OPINIÓN CONTAMINADA

Por Erángani D’Labra Carbajal

Hace poco más de dos mil años la humanidad: los cuerpos humanos, tenía defensas muy débiles por lo que fácilmente  las bacterias y etc., les enfermaban y aunque ya las mentes curiosas buscaban cómo combatir los males o infecciones y tenían conocimiento tanto de maniobras, como de yerbas curativas no era suficiente para curar tantos males sobre todo las infecciones estomacales; yo no lo vi ni lo viví, aclaro esto porque entre más torpe es una mente quiere sobresalir oponiendo razones que no lo son.

Mi objetivo es exponer una teoría para aclarar el por qué tenemos conocimientos del avance en muchas cosas pero no en la opinión que tiene la mayoría de la Humanidad sobre los dioses y esto ha causado y causa asesinatos masivos por querer imponer su dios a como de lugar proponiendo un dios cada cual a su antojo; para comenzar nadie ha demostrado que exista su dios, ni al contrario que no exista pero al carecer de la certeza de la existencia de los mentados dioses propicia que haya peones tratando de que los crédulos asistan a sus juntas y ceremonias religiosas con la creencia de que entre más “fieles” tengan con eso comprueban que lo que ellos llaman dios, de verdad exista y con eso ya al morir se van derechito al “cielo” y como nadie después de morir viene y nos dice la verdad por lo pronto el conflicto entre unos y otros causa muertos y los que no somos fanáticos sólo nos queda ver pero, nadie quiere que pongamos en duda lo que ellos: sea cual sea su tendencia propague y mientras se aclara o no, las naciones se siguen matando a lo “bestia” y los gobiernos sátrapas se hacen los desentendidos y dejan que los hechos sigan su curso sin que alguien les ponga en su lugar.

Que se matan en el Oriente, a nadie le importa que ahora en Occidente tampoco hay quién intervenga y los que mangonean esas guerras tanto de un lado como del otro son los que siempre ganan valiéndoles sorbete mueran quienes mueran y la cantidad de muertos y huérfanos que dejen ahí se las arreglarán cada cual cuando libremente quieran.

Esto los huérfanos (yo lo viví) es lo que a mí me duele: madres sin marido y huérfanos pidiendo limosna, dan como resultado “carne para los prostíbulos y negocio para los pastores o curas y que el mundo siga así a lo bestia viviendo guerras, hambres, enfermedades, gente encerrada en tugurios que “todo el mundo ignora”.

Ese es mi razonamiento y nada gano o pierdo aparentemente si me quedo callado o denuncio, más bien me conviene quedarme callado así a nadie molesto y dejo que se maten con la vista gorda de las naciones y todo porque nadie quiere meterse en líos por algo que no les va a dejar dinero, así que mientras no maten a sus familiares por qué se van a meter.

Yo, no soy adorador de ninguna creencia, claro que me puedo quedar callado como lo hacen la mayoría de los periodistas pero, a mí sí me duele ver para donde vea lo injusto del mundo, la rapiña de los malosos, la envidia de los millonarios, el egoísmo de los políticos y ratas ineptas que maman diario lo que podría servir para dar de comer a los hambrientos que se tiran al Mar con sus hijos arriesgando su vida por ir en busca de alimento para sus hijos mientras otros se gastan el dinero en hacer propaganda a un “DIOS” que NADIE HA DEMOSTRADO QUE EXISTA O QUE NO EXISTA; PERO QUE CAUSA MÁS MAL QUE BIEN A LA HUMANIDAD toda.

Eso es lo que a mí me interesa que desaparezca: la injusticia, el hambre, el mal trato a mis hermanos a cambio de mantener: borrachos, políticos, drogos, y niños casi muertos de hambre. Así pienso pero disculpe usted.

Mi e-mail: eranganidelabra@yahoo.com.mx Cel. 5544-723002.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *