Pandemia y coctel de crisis (UNA GOTITA DE ECOLOGIA)

Por Víctor Verde

Gracias por darse un tiempecito para leer las siguientes líneas amigo lector.

Por mucho que busquemos una distracción en la vida cotidiana, -bueno eso de cotidiana es difícil de comprender- después de iniciado este año, ya nada parecerá ser igual. La situación por la que pasamos todo el planeta es incierta, pues la amenaza permanente del COVID19 llegó para quedarse. Y ahora hay que sumar otras crisis, como la económica, la laboral, la ambiental, la psicológica, emocional, alimenticia, que se hará más larga la brecha por la llamada “Seguridad Alimentaria” de producción de alimentos y la educativa.

Esta última que, por cierto, se anunció con bombo y platillo por las autoridades federales, no es más que atole con el dedo, sí, perdone usted amable lector la expresión, pero en una sociedad y cultura educativa como la nuestra es imposible que los niños, niñas y jóvenes, de todos los niveles educativos, aprendan por esta nueva forma “televisiva” de educarse. Pues hemos sido educados de manera presencial, frente al profesor, profesora y el contacto humano se mantiene vigente. De la nueva manera educativa sólo se logra aislar al educador del educando con terribles consecuencias, como la soledad, el ansia, la depresión, entre otras consecuencias que agravan el poder de humanidad, socialización y acercamiento con los demás y con el entorno.

La crisis más común en esta “transformación”, la dio apenas el secretario de SEMARNAT, el Doctor Víctor Toledo, quién le atizó fuerte contra el gobierno, el Secretario de Agricultura, la encargada de Energía y el propio presidente, entre otros y no podía esperarse más, cuando la academia es enemiga del presidente y se ha demostrado muchas veces, pronto nuevo Secretario del Medio Ambiente.

Me viene a la memoria los deshumanizados casos de asesinato por madres desesperadas que, una atacó a su bebé con un cuchillo y otra atacó a golpes a sus pequeños y esto debido a una enorme crisis en su vida familiar, marital o hasta económica y estos son los negros resultados del confinamiento, que nos han dicho debemos mantener para no exponernos al contagio ¿Será cierto?

La crisis ambiental, ya lo ve usted, nos lleva a la destrucción, la contaminación y el deterioro de los ecosistemas, a los que hay que sumar los recortes presupuestales que agravan la condición de la naturaleza y de las poblaciones y comunidades que viven y se mantienen de algún bien o servicio ambiental, que quizá no vuelvan a aprovechar por lo degradado de nuestro medio ambiente; y súmele a lo distraídos que están los niños y jóvenes con la tecnología, pues me ha tocado ver que mientras son transportados o mejor dicho eran llevados a sus colegios o escuelas por sus padres o tutores en vehículos,  van cabizbajos con el celular o la Tablet, sin observar el entorno y eso alarga más la brecha de la educación ambiental.

Estamos sumidos en un coctel de crisis que sólo podremos resolver cada uno de nosotros con la fortaleza de nuestro primer círculo social: la familia, nuestros hijos y todos aquellos que deseen un mejor futuro y porvenir.

Que le parece, siempre usted tendrá la mejor opinión.

Recuerde que: VIVIR BIEN ES VIVIR EN ARMONIA CON TODO LO QUE NOS RODEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *