es exactamente lo mismo. Sólo callas a las buenas conciencias, pues el resultado es el mismo, dejas un México esquilmado. El avión fue rentado con nuestros impuestos para que la investidura presidencial, que San Péele maneja con maestría de histrión de barrio, fuese representada como lo que es: un presidente de la economía número 15 del mundo. Eso no es cualquier cosa, pero como el presidente sigue siendo eterno candidato, sigue en campaña, como lo ha venido haciendo desde hace 19 años, no se entera aun, y quiere vender todo lo que otros gobiernos adquirieron.

 ¿Qué les va a dejar a los gobiernos subsecuentes? Aparte de la deuda externa y la deuda eterna, aparte de las arcas vacías, de finanzas dañadas, aparte de pensiones raquíticas ¿Aparte de muchos tacos de lengua?: Nada más. Quizá su esperanza sea como la de sus antecesores al término de su gestión: negociar para que no lo investiguen.

 En sólo un año San Péjele esté dejando una cola muy grande que le pisen, la cual trae desde su gobernatura y sus nexos con Riobó, desde los segundos pisos en el desaparecido Distrito Federal. Trae en sus espaldas demostrar cómo se pagó la cancelación del ya extinto Aeropuerto, llamada NAIM; trae, tras de sí, el destino de miles de millones de pesos de ahorro por la desaparición de la corrupción, por la desaparición del Guachicol, por la rebaja de sueldos de altos funcionarios, por los despidos de trabajadores de la salud, por la reducción del importe de las pensiones, y sigue contando.

 Tiene ya algo de cola que le pisen, pero sabe manejar sus cartas muy bien, todavía trae gran aceptación entre sus seguidores; por ello, con esa confianza, se lanza con todo, cual Quijote romántico, desfaciendo entuertos, salvando doncellas y matando dragones.

 Les decía que el destino final de su parodia es el mismo que la de sus antecesores: vender lo que queda del país, con otro nombre, pero el final es el mismo, el país se queda en pelotas ¿Qué diferencia hay entre vender ferrocarriles a vender el avión presidencial? Que con ferrocarriles al menos cobras la concesión, con el avión te quedas sin nada. Con la venta de aeronaves dejas al país en la indefensión, con la venta de los vehículos oficiales, te quedas sin herramienta de transporte. Su dinámica de ventas es muy agresiva, a ese paso va a desmantelar al país más rápido que sus antecesores.

Me recuerda a la anécdota que nos contaba “el filos”, un compañero filosofo que era más filósofo por cuanto no se bañaba, que por lo que pensaba, y eso es mucho que decir. Decía pues mi amigo el filósofo que, casi parecida a las batallas del general Pirro, gana perdiendo, y San Péjele gana mucho perdiendo, gracias a que tiene en sus huestes seguidores fieles. Esos seguidores que extrañó Napoleón II, en la batalla cuando sus generales le preguntaban ¿Por qué no se rinden nuestros enemigos, si están muriendo de hambre, si no tienen armas tan sofisticadas que nosotros? Napoleón señaló: porqué tienen una causa.

 Así San Péjele ha vendido una causa y parece una causa social de justicia y equidad, y lo señala como bienestar y crecimiento, y puede que tenga razón. Románticamente la felicidad no se logra con dinero, sino con bienestar. Lástima que la realidad, aquella que no domina, porque no la tiene como seguidor o bot, esa malvada realidad le señala que no es el camino, pero no sabe recular, la necedad es su lema, miles mueren por la exacerbación de la violencia, léase Guanajuato, signos de que no hay bienestar, lo mismo pasa en Michoacán, Ciudad de México, Veracruz, Tamaulipas, Jalisco, Sinaloa, bueno, en casi todo el país, pues hay lugares como Oaxaca y Guerrero que casi no tienen propaganda, pero que no se ve por donde les llegue el bienestar, ya no hablemos de progreso, riqueza y avances tecnológicos, estamos dejándolos en el olvido, tal y como lo dejaron gobiernos anteriores.

 Ja, si ya sé, es culpa de estos últimos, son tan culpables que al menos se están corrigiendo esos errores, al menos en migración que Ebrard ya taponó la frontera, felicidades ¿Qué no lo felicite? ¡Ah! Bueno, Don Cedano buscará su bienestar mientras esto pasa allá, é se irá a dormir el sueño de los justos, o sea, ignorar a los malos y descansar de tanto ajetreo… total, lo de las medicinas ya se solucionó por tres meses y el coronavirus se cura con miel y limón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *