Populación (Política en lo oscurito)

Populación

La naturaleza llama y cuando lo hace, lo hace con todas sus fuerzas; por esa razón y por otras muchas más, Don Cedano caminaba entre bosquecillos de huizaches, tranquilo, sereno (ya ven que si funciona la sicología pejista, en mi interior escuchaba decir: te pido que te jerenes, que te tranquilijes), y jitomates no manejes, bueno, esto último se me resbaló, je, je.  Con las manos en la espalda, la camisa desfajada y la mirada perdida en el infinito, Don Cedano caminaba pateando botes, ya ven que la gente es cochina, donde quiera los bota… bueno, la forma en que la naturaleza me llamó, es a recorrerla caminando entre los bosques, no a fertilizarla, ni nada de eso.

Bueno, les decía que Don Cedano, estaba caminando jereno… ¡Oh, pues ya!, no me regañen, se pega, además es frase del preciso… Está bien, les decía, Don Cedano caminaba sereno… ¿Así sí: le sigo? De acuerdo, cuando caminaba sereno Don Cedano, el universo confabulaba para que sus deseos se cumplieran, eso decía Coelho, y yo le creo… bueno, no mucho, porque Don Cedano deseaba muchas cosas que le están siendo difícil de cumplir, como paz en el mundo, amor fraternal entre los hombres de buena voluntad, lo malo es que hay muchos de mala voluntad. Allí es donde la puerca torció el rabo, pues el universo parece confabular para otros más que para Don Cedano, así que atenderé las recomendaciones del filósofo de Güemes, pediré para mí, no para los demás que son con unos malagradecidos… ¿Que no generalice? No generalizo, solo hablo de los malagradecidos, los bien agradecidos no entran en mis malos deseos… sí, ya sé que debo ser todo amor, perdón y olvido, el problema es que la memoria de Don Cedano es selectiva y olvida cuando debe favores, cuando le deben, ¡nanay!

entonces, quedamos en que Don Cedano caminaba jere… ¡Ejem! Sereno, por entre el bosquecillo de huizaches, porque andaba por su rancho, donde abundan esos bosquecillos. Es más, el bosque más recordado con cariño por Don Cedano, fue aquél donde conoció el amor, se llamaba la Huizachera, que era el bosque. Aunque no era ni bosque ni huizachera, pero así se llama pues, no el amor: el bosque. Decía que allí, entre la Huizachera, conoció a la mujer que sería el amor de su vida. Supongamos que la vida transcurra en lapsos de tres o cuatro meses, bueno, ese bosquecillo era el preferido para jugar a las escondidas y Don Cedano mañoso, buscaba la manera de encontrar a la pequeña damita de hueros cabellos, ondulados y largos, de mirada sonriente (lo que quiera que signifique eso), de ojos cafés, sonrisa fácil y largas piernas.

Don Cedano vivía prendado de esos ojos y del vestido rosa con crinolinas que usaba el domingo cuando iban a misa. En esos días Don Cedano era afecto a la misa, se persignaba con toda la ceremonia, rezaba como dios le daba a entender, y buscaba con la mirada a esa mujer, de cachetes rosados y frente perlada de sudor por el calorón que hacía dentro de la pequeña iglesia. En cuanto la misa terminaba, si no había bolo, Don Cedano buscaba a su amor. Si había bolo, el amor podría esperar un poco, de allí salía para el pan de Don Eloy, y con una Fanta y un pan, los del rancho nos sentíamos realizados. Así que, si no había bolo, a la salida era obligatorio ir por un tamal de zarza, una paleta y de allí a jugar Doña Blanca, changais (Así se llama el juego, si ustedes no lo conocen les hace falta ver más bax), bote bateado, doña blanca y a las escondidas, que era el juego soslayado hasta ya entrada la noche para ponerle emoción.

Así que muy jereno no andaba Don Cedano, enamorado sí, ¡Ah, hablábamos de ahora, no dendenantes! Les decía, Don Cedano andaba sereno, porque el presidente ya empezó a dar resultados, y duros, y pobres de aquellos que no los acepten, serán mandados al pozo profundo del ostracismo político, como los ministros de la suprema corte, que ellos se saben supremos, que dicen que no ganas 600 mil, pero si 500mil… bueno, esa rebaja es buena, lástima que la rebaja sea para programas sociales que ya empezaron. Don Cedano todavía jereno, le pide a San Péjele que asuma su papel de mesías y enseñe a pescar y no reparta solamente el pescado, luego que se acostumbren a vivir del “gobierno” que no es otra cosa que nuestras contribuciones ¿De qué van a vivir?, si los diputados y hasta los magistrados amenazan con robar si les reducen el salario, imagínense a un personaje que no sabe trabajar y solo vive de dadivas, si se las cortan ¿De qué va a vivir?, claro, de robar, como lo senadores, perdón digo como los religiosos, perdón, me volví a equivocar, somos humanos pues.

Decía: ¿De qué van a vivir los ninis después del Peje? Bueno, los magistrados ya deben tener su ahorradito y como decía un célebre precandidato a la presidencia de la república, en aquellos ayeres cuando el futuro no nos había alcanzado y golpeado con guante blanco: “con seis mil pesos es suficiente para carro, casa y escuela privada”, ¿Recuerdan a ese ilustre economista del Bolillo hoy casi extinto, y a punto de volverse virote, ¡Ándenle, Corderus habemus!, ese merito, pues estamos a punto de que San Péjele se baje a seis mil pesos el salario, nomás para joder a los magistrados, y más a ese cuate que se exhibe con puros, llamado Eduardo Adolfo Serrano, que se siente de la high… ¡Tranquilo Don Cedano!, ese cuate es de los pesados, y como imparte justicia, no se sí para él, pero la imparte, nomás vea como lo ha recompensado la revolución, pues con todos sus estudios se merece eso y más ¿O no?

Bueno, si es servidor público, debe ganar menos que el preciso, que quieran es otra cosa, o que les pasen mochada por abajo es otro cantar. Bueno, el caso es que no deberían ser así de presumidos, está bien que les caiga harta pachocha, al menos que se mochen con algo podemos callarnos, y volvernos fifís, ¿Qué ya somos fifís?, ¡Ah, jijo!, se me olvidaba, Don Cedano es de la prensa fifi, de la que según le tira al preciso; pero no, solo le da ideas para ver si de lástima le da un hueso, una secretaría estaría bueno, la de Sedesol, que ya no será Sedesol, ahora secretaría de bienestar, que será lo mismo, pero más barato. Debe San Péjele de tener al Dr Simi entre sus asesores por lo que veo, nomás no vaya a vender el país más bara por eso… bueno, lo poco que queda y nuestra dignidad, por eso de que nos puede endosar al mismo paquete, bueno, si se le ofrece vender algo que sirva en el país, Don Cedano se ofrece a ser vendido como mano de obra a Alemania, Canadá o Japón, digo, algo hacen ellos de diferente hasta con sus  gobernantes que son potencia mundial, porque con los asesores que tiene San Péjele no vamos a llegar ni a competir con Tombuctú, bueno, a lo mejor nos echamos un mano a mano.

¿Qué traigo con sus asesores? ¡Nada!, solo que manejan datos sacados de alguna revista de sensacional de traileros o similares, digo, con las cifras que maneja, pareciera que no somos la 14va potencia económica, quizá creen que estamos muy cerca del 79 que tiene Cuba o del puesto 127 de Venezuela, no lo dice Don Cedano, para eso consulta a Bloomberg o al Índice de Competitividad Global, digo, si el presidente quiere regresarnos al tipo de gobierno paternalista que tanto criticaba, puede lograrlo, tiene seguidores que lo respaldan y lo avalan; pero están algo desubicados, quizá solo por ideologías encontradas o falta de información o de interés de juntarse con los que saben, por eso Don Cedano sabe que podría hacer un buen papel en alguna secretaría, San Péjele estaría complacido, Don Cedano no robaría, no sabe hacerlo y aceptaría un sueldo de 108 mil pesos, es más 107mil para ganar menos, pues no es rico, como tampoco lo es el preciso

¿En qué baso mis conjeturas aventuradas? Si, esas de que no tienen los datos precisos los asesores de San Péjele ¡Ah, pues! Miren, dice que el campo está abandonado y las políticas neoliberales ¡Bu! Ja, ja, es una pequeña broma, pues a San Péjele le da miedo todo lo que suene a neoliberal y sólo basta que le cambie el nombre a liberal y se acabó el miedo, cuando habla que el campo se abandonó, debe de hablar del suyo por andar en la polaca, pero el campo mexicano está tan vivo que cada día hay más querellas por cambios  de uso de suelo, pregúntenles a los que viven en la zona del oro verde (Uruapan, Ario de Rosales, Tacámbaro, Tancítaro, Zitácuaro) está tan pujante esa industria que da miedo, espero no ponga topes de inversión y de ganancia al campo que nos jode, o que les pregunte a la zonas de berris (Zamora, Jacona, Ario de Rosales, Rivera de Chapala).

Y cuando habla con otros datos mal manejados dijo en el Congreso, no en la calle por supuesto, en la calle si lo corrigen, dijo: “Aquí agrego otros saldos de la política neoliberal o neo porfirista. De México es originario el maíz, esa planta bendita, y somos la nación que más importa maíz en el mundo”. ¿Y saben qué?, tiene razón si se trata de maíz amarillo para forraje, pero no de maíz blanco para consumo humano, el maíz amarillo es más rentable comprarlo que producirlo, en maíz blanco somos exportadores, en 2016 exportamos 478 millones de dólares, somos autosuficientes, como lo somos en azúcar, en aguacate, en carne y en frutillas, el TLC provocó el final del reparto agrario, dándole certeza jurídica a los campesinos que empezaron a explotar mejor sus tierras y a acceder a más recursos, lo que nos dejó un superávit de 400 millones de dólares a la firma del TLC.

Todavía hay pobreza, Don Cedano está de acuerdo, eso no se puede soslayar, pero hacer programas populacheros sólo nos traerá más pobreza. Debe el presidente multiplicar la industria, aunque no le guste, es la que provee el 80% de la nómina, de los trabajos. Si quiere mejorar el salario que busque buenos precios de compra en el extranjero y que exporte, encerrarnos en un mundo globalizado es la muerte económica, esa que padecen Cuba y Venezuela. Es bonito y romántico luchar por el pueblo desprotegido, pero aquellos que no están en esa balanza también son pueblo.

Le informan mal al preciso, eso ha causado escozor en los mercados, y los mercados son quisquillosos, no soportan que sus recursos no lleguen a destino de la inversión, y tienen que recuperarla de alguna manera, y para los que no ven de qué manera lo hacen les daremos un ejemplo, el gobierno entrante tiró a la basura el proyecto del aeropuerto, todo bonito, dijo que era promesa de campaña, su justificación es que México no merece tanto lujo, en ese momento se fue a la basura el dinero de los mexicanos, y ¿Quién va a pagar por eso? Claro, como en el Fobaproa: Los benditos mexicanos.

¿Cómo? Muy simple, el gobierno quiso comprar los bonos de deuda emitidos para la inversión del Aeropuerto a un precio más bajo de lo que costaron y como los inversionistas ni son damas de la caridad, ni están en México, se negaron. Así que de algún lugar debe salir el dinero y ya empezó a fluir. Esa deuda la están empezando a pagar todos aquellos que usan aeropuertos mediante la TUA. Ahora pagamos bonos y dividendos para destruir, no para construir. El verdadero mundo del revés, y como muchos de los seguidores de San Péjele dicen no usar aviones, pues que se joda Don Cedano que si los usa muy seguido…

¿Qué: no me creen? Está bien, eso que los usan pagarán más para reponer el dinero de la demolición del NAIM… y otro botón de la incongruencia, aquellos que piden a gritos revocar la reforma educativa, se las están revocando junto con la autonomía universitaria (Apartado VII, del artículo 3ro de la Constitución), nomás para que vean el día de mañana que esto esté militarizado y el toque de queda y los universitarios ni un dedo puedan mover, porque la universidad será regida por el estado, se le quitará la universalidad, será acotada a dos materias, jaja, está bien, dejaré de ser dramático, pero díganle por favor a los asesores del Peje que lean, que estudien para que ganen como el magistrado Serrano, total ¿Qué tanto es tantito?

Bueno, al gobierno no le caen bien sociedades autónomas, si no se rigen por su ley. Don Cedano se va a seguir mejor contando vainas de huizache, en el bosque la vida es más sabrosa… ¿Es en el mar? ¡Ah, bueno!, sólo tengo un bosque y me voy a perder, pues a los seguidores de San Péjele le purgan las ideas de Don Cedano, como dice Marx el derechoso ¡A todo mundo le encanta la sinceridad, hasta que conocen a alguien que la práctica” y la voy a practicar conmigo mismo, es a quien le debo eso y más… no vaya a ser que San Péjele también conozca a Marx, por lo que veo parece que sí, pues una frase de él  la usa como de cabecera dice: “Estos son mis principios, si a usted no le gustan, tengo otros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *