Que bonito es llegar a viejo (Política en lo oscurito)

Qué bonito es llegar a viejo

Don Cedano ya no es un chicuelo, ya no se cuece al primer hervor, y eso le da cierta felicidad; pues, aunque los chavales le digan abuelo, al menos Don Cedano ya llegó… ya llegó a la edad donde la experiencia le dice que ha sido una vida productiva y que ya se quiere jubilar, ya es hora de disfrutar de su tiempo. Pero San Péjele ni lo considera anciano dependiente todavía, ni flojo dependiente o sea nini, fifi sí, nini: no. Tampoco lo considera madre soltera y aun no llega a la edad que se requiere para poder vivir de las aportaciones al Imss, que los más jóvenes y productivos deben hacer, tal y como han vivido antes otros viejos gracias a las aportaciones que ha realizado Don Cedano siendo joven y productivo ¡ajá!, y ha aportado casi ininterrumpidamente desde hace 27 años, ja.

 Les decía que llegar a viejo es una bendición, muchos no lo logran, y en estos días menos, pues se mueren “naturalmente” miles de personas gracias a la enfermedad del homicidio que es muy contagiosa, pues el país y el mundo se están infestando muy rápido y parece que la cura es muy cara, pues se requiere consciencia social. Muchas de las muertes, de aquellos que no llegaron a viejos como Don Cedano, duelen más que otras, pues suceden en mi lindo Michoacán, ¡Snif, Snif!

Don Cedano llegó, y lo que de verdad importa, es que ha llegado bien calificado a esta edad, lo digo con las burras del color en la mano, pues se ha demostrado así mismo que su ideología ha dejado huella en la juventud pujante, que viene atrás empujando a los viejos para que les cedan su lugar en el ámbito laboral ¡Arrepentida que se darán, pero así es la vida en estos días! Les decía, que Don Cedano se da por satisfecho de la vida porqué ha hecho escuela, y que ha valido la pena el viaje, ¿Por qué lo digo? Pues porqué el día de hoy, o sea el día 4 de junio de 2019, se reencontró con un personaje suigéneris, un encargado de obra de estructura que no veía en 5 años, cuando coincidieron en una obra en la ciudad de Xalapa, Veracruz. Ambos son ancianos ahora, en aquel tiempo no, ja, ja, ja.

 Bueno, ese personaje sui géneris es un Yucateco, bastante bomba en su hablar y en su pensar. Él me hizo recordar una conversación que tuvimos con un joven compañero de él, recién egresado de la carrera de ingeniería, cuando lo mandó su padre, dueño de la empresa, a codearse con el trabajo rudo, con los de abajo pues, y llegó frente a Don Cedano y cábula como él solo, lo retó: “Dime ¿Cómo tienes considerado ejecutar los trabajos y que procesos vas a manejar?

El joven ufano y confiado empezó a señalar lo que pretendía a hacer -Primero vamos a habilitar el piso, después montamos los elementos y vamos a enlaminar – allí fue cuando Don Cedano le puso el cuatro, le dijo: Explícame eso de enlaminar -Me señaló que era el trabajo relacionado a colocar lámina -Don Cedano lo retó a encontrar el significado de la palabra enlaminar, pues sabía de antemano que esa palabra sólo existe en el argot de los colocadores de láminas. El joven insistía en que sí existía, pues la escuchaba de sus compañeros con bastante frecuencia.

 Don Cedano insistía en que no existía, pues ya la había revisado anteriormente, sin saber que ese día lo necesitaría y al final en las apuestas ganó Don Cedano, y esa pequeña apuesta, que sólo fue de unas caguamas, no ha sido pagada, porque no ha sido cobrada, y con la confirmación de la historia fijada en la mente de un joven.

 Don Cedano está más que pagado, ya que 5 años después del evento, señala el vetusto visitante, siguen recordando a Don Cedano por esa palabra y cada que la dicen, hacen referencia “como te enseñó Don Cedano” ¡Que cosas! Esa es una satisfacción que no me la esperaba y que me deja un grato sabor de boca.

Lo que no me está dejando grato sabor de boca es lo que sigue pasando en el país, Don Cedano no quiere que le vaya mal al país, pero algunos están aferrados a que sí, Trump con aranceles, San Péjele con sus acciones… si bien a Pemex ya no le iba bien antes, si bien al gobierno ya no le era negocio Pemex, insistió en hacerlo funcionar y no es malo si forma parte de un plan nacional que deje pingues dividendos, aunque sea el plan del ganar perdiendo, no importa que en el mundo la línea de progreso sea otra, aunque le digan que es malo apostar al estancamiento, si en eso se beneficia al país, no importa.

 ¿Qué me sosiegue y mejor aporte ideas progresistas? ¿Qué no me meta en camisa de once varas? Está bien, dejaré en paz los números que no son los del progreso del gobierno, son otros números, como el de las calificadoras que, con sus “otros” datos, bajan las calificaciones crediticias de Pemex, dejando los bonos en bonos chatarra. Digo, si somos cuentachiles, la chatarra bien vale unos pesos y nos debemos sentir orgullosos de tener chatarra.

Esas calificadoras neoliberales, que sólo ven el dinero, que hagan los números que quieran, han de ser del Prit o del Bolillo, porque los del Verde no, esos son amiguis, lo que le gusta a Don Cedano es que San Péjele confía tanto en sus números que tomó prestadas palabras de Nicolás Maduro, en eso de: “son sus números, no míos”. Les recomiendo ver la entrevista de Jorge Ramos con Maduro, son las mismas palabras de San Péjele.

Don Cedano está preocupado, nunca en todos los gobiernos corruptos del Prit o del Bolillo había visto tanta polarización de la población, nunca había visto tanta gente retándose o lanzándose puyas por un ideal político, y eso que los del Prit eran fanáticos de hueso colorado, nunca había visto personajes tan ignorantes lanzado consejos, que tristemente siguen otros ignorantes, hablo ignorantes del ambiente social y de la globalización.

 A Don Cedano le preocupa la política de San Péjele, que la aísla del mundo exterior, considerando que primero son los mexicanos, y a ellos se debe, soslayando que estamos tan metidos en la globalización que traeríamos caos económico al país si nos aislamos, y San Péjele no quiere hacer política exterior. Quiero entender que le daría pena ajena hacer el ridículo con el inglés que maneja, como lo hizo Peña. Pero debe entender que México país no está preparado para sobrevivir solo, no es autosuficiente, importa el 100% de las tecnologías, importa millones de toneladas de alimentos, el trigo sale más barato traerlo a Veracruz desde Rusia que producirlo, el maíz sale más barato traerlo de Estados Unidos que producirlo, la soya sale más barata traerla de Argentina que producirla, el Arroz sale más barato traerlo de India que producirlo, la leche salé más barata traerla de Suiza en polvo que producirla, no se diga de computadoras, teléfonos, refacciones de autos, maquinaria.

 Sin esa facilidad de mercado exterior estaríamos ante un problema de abasto de alimentos y de tecnificación de nuestras vidas. Sabemos que México produce Maíz, trigo, soya, pero no es suficiente, del otro lado México ¿qué haría con la sobreproducción de aguacate, o de jitomate, o de autos, dependemos tanto del exterior que, si se cortara de tajo, entraríamos en una crisis enorme.

 Cualquier persona en su ajuar diario trae mucha tecnología extranjera, tiene en su refri comida extranjera, tiene en su casa herramientas y equipos extranjeros. En México no hemos alcanzado el nivel de supervivencia y dependemos del mundo. Deberíamos ser parte integral del mundo, de un mundo sin fronteras, sin fanatismos, pero los políticos se empeñan en hacer diferencias, en cerrar muros, y los siguen sus adeptos, ¡snif!

 Bueno, si ven a San Péjele, díganle que nuestro país aislándose del mundo va a sobrevivir, sí, pero con muchas carencias. Si dejamos de consumir productos extranjeros y ellos dejan de consumir los nuestros, aunque sean sólo los gringos, millones de personas se quedaran sin empleo allá y acá, y los de allá, la mayoría son mexicanos también. Imagínense los miles de trabajadores que trabajan en armadoras de autos, de jornales, de maquiladores, que se quedarían sin trabajo si dejamos de consumir productos gringos, las plantas refresqueras cerrarían, ya ni la cerveza, ni el tequila son mexicanos ¿Qué nos queda? Aislarnos y volver a los años 50´s o 60´s, podría ser, lástima por aquellos que no sabrían vivir sin infraestructura y tecnología.

 Don Cedano sabe que se puede vivir sin eso, ya lo vivió, por ello les pide encarecidamente a sus siete lectores que no fomenten la polarización, ni fomenten el dejar de consumir productos gringos, ni extranjeros, pues de ellos dependen muchas familias mexicanas para su subsistencia. Podrían si, empezar a implementar técnicas de subsistencia como agricultura orgánica, granjas urbanas, o casas sustentables e innovar en energía para depender cada vez menos de los supermercados, de la industria de los alimentos y buscar medios alternativos de comunicación, fabricar nuestros propios autos, nuestros propios aparatos tecnológicos, nuestra propia ropa, y depender cada vez menos del exterior, a sabiendas que eso nos retrasaría intelectualmente del exterior, pues la comunión de ideas y la contraposición de puntos de vista enriquece al hombre.

 Ya pasamos por eso muchos de nosotros, que nos era difícil salir del rancho, por ignorancia, por falta de recursos, por falta de ideas… cuando salimos, las ideas nos deslumbraron y queremos que sean más y más brillantes las que nos lleguen. Por eso necesitamos al mundo, por eso Don Cedano pide prudencia a sus siete lectores y a aquellos que por purita casualidad leen esta columna, que no alienten el mesianismo, que no alienten el patriotismo exacerbado, que permitan a sus hijos o a sí mismos conocer el mundo, otras culturas, que se llenen de ideas, allí centraran progreso.

En las ideas no existen fronteras, las fronteras son sólo en mentes cuadradas y cerradas, las mentes abiertas aceptan todo lo que el universo les lleve y con cada idea que se finca, surgen mil preguntas más que exigen caminar más lejos en busca de otros maestros, en otras culturas, quedarnos en un solo lado es condenarnos a la extinción.

 Don Cedano no está de acuerdo en la política de San Péjele, más porque nos divide, ve en cada confrontación de ideas a un adversario y lo cataloga de inmediato. Cierto es que el Bolillo y el Prit son sus adversarios políticos, pero no tienen por qué ser los malos siempre. Muchos de los errores son de su equipo, que no estaba capacitado para las tareas de gobierno, y otro tanto de su lengua, que se abre sólo para endulzar los oídos de su grey. En algo se parecen con Trump. Así, poco a poco, gracias a que San Péjele ha polarizado al país con sus descalificaciones (que deberían ser palabras de unión), se ha desmoronado su equipo, han renunciado 5 funcionarios de alto nivel, se ha dividido a familias enteras y se está dividiendo al país.

Ya que alguien le diga que es el presidente, que no siga en campaña, que haga su trabajo y que nos represente, que nos administre los recurso, que ya no trabaje para él y su ego, personero que no atiende a la razón y la razón la tienen los números, y Don Cedano tiene otros, que, aunque no quiere que al país le vaya mal, los malditos números dicen otra cosa. Estos números que les voy a presentar no son los de San Péjele, no se espanten, es sólo para que se den una idea en donde estamos parados y si Don Cedano y los organismos que los generan están equivocados, que San Péjele nos lo demande.

 En los números fríos de ningún organismo se pronostica un crecimiento del país, ninguno, ni el mismo Banco de México, al contrario, rebajan las perspectivas de crecimiento, vean: según la página del CEPAL, lo único que crecerá en el país en 2019 es el desempleo, (https://www.cepal.org/es/notas/perspectivas-economicas-mexico-2019), lo demás decrecerá y según el FMI, México crecerá 1.6% en el 2019 y 1.9% para 2020, mientras que China crecerá un 6.3% en 2019 y un 6.1% en 2020, mientras que el de mayor crecimiento es India con un 7.3% en 2019 y un 7.5% en 2020, mejor nos vamos con los Indios, los que sí lo son, ellos si saben cómo hacer crecer a su país, (https://www.imf.org/es/Publications/WEO/Issues/2019/03/28/world-economic-outlook-april-2019).

 Y para acabarla de amolar, como les decía al principio, el jueves 6 de junio Fitch rebaja la calificación de Pemex a grado especulativo, sus bonos ya son basura y con la refinería que pinta para ser un enorme y lindo elefante blanco, puede que ni siquiera sea basura reciclable, ja. Decíamos que la chatarra se vende pues y como basura nos trata también Trumpas, que algo debe sabernos, que nos hace la llave china y nos obliga a aceptar condiciones de serviles para cuidarle la frontera, a cambio de no imponernos aranceles, prácticas que usan los más malos de los malotes que tenemos como delincuencia organizada, que cobran cuota a personas para cuidarlos de ellos mismos que las cobran.

 Así Trumpas, te pide que no dejes entrar a inmigrantes, tú dices: “No quiero, porque son humanos en busca de una vida mejor, y que tu vocación ha sido de solidaridad”. Te amenaza con cobrarte un derecho de piso alto a tus mercancías si no lo haces y ¡pum!, cedes por arte de magia, y aunque el bravucón ganó la batalla, se molestó que no lo festejarán como festejaron los chairos a su líder.

 Que incongruencias de la vida, cuando el pensar, el decir y el actuar no coinciden, aunque en el caso de San Péjele, como buen político no se espera mucho más que seguir en campaña. Pensar una cosa, decir otra y hacer otra muy distinta, esa es la congruencia a la que estamos acostumbrados, y no tendría por qué ser distinto. Por eso Don Cedano les recomienda a sus siete lectores sean congruentes a la frase de Platón “el que aprende y aprende y no practica, es como aquel que ara y ara y no siembra”, se convierte en un espíritu estéril. Seamos espíritus fértiles en mentes dispuestas a recibir la semilla del conocimiento y seamos espíritus receptivos para la sabiduría que nos deja el vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *