Política en lo oscurito

Política en lo oscurito

De milagro gobierno


Don Cedano tomó su carpa y se fue al centro de Zitácuaro, a ver si podía sumarse a los dos desesperados ciudadanos que no ven la suya… ven la de otros… se sentó y miró a su compañero, eran tiempos difíciles, entre que no se ganó el avión de la rifa, entre que no se ganó ni siquiera la animadversión de los transeúntes que a esa hora de la mañana circulaban por el centro de la ciudad, y que eran desviados de su camino por dos pequeñas carpas verdes, entre que no podía tomarse unas caguamas, por eso de que le pegan agruras, entre que la crisis bajó el ritmo de trabajo y no hay mucha oferta, ya saben lo normal, y así entre esos problemas y los del país, de milagro Don Cedano está vivo.
No es que viva de milagro, es porqué los milagros existen, como el milagro de que Don Cedano haya terminado la carrera, con eso de que vivió de becas de la Universidad y vivió junto con otros cien con poquita comida y hartos sueños…
¿Qué… eso se parece a la vida de San Péjele?, chin, allí sí puede decir que San Péjele le lleva mano, está un poco más viejo que Don Cedano, así que tiene razón, San Péjele inventó eso de terminar de milagro la carrera, y de milagro es presidente de México, también es un milagro que la gente siga creyendo en él.
Todo en es un milagro, salirse por la tangente le dio de milagro un partido, ya saben, se salió del Prit, después del PT, después del Perderé y ahora casi, casi se sale de la Prieta, pues ya no son los tiempos de antes, ahora la pelea por el poder en la Prieta está complicado y hacen que San Péjele se sienta desangelado por que sus hijos salieron malagradecidos. Tanto así, que piensa nuevamente adquirir hijos de otros partidos, o sea heredarles el poder a los advenedizos, que parece que son más agradecidos, que eso que se dicen fundadores, esos ya se sienten tocados por dios, no cualquiera, por uno grande o sea por San Péjele, ja, ja, ja… Espérense, sigan leyendo, es un chascarrillo…
Les decía que los de Morena se pelean entre ellos, tanto que entre ellos se meten inconformidades por los métodos que ellos mismos aplaudían. Vaya cosas que he visto en estos días. Don Cedano cuando era joven, hace muchos, muchos años atrás, pensó que si alguien le ganaba al Prit, nadie más volvería a votar por el Prit, y no pasó así, volvieron a votar por le Prit, ahora que ganó la Prieta en buena lid, Don Cedano ya no piensa igual, ya no le ven la cara de nuevo, diría, ya nadie más votará por el Bolillo o por el Prit, pero a como se ven las cosas, no tardará en aparecer un candidato más fuerte que los de La Prieta y se mudarán de piel, igualito a como lo hacen ahora.
Así son las cosas, mañana cuando la Prieta pierda la presidencia, diremos, nadie volverá a votar por la Prieta y en unos años, volveremos a ver a la rueda del Sanara girar eternamente ¡Que cosas!
Pero hablábamos de milagros, y la vida nos da muchos, no sólo a San Péjele se le dan bien las cosas, a pesar de que Frena mostró músculo, el colmillo grande y puntiagudo de San Péjele les metió un golecito, por en medio de las piernas, manejó el área de manera magistral, les picó el orgullo, con la frase “si se juntan cien mil me voy”, se juntaron y les metió el gol de: y si además baja mi popularidad, y si las dos hubiesen salido positivas, todavía le queda la consulta popular, y si todavía eso le falla, apuesta a su voto duro y que no hay revocación de mandato.
Así que los de Frena fueron chamaqueados groseramente, como quiso chamaquear a sus detractores Lloroña, con eso de que puede estacionar su auto en zona de carga y descarga, solo porqué tiene que cargar con su cara de porro mal pagado en un auto propio de los fifis. Bueno, ahora las cosas cambian, los fifis deberán convertirse en lo que odian, mientras los servidores austeros los suplen, con los mismos gustos, los mismos gastos, distinta ideología a los anteriores que ahora son los detractores. Lo bueno de todo, es que tenemos estampitas, pues, hasta ahorita gracias a esas milagrosas estampas, San Péjele está blindado.
Don Cedano anda en busca de unas de esas, que hacen milagros, hasta de que vuelen las carpas de Frena, esos malagradecidos que no saben apreciar lo bueno de la cuarta… esa cosa, lo que sea que signifique… que, a pesar de ser mochos y de ir a misa, su santo no les hace el milagrito, no como a San Péjele y este a sus lamesuelas, perdón a sus seguidores, ¡me resbalé!, juar, juar, me río, así como Trump se ríe del Covid19, ese maldito virus que se ha llevado a miles de personas, aun a pesar de no creer en él, casi como Trump, que se salvó de milagro, ya ven que ya está cascado y come hamburguesas, se supone que no son nada sanas, y así la libra, Don Cedano piensa ir por unas, por si las dudas, eso de volverse vegetariano no está en sus planes, a pesar de que los grandes maestros digan que no maten animalitos para comer, para eso hay pastito, pero el pastito es para los animalitos, así que mejor matamos animalitos, para cuidar el pastito de los vegetarianos, círculo completo.
Les decía, que Trump de milagro se salva del covid19, algún pacto tienen estos dos mandatarios ¿Con quién? Solo ellos lo saben, parecen tener nueve vidas, como San Gatoel, que sigue cosechando triunfos a pesar de las muertes, insiste cada día que pasa en que las cifras de contagiados disminuye, mientras los de a pie decimos que no paran las muertes, algunas con balas impregnadas de Covid19, como en Apatzingán, allá es muy común esa enfermedad, y en Morelia también se está haciendo común enfermarse, en un día hubo 100 casos, superando ya a Lázaro Cárdenas, antiguo bastión del virus, ¿Será que las personas se cansaron de vivir?
Se me hace que se cansaron de morir, porqué encerrados era morirse de hambre, y nadie quiere morirse de hambre, menos Lloroña, que le alcanza para comprarse un Volvo, un auto nada austero ¿Qué: hablo por envidia? Pues claro, Don Cedano quiere ser así de austero, esa austeridad si le gusta. Lo que no le gusta, es el huracán Delta, que en un solo día se convirtió en huracán tipo 4, algo para cuidarse… bueno, de los vientos esos se deben de cuidar los habitantes de Quintana Roo y Yucatán, que les está lloviendo fuerte y tienen el riesgo de quedarse sin casa, y sin chones, así se mofan los habitantes de Cancún, que sus memes son: “vendo calzones rojos de satín y encaje, en cuanto me lleguen otros de la vecina los subo a la red para que ofrezcan”.
Puede ser broma, pero es cierto, no es fácil sacar los calzones a secar si hay vientos huracanados, de los cuales nos debemos cuidar todos, porque la lluvia como el sol sale para todos, y esperemos que el sol azteca renazca, porque anda muy frío, con la llegada del invierno ¿No es invierno?, chin, Don Cedano es un viejo quejica, se queja de este frío que hay, parece que se dejaron venir los pingüinos, de esos que orinan hielitos, solo un milagro nos salvaría de no morir congelados, y como estamos hechos de milagros, tenemos que pedirle a San Péjele el milagro de que la tierra se convierta en un vergel, en una de esas, nos lo cumple, aunque se tarde, ya ven que hasta para hablar se tarda, así que no esperen la cuarta transformación a corto plazo, una transformación de cuarta sí.
Así que esperemos nos haga el milagro, porque el de transformar al país ya lo hizo, nos volvió a unos contra otros, como si no bastara con la descomposición social que nos provoca la delincuencia, bueno, algunos entendemos a los milagros, no el terminar la carrera sino la vida misma, por el hecho de ser vivida, como decía Walt Whitman “para mí, cada hora del día y de la noche, es un indescriptible y perfecto milagro” y yo, soy un milagro, así como San Péjele, pero más caro, porqué él es lo mismo pero más austero o barato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *