Política en lo oscurito

Don Cedano, ni fu, ni fa

Los tiempos idos son los mejores, porque no tienes que batallar ya con ellos, solo los tienes en la memoria, y como la memoria pertenece a los vencedores, si has llegado a esta edad, eres un vencedor, así que escribe tu memoria de manera que seas un héroe, así guardarás tus batallas ganadas. Las perdidas se las dejarás a aquellos que ganaron y que las puedan contar de manera satisfactoria. Así pasa ahora, donde la historia tiene que ser reinventada a cada declaración de San Péjele, si bien, la quiere forzar a ser bonita, alegre, edificadora solo para solaz propio, está destrozándola por sus pistolas.

 Evidentemente nuestro gran y excelso líder ya no está en condiciones de hacer una completa revolución, como en sus mejores sueños húmedos del cuatroté. El tiempo no le alcanza, ni le alcanzará para realizar el sueño guajiro de repartir los recursos públicos sin dejar un recibo, ni a alguno de sus seguidores para apagar la luz, porque hasta los focos se llevarán. La trajinada reforma eléctrica, esa que se debe hacer a la de protuberancias tiene más detractores que seguidores dentro de la comunidad empresarial y dentro de la cultura colectiva mexicana.

 Cierto es que CFE y PEMEX son nuestros alter egos nacionalistas y San Péjele como caudillo libertador, como se auto percibe, lucra bien con el concepto ese de recuperar lo que mediante la corrupción robaron los gobiernos anteriores, y tiene razón, las cosas malas que parecían buenas de los sexenios anteriores dan frutos y no son tan dulces y lo peor, es que esos frutos los degustaban los particulares.

 Decíamos que los sexenios anteriores hacían una cosa mala pasándola por buena, querer acabar con la burocracia dorada de ambas empresas, PEMEX ahogada en deudas, ahogada en carga fiscal, ahogada en la corrupción de su sindicato, no tenía más escapatoria para las mentes dinámicas de Peña, que desmembrarla, despedazarla y darla a los perros carroñeros. Estos últimos, prestos a sacarle jugo a lo que se les entregaba casi regalado… bueno, esa culpa estábamos pagando y cara como siempre; pero no nos preocupaba, porque no nos pegaba aun en el bolsillo, estábamos dormidos. Hasta que llegó San Péjele y nos abrió los ojos, cambio de bandera la corrupción y está tratando de ponerle su sello personal y recuperar a las empresas del estado, empresas en un estado de descomposición enorme, salvarlas saldrá muy caro, pero es otro el discurso, eso es lo que importa.

 Don Cedano piensa que sería más barato hacer una nueva empresa y liquidar esta, aunque salga caro. Ya ven cómo se las gasta el podrido sindicato y su eterno líder ausente, porque andaba de vacaciones, que se hubiesen extendido cuatro años bien ganados por todo el esfuerzo por hacer crecer PEMEX.

 Bueno, San Péjele tiene otros datos, PEMEX no creció, a pesar de todo el esfuerzo que hizo Deschamps, así que San Péjele le pidió que se tomará unas vacaciones definitivas, que, con una pequeña ayuda de sus amigos, logró convencerlo. No sin antes pedir un pequeño salario como pensión, un poco más de cien mil pesos mensuales, que esperamos por el bien de Romero Deschamps le alcance para la turbosina de su helicóptero, sino, sería un gran problema, imagínense ¿Cómo podría desplazarse a comprar su despensa al tianguis?, porqué ya estamos en austeridad, no va a ir como la maistra Elva, a los Estados Unidos a surtirse de ropa cara, si la de Chiconcuac le luce igual, pero de ella no hablamos…

 Hablamos de liquidar al PEMEX corrupto y dispendioso, que esperemos se acabe ahora con la salida de Deschamps, y con la salida silenciosa de todo lo que represente al sistema corrupto, a la mayoría de las personas versadas en corrupción sindical, nos gustaría mucho que desaparecieran los sindicatos. No es que la lucha obrera no sea justa, no es que no se necesite proteger a los trabajadores de los malvados patrones que quieren esclavos. No, solo queremos que quiten a los sindicatos que solo sirven para detener el progreso del país. Como los llamados sindicatos de la construcción, que en 30 años que llevo en este ramo, no he conocido uno que tenga agremiados, pero alguna laguna legal les permite emplazar a huelga a empresas que ni siquiera conocen, solo con saber quién es el ganador del contrato y si no les pagas, te cierran la obra a la de San Péjele, o sea por sus polainas.

 Así como quiere San Péjele meter la reforma energética, por las suyas, ¿Qué se creen esos jueces corruptos? Que pueden parármela nomás porqué sí, pos no. Si no es por la buena, lo hacemos por mis tompiates, ahorita los mando investigar, no vaiga a ser que sea un compló, ya ven que eso si duele, y si se ponen rudos porque no les doy mochada, pues les cambio la constitución… ¡Ah, jijo!, eso sí dolió, y créanselo, con tal de hacer lo que se le hincha, es capaz de cambiar no solo la constitución, sino de nombre, ya ven que para eso se pinta solito, no se dirá tepocata, ni víbora, no, pero me pueden decir Peje, pero no lagarto… así se las gasta.

Desde luego el avispero fifi no solo ardió, sino que se preocupó. Esos tintes de autoritarismo absolutista no le caen bien a ninguna democracia, independientemente de que se haya adjudicado al cuatroté como su hijo. No sé si en realidad se presume la modificación de la constitución para velar por los intereses de las mayorías o por capricho. Sabemos moralmente que darle dinero a las personas como justicia social no es tan sano como parece. Efectivamente, es bueno repartir las ganancias… dicen por allí, si es que fuesen ganancias en una empresa, pero no lo son, son impuestos que están destinados al cuidado de la salud, seguridad y crecimiento en infraestructura del país, para eso aportamos, y no está mal que se ayude a los desprotegidos, pero de eso a prometer repartir lo que te obligan a aportar o que aportas con un interés distinto a mantener a un grupo bien definido de seguidores, que según el cuatroté es justicia social, solo es clientelismo.

 La justicia social es crear las condiciones para que todos, mediante su esfuerzo, tengan una forma de vivir dignamente. Pero los esfuerzos son solo electoreros, porque en cuestión de seguridad; por ejemplo, el estado no la puede asegurar, van 18 candidatos a elección popular que han sido asesinados en un mes, y seguimos discutiendo en cuestiones simplonas, como ponerte bloqueador si vas a la playa. Cierto, todas son importantes, pero perder la vida por falta de estrategias de seguridad es casi tan malvado como por la falta de empatía en estrategias de salud, lo uno y los otros son distintos en calidad de maldad, pero los dos tienen el mismo fin: terminar con la vida, pero hay circo; ¿Qué más queremos?, por fin un prejidente rinde cuentas todos los días, dando la cara a la sociedad.

 Evidentemente esa sociedad que lo ve con amor y lasciva es el que recibe la mayoría de sus prebendas, los demás, que solo quieren seguir produciendo para seguir viviendo, eso les tiene sin cuidado, lo que sí exigen es seguridad y progreso y que sus recursos sean bien empleados, no que los unos se sientan esquilmados contra los otros que se sientes les hizo justicia la revolución. Yo le recomendaría a San Péjele que atienda la seguridad y la salud y deje lo electorero en segundo término, después que se floree todo lo que quiera, pero que al menos los candidatos se sientan seguros en sus campañas, aunque Don Cedano ya lo había vaticinado hace 3 años, en 2017, cuando la violencia asoló a los servidores públicos con harta virulencia, les decía que esto no iba a parar, y vimos que solo la pandemia lo detuvo un poco, mientras le calculaban el agua a los camotes.

 Una vez confiados nuevamente los malos siguieron haciendo lo que saben hacer: asesinar y violentar al país, y parece que este gobierno en un afán de llevar la contra a los otros gobiernos, se está pareciendo mucho a ellos, sigue en lo suyo, ignorar los grandes problemas sociales, cambiándolos por programas clientelares. Sabemos que tienen a su voto duro, quieren ahora el blando. Los demás ya se acomodarán, mientras tengan mayoría, y ojalá no la tengan, para que haya contrapeso… así como Anaya, que le ha hecho contrapeso en los memes y burlas en las redes, que ya casi no se ven los chistes de San Péjele en la red, ha sido opacado, Anaya es todo un hit, eso de tirarle a las caguamas es todo un éxito, ya casi todos lo conocen ahora sí, ya puede sentirse del pueblo, porque al pueblo le llegó con sus frases matadoras, como : “da coraje tanta pobreza”, es casi igual de pegajosa como aquella de “ya chole”, ja…

 Bueno, ya chole con los memes, San Péjele tiene chamba, dele seguridad a los candidatos, antes de que nos quedemos sin políticos, eso mataría de hambre a los youtubers, influencers y demás seres extraños de las redes, los que ni fu ni fa, estaremos así: ni fu, ni fa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *