Política en lo oscurito

Política en lo oscurito

No estamos preparados para lo que no vemos venir


Don Cedano aprovechó el frío para quedarse un rato más en la cama y leer unas páginas del Tesoro de la sierra madre, del inmarcesible B. Traven ¿Qué opciones más agradables pueden tener los personajes amados de sí mismos? No otra más que atenderse a sí mismo, alimentar a su intelecto en estos días. Así que a ponerle buena cara al mal tiempo, que al final no son malos tiempos, son solo tiempos, que ya estaban pronosticados, y no hablamos de lo bueno o malo que San Péjele esté provocando en el país, él está dedicado a lo suyo, y lo suyo es le manejo del lenguaje propicio para su grey, no para la resolución de los problemas, si no para atender a sus necesidades relacionadas a un proyecto que solo está en su cabeza y no tienen pudor sus seguidores en darle autoría y señalar que apoyan al presidente en su transformación.
Muchos de nosotros, ciegos como somos, no vemos ese cambio. Al menos no como lo intentamos observar. Quizá nuestros ojos estén esperando boato y oropel y los ojos del jefe estén esperando nubes grises y venganza por sus 18 años de espera. No sé verdaderamente de qué va la transformación. De que sí existe, sí existe, de que sí se está dando, sí se está dando, solo que nuestras expectativas son distintas, quisiera más infraestructura sin costos de peajes pagadas con nuestros impuestos, quiero ver más calles, más puertos, más aeropuertos, más industria, más ingeniera aplicada, trabajos de mejor nivel adquisitivo, que nuestra industria alimentaria sea autosuficiente y exportadora de productos terminados.
Pero no, la expectativa de ellos al parecer es de menor grado, las aspiraciones son menores. Aupadas en el discurso de la austeridad, nos volvemos gobernados por la austeridad, con mentalidad de austeridad, eso nos convierte en mediocres en todas nuestras aspiraciones. Podríamos comernos todas las acusaciones de los gobiernos anteriores, esos que fueron los malotes de la película, que se robaron todo; pero no puedo, al menos vimos avance e infraestructura mejorada, carreteras amplias… caras, sí… pero amplias.
Vimos el crecimiento de las ciudades en todo el país, el crecimiento de la infraestructura, muchos créditos a vivienda, auto o personales. Hoy no podemos presumir eso, quizá falte lo mejor y no lo sabemos. Lo que sí sabemos, es que tiene muchos seguidores que le aplauden todo y no se ve por donde salgamos avante en proyectos de gran calado, porque los que están a la vista no creo que los terminen en este sexenio, quizá llegue otro gobierno en 2024 que lo cambie todo y volvamos a reiniciar, que eso sea nuestro karma político, ja, ja, ja, ¡Vaya! Hasta escalofríos me dio solo de pensar en que nuestro eterno retorno sea tener políticos vengativos que desaparezcan todo el trabajo de sus antecesores, solo para hacer florecer su idea, sin tomar en cuenta que su idea no le es benéfica a otros, y que es suya.
Lástima que el país no es un hombre, sino, podría ser que le funcionara. Lástima que los asesores sean lamebotas, sino podría ser que fuese un país mejor. Alguien debe tener la cordura, el presidente no puede solo, su lengua ha sido su mas grande obstáculo, su lengua ha dicho tanto que la hemos perdido. Todo lo dicho en el pasado fue solo miel para oídos que gustan del empalago, todo se le revierte en poco tiempo. Pasó con los discursos de odio cuando Calderón batalló con la pandemia de la gripe aviar, ahora se le revierte. Le pasó con las alzas a las gasolinas, ahora se le revierte. Le pasó con el manejo del ejército, ahora se le revierte. Así es el eterno retorno de la idea de cambio pues.
Lo que más le preocupa a Don Cedano es que San Péjele es un viejito como él, pero a San Péjele le festejan todas sus gracias, aunque estén fuera de lugar o fuera de toda norma, sienten que tienen todas las libertades de hacerlo, por el hecho de ganarle a los “ricos”, pero que no ha hecho lo que queremos muchos, que sea espectacular con el castigo a todo eso que pregona y que llama corrupción. Pero no, a los que le ponen en bandeja de plata los libera y hasta le manda flores, y dice “al cabo se te van a marchitar”, ja.
Bueno, les decía que con el grado de gobernante que tenemos no hay mucha fe ni esperanza en convertirnos en potencia, si nos mantenemos sería ganancia. El futuro es incierto ahora y lo decimos con tristeza contenida o sea alegres sabiendo que nos puede llevar la tiznada ¡Total, ya estamos aquí! Y es que el día 15 de febrero Audi anunció cierre parcial de una de sus plantas, los chairos dirán que “que bueno que se vayan los ricos explotadores”, pero los que allí trabajan se preocupan, porque son muchos empleos perdidos, directa e indirectamente. Hasta la doña de las garnachas puede quedarse sin un ingreso, y debería preocuparle al gobierno esa entrada de recursos. Eso de que sí son explotadores o no, es también incumbencia del gobierno de permitir o no el salario mínimo en las fabricas y desde luego de los trabajadores si no amplían sus conocimientos.
Bueno, decíamos que nuestro futuro con este gobierno se está volviendo incierto, ya asimilamos que desapareció prácticamente todos los nombres que había del pasado, como Conasupo, como Solidaridad, ya asimilamos que en su incapacidad de resolver problemas siga manejando el discurso de que todo es culpa del pasado, un pasado que él también construyó. Me preocupa que siga empecinado en cubrir sus espaldas y no asumir la responsabilidad que le da el cargo. Vemos con ira contenida que sus promesas fuertes y de profundo cambio no se están cumpliendo y que ahora está mandando el mensaje de que el cochinero no se limpia en dos años, ni en un sexenio ¿No sé cuántos necesite? Sí este es el preámbulo, no quiero el desarrollo de la acción. Mejor regresemos al pasado corrupto, con más movimiento y no vivir en la eterna incertidumbre.
Vemos pues con la cara descompuesta que nada nos agrada y menos el discurso positivista y prometedor, hace un par de años, cuando recién iniciaba su gestión, cuando todos le creían que el gobierno anterior le había dejado un cochinero, hubo un apagón en Yucatán y prometió remediarlo, con la construcción de una planta. No sabemos sí se logre, no tenemos datos. Después, hace poco, hubo un apagón nacional y mencionó a una descompensación de la red de interconexión, y le creyeron muchos. Don Cedano no está de acuerdo, la red no se muere así.
Después se les ocurrió mandar un oficio diciendo que se debía al incendio de un pastizal, ya antes lo habían usado en el apagón de Yucatán, esa vez no les funcionó, tuvieron que salir a desmentirlo, y este último apagón, que afectó a 12 estados, fue más significativo. Pues venía pegado a un frente frío brutal, desde luego, y en afán de curarse en salud, el gobierno salió a justificar que se debió al congelamiento de los ductos que surten de gas natural a las plantas de CFE. Lo cierto, es que no estamos preparados para eventos de grandes dimensiones, ni mentalmente, ni en infraestructura, pero ¿Qué tal en el discurso? Allí sí, para justificar nuestros fallos somos expertos, siempre habrá una administración pasada que cubra nuestras huellas, así con el discurso podemos desviar la atención de la muchedumbre, esa que se deja engañar fácilmente con promesas a medio cumplir, porqué “¡el Prit robó más!”
Así que siempre habrá a quien culpar, menos a nosotros, porqué nosotros somos la verdura cocida, pura vitamina. Ya en nuestro lindo estado Michoacán debieron de llegar los mensajes de precaución, en la radio y redes sociales circuló la información de prevención contra apagones, los cuales estaban prometidos desde 2018 no habría, y mientras no sean mis apagones, pos no habrá, siempre serán los apagones de otros, así que chairos y fifis en comunión sufrirán la falta de planeación de la transformación, unos felices porque su líder anda combatiendo la corrupción en la CFE, y de seguro los cojervadores son los que hacen compló de eletricidá, que la CFE tiene que solventar con sus recursos.
Lo bueno, también, es que la CFE es empresa de clase mundial, tanto que no es capaz de tener la infraestructura adecuada para dar un servicio más allá del doméstico. Las empresas que quieran un servicio más profesional se lo tienen que pagar a CFE o ellos se lo tienen que hacer a sí mismos y donarlo a la CFE, sin que la CFE ponga un peso y, además, se debe hacer bajo las reglas de CFE, bajo las condiciones de CFE y en los tiempos de CFE, que son distintos a los nuestros. Así que prepárense a estar despreparados, las condiciones del mundo están cambiando, en México sabemos que al menos en los 4 años siguientes no tenemos la seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *