Panóptico

Panóptico
Arturo Hernández Gutiérrez

En todo el país se vive una efervescencia política que, en el corto plazo, puede convertirse en una guerra de lodo, de descalificaciones y sin cuartel, de cara a la jornada comicial del 6 de junio próximo.
Aunque las campañas proselitistas arrancarán dentro de tres semanas, a lo largo y ancho de la república mexicana las fuerzas políticas de todos los colores y sabores están inmersas en intensas luchas internas por las candidaturas a miles de puestos de elección popular que estarán en disputa, más allá de 15 gubernaturas.
Michoacán, gobernado desde hace seis años por el perredista Silvano Aureoles Conejo, no es ajeno a este escenario, a pesar de la configuración de las alianzas PT-Morena y PAN-PRI-PRD.
No son pocos los militantes y simpatizantes de esos institutos políticos quienes ambicionan aparecer en las boletas electorales del primer domingo de junio.
Esos deseos amenazan con desbordar a las dirigencias partidistas, tanto estatal como federalmente.
Una de las agrupaciones en las que todavía no hay definiciones importantes en el ámbito regional, es el Movimiento de Regeneración Nacional en el oriente de Michoacán.
En Zitácuaro, particularmente, son varios los militantes y simpatizantes que pretenden contender por las siglas de Morena-PT a la alcaldía, además de la diputación local.
Aunque sólo una terna de ellos (José Alzati, Salomón Rivera y Rosa María Salinas) tiene una importante presencia social, los demás aspirantes han impedido hasta ahora las definiciones.
Es más, el pasado fin de semana un nuevo factor de inestabilidad a ese proceso se sumó con las intenciones púbicas del exdiputado local priista Juan Carlos Orihuela a ser el abanderado de esa alianza a la presidencia municipal zitacuarense.
El también empresario automotriz irrumpió el sábado en una reunión que se efectuaba en Morelia para analizar el tema Zitácuaro por parte de los liderazgos estatales y municipales de Morena.
Ninguna información más trascendió al respecto, pero este espacio conoció que Orihuela Tello se habría inscrito para participar en la encuesta que realizaría la alianza PT-Morena para las candidaturas a la presidencia municipal de Zitácuaro y la diputación local.
Al interior de las filas morenistas esa acción no generó mayor inquietud, sobre todo porque Orihuela Tello está prácticamente alejado de la arena política desde hace seis años, tras perder la contienda por la alcaldía ante Carlos Herrera Tello, hoy candidato al Solio de Ocampo por la coalición PAN-PRD-PRI.
También intramuros a la agrupación guinda se maneja que hasta este día serían Alzati y Rivera quienes tendrían mayores posibilidades de alzarse con la candidatura de Morena-PT a la jefatura de la Comuna zitacuarense.
Sobre la posibilidad de que la legisladora federal petista Mary Carmen Bernal Martínez buscara disputar esa posición, ni en Morelia ni en CDMX los liderazgos de ese partido se pronuncian al respecto.
Fuentes políticas consultadas por este espacio indican que es altamente posible que Bernal Martínez busque la reelección, sobre todo por un desempeño aceptable y la prioridad de Morena y el presidente Andrés Manuel López Obrador por refrendar la mayoría en el Congreso de la Unión.
Esa misma versión apunta a que la legisladora petista debe recibir todo el apoyo de las estructuras de Morena en su distrito y, en especial, capitalice los apoyos federales que se han destinado a los municipios que comprenden ese espacio electoral.
El reto para la diputada y la alianza sería relevante, toda vez que en esa región se espera que la coalición PAN-PRD-PRI despliegue importantes recursos y esfuerzos para ganar, por la prioridad que en ello ha puesto el gobernador michoacano Silvano Aureoles Conejo.
En suma, en la región oriente se espera una dura lucha electoral y el abanderado de Morena-PT a la gubernatura Raúl Moròn lo sabe.
Hasta este 15 de marzo ha realizado varias giras de trabajo y en todas esas ocasiones ha puesto énfasis en que la unidad, la inclusión y la pluralidad serán determinantes para que la 4T venza en Michoacán a un gobierno del PRD, coaligado al PRI y PAN, que en seis años, según sus diagnósticos, profundizó la desigualdad social y la violencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *