Política en lo oscurito

No digas frío, hasta no ver pingüinos.

Don Cedano está sentado bajo una frondosa Parota, se abanicaba con su sombrero de palma, hacía un calor sabroso, parecía mayo y apenas estamos en marzo… ¿Qué será de mí?, ¿Qué será de mayo?, ¡Changos!, se ve que las cosas pintan algo candentes, no solo del clima, sino también en las elecciones que vienen, hay tanta caca rodando por las redes que podríamos hacer un buen negocio de fertilizantes orgánicos. Lástima que no sea de la útil para el medio ambiente, es solo útil para los que la lanzan y sus testaferros valientes. Ya ven que las dinámicas políticas se han modernizado junto con el país, el uso de las redes sociales es para eso, para que todos las usemos con singular alegría, para declararnos nuestro amor… sin exagerar, ni que fuéramos chairos festejándole la gracia a San Péjele.

No, así no, hay que hacerlo con moderación, como dictan los cánones de las buenas costumbres. Sí para informarnos, sí para comunicarnos, sí para investigar y quitarnos algo de nuestras dudas llamadas ignorancia, sí para darnos “agricultura” como dicen en el rancho, que es donde el calor se está haciendo pesado, ni ganas de trabajar dan ¿Qué… Dudan de sí trabajo? Bueno, no les dan ganas de trabajar a los que trabajan, a mi no me dan ganas ni de descansar, bajo el techo, el calor es igual de pesado… como pesado es el caminar de Ricardo Anaya, ese que quiere emular a San Péjele, viajando, dándose baños de pueblo, pero no tiene gracia.

 Tienen razón los chairos que lo critican por querer hacerse del pueblo cuando ya vive en Atlanta, debería sí, irse a hacer carrera política a Atlanta, difícil va a ser que se lo crean, ni gracia tiene, no sabe agarrar ni un taco. En eso le lleva calle San Péjele, que se forjó en las más intrincadas rúas de este hermoso país, el cual parece que no sale del letargo de la pobreza, el Inegi declara que ha aumentado a consecuencia de la pandemia y San Péjele dice que ha bajado.

Lo que no sabe San Péjele, que sí efectivamente baja por ratitos, en cuanto les llega el depósito a los beneficiarios, después siguen siendo igual de pobres, con más expectativas, con más gastos, con más necesidad ahora que sienten que tienen recursos, pero pobres al fin, porque no pueden aspirar a nada que dependa de ellos, pues el recurso que les llega, puede que llegue o puede que no, depende de muchos factores y el más grande será en cuanto llegue alguien a ocupar la presidencia distinto a la línea ideológica de San Péjele.

 Ya supimos que las decisiones tomadas desde la venganza salen caras y a los presidentes no les importa, pues el dinero no es suyo, eso lo sabe Rosario Robles, que no se ve mala, se ve que es solo un personaje útil a lo más podrido de la política, el chivo expiatorio, ya la convencieron de declararse culpable, nada más para decir “¡Ya ves!” “¿No que no eras culpable?”, como sí lo son algunos inculpados por allí que deberían estar en la cárcel, o al menos no ocupando puestos públicos ¿Nombres?

 Podría ser Cabeza de Vaca, podría ser Bejarano, algo así, o el famoso Cuauhtémoc Gutiérrez, que auspiciado por el poder conseguía placer comprado a mujeres que a eso se dedicaban, cierto es que a las feministas no les gusta eso, pues se sienten usadas o abusadas, pero las que prestaban el servicio no se veían presionadas. Allí, sí las que deberían de protestar eran ellas, pero debo entender que ellas no podían, pues, y ahora según los datos de las redes, esas mujeres que trabajan para el Prit, son las que se encargan ahora de boicotear marchas pacíficas, como los antiguos golpeadores o porros que tanto usó el Prit para desbaratar y denostar movimientos pacíficos.

 Esos actos el Prit los usaba contra los que protestaban en sus días de gobierno, y el gobierno en turno, sentidito como es, dice ahora, que él es el golpeado por esos malvados porros porque lo quieren desestabilizar. Lo que no sabe este gobierno en turno que no hay nadie que le haga el caldo gordo, que él solito en contubernio con su lengua se desestabiliza, no necesita vejigas para nadar. Lo que sí ocupa, es alguien con más capacidad de sorpresa, alguien que le ayude a descubrir nuevas formulas para denostar a los conjervadorej, ya se le están agotando los argumentos, al igual que las palabras. Ahora parece que las escoge de un recetario, porque ya no se le escuchan muchas distintas.

 A más de dos años de su gobierno, los malos siguen siendo los mismos, el cochinero que hay sigue siendo el mismo de hace dos años, generados por esos mismos. Eso ya no está siendo creíble para la mayoría de los ciudadanos comunes, aquellos que lo adulan y le besan hasta la sombra, siguen siendo argumentos válidos, incluyendo esos de “el Prit robó más”, ese está bueno para justificar la estulticia. Allá habrá alguien que se lo crea.

 Lo cierto, después de todo, es que como gobierno no es distinto al anterior. Los números podrás maquillarlos y dar los datos que quieras, la realidad es aquella que te golpea la cara sin piedad. Esa no sabe de números. Cuando ves que el crecimiento en nulo o negativo, sabes que la administración no es la adecuada. Pero como este gobierno sigue siendo apapachado por sus seguidores, no le importan los indicadores. Lo importante es tirarles caca a los contrarios, y no hay que esforzarse mucho, ellos son capaces de vaciarse el balde ellos solos, o de escupir para arriba, se les da natural.

Como natural se les está dando a las mujeres manifestarse en un ambiente de tolerancia, Don Cedano está de acuerdo en ello, que haya tolerancia a la manifestación, no a la violencia, pero como este gobierno gobierna (sic), desde la paz, pues cualquiera hace lo que quiera sin que nadie le diga nada… dije paz, no dije desde el miedo… ellos no lo tienen, no, jamás, por eso el mero líder de la banda viaja en aviones comerciales, esperando que el pueblo bueno y sabio lo proteja. Lo que no sabe, es que el pueblo bueno y sabio que lo sigue no viaja en avión, viaja en metro, en combi, en autobús, en avión no, y quien anda en metro es Anaya, quien anda en combi es Anaya, en una de esas encuentra a algún observador de talentos y lo contrata y lo hace crecer en el imaginario colectivo.

 Así como creció San Péjele, las formulas populistas y baños de pueblo funcionan, solo debe de ganarle las primeras zancadas a San Péjele. Difícil se ve, porque le llevaba 18 años de ventaja. Pero hay tiempo, Anaya aun es joven, su familia posiblemente no se atreva a tanto, pero el anda haciendo su luchita, para cuando Anaya tenga 18 años de campaña, San Péjele ya no tendrá la fuerza política de ahora, quizá ni caso le hagan ya, y Anaya tenga varios seguidores en tik tok y en esos tiempos se mida por followers… quien sabe, ya ven que las redes sociales son poderosas, le metieron tanto miedo a San Péjele después de las mentadas en el avión, que ya no se dio permiso de otras tan cerca, y menos en palacio de gobierno.

 El palacio que no es palacio, es una casita austera, no como los pinoles, que se quedó en el olvido, ya ven que los museos cerraron en pandemia, y a un año, ya ni sabemos lo que son, ni como son, ni que hacen, ni que guardan, dicen que son cosas viejas, como en palacio nacional, ja, ja, ja, ¿Qué?, es un chiste viejo, como Don Cedano.

Les decía, le metieron tanto miedo las mujeres a San Péjele que ya empezó a atender problemas de seguridad personal, ahora sí, no dejó que pintarrajearan palacio nacional. Eso se lo festeja Don Cedano, que no está de acuerdo en que las hermosas, lindas, románticas, dulces, amables y “débiles” mujeres le rompan la cara a la ciudad. Está de acuerdo en que se manifiesten, que demanden, que exijan libertad y vida, derechos y respeto, en eso, sí. Pero que exijan destruyendo, no está de acuerdo.

La arquitectura es un objeto inanimado, que no tiene la culpa de las ideas de los políticos y de ellas, así que por los dos lados debería haber cordura.

 Evidentemente San Péjele culpará a la oposición de golpes bajos, los mismos que el Prit se causaba anteriormente, y cómo San Péjele fue del Prit, pues sabe de que pie cojean, y a lo mejor sabe de que oficina salen y donde las entrenan, porque violentas como se ponen algunas no parecen mujeres, parecen maridos despechados. Don Cedano las apoya en todo lo que quieran, menos en la violencia y vandalismo, en eso no. 

Lo que me sorprendió, fue la valla, que ¡Vaya! contuvo a la multitud enardecida, que se fue desilusionada de no dañar. Pero la otra multitud, esa con la que comulga Don Cedano, usó la valla como muro de protesta, hasta bonita se ve. Pero ya saben, el miedo no anda en burro, y los pingüinos llegaron a Palacio Nacional. Enhorabuena señor presidente, la realidad es dura para nosotros, así son los nuevos baños de pueblo, deje a Anaya imitarlo, de allí no pasa, usted cuide el changarro, su investidura, deje a López en casa, ese solo dice inconsistencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *