Ser pobre es lo de hoy (Política en lo oscurito)

Ser pobre es lo de hoy

A Don Cedano aun no le cuadra el círculo virtuoso que está trazando San Péjele, en la utopía de la república amorosa, ese que dice que la pobreza en sinónimo de honestidad. Don Cedano con conocimiento de causa sabe que eso no es verdad, la honestidad no tiene nada que ver con la pobreza, hay pillos pobres y pobres pillos. Es cierto que se ha visto o más bien se ha estudiado más al crimen derivado de la pobreza, pues el crimen derivado de ciertas pasiones ajenas a la pobreza se le califica de otra manera.

Les decía, Don Cedano ha conocido personas pobres y a personas ricas que son honorables, que podría meter las manos al fuego sin dudarlo. También ha conocido pobres que viven de la rapacería y ha conocido personajes ricos que son una desgracia para la humanidad, y no hablo de políticos, que de esos se debe encargar San Péjele, ja, ja, ja, hablamos del valor llamado honestidad ¿Se imaginan si todos los pobres fueran honestos por el simple hecho de serlo, la 4T se hundiría sin remedio en la pobreza, con tal de seguir los preceptos de su líder… no de sus hijos, que con sus proyectos de fabricar cerveza artesanal y chocolates entran de lleno en el capitalismo salvaje. Ellos desde luego están exentos de críticas o descalificaciones, esas sólo aplican para los enemigos del régimen.

 Decíamos que Don Cedano estaba perdido en la igualdad de conceptos, entre pobreza y honejtidad, tal y como lo maneja San Péjele pues, considera que es una mentira que maneja muy bien y que algunas de sus huestes repiten porque así lo dice “mi apá” ¿Qué no abuse? Está bien me retracto, no dije lo que dije… eso lo pensaron ustedes, ja, ja, ¡Está bien, me jereno! Pero no estoy de acuerdo en que se tiene que ser pobre para ser honesto, ni se tiene que ser rico para ser deshonesto, la “honorabilidad” está en la calidad moral de las personas, no es su pobreza material; por ejemplo, si un gobernante es pobre ¿Se le van a soslayar sus deficiencias?, o si alguien es rico “¿Se le va a desvirtuar su honestidad o calidad moral por el simple hecho de tener dinero?” Claro que no.

Tenemos ejemplos de personajes que llegan pobres a la política y salen ricos, otros entran ricos y salen muy ricos, aun no entiendo a ese gen, o se pega como la roña, de juntarse con mañosos; y hay otros que entran pobres y salen igual, en el pasado se les criticaba por no hacer dinero, pero pueden verlos hoy tranquilos y con la conciencia de hacer las cosas del modo correcto. Gracias a la 4T tenemos la esperanza, si ¡Sólo la esperanza! De que la honestidad sea baluarte y que poco a poco se vayan diluyendo los genes priista, perredista, petista, pedemista, verdista, encuentrista, y remorista que existe ahora, con la finalidad de que todos los políticos emanados de tan ilustre ciclo o época política salgan puros y santos, honestos y ansiosos de estar a dieta y no se dediquen a robar, que sean austeros pues, hasta en el lenguaje.

 Digo, si hay que ahorrar, ahorrar hasta en las palabras, así al menos estaremos seguros de que habrá menos mentiras. La honorabilidad del gabinete debe ser a prueba de balas, no de abrazos, así que abrazos si roben, ja, ja, ja… sí, ya sé que quema mucho el sol, ustedes tranquilos mis siete lectores, estamos haciendo una apología del lenguaje poco culto, pero efectivo de la 4T, eso del plan de austeridad en el gobierno y que sean de honestidad probada, es lo de hoy. Digo, honestidad comparada con el chiste ese que le hicieron hace años a San Péjele y que lo siguen repitiendo mucho ahora en cada bot que sale, se dice que estaban dos chairos, ¿Qué no diga chairo, porque luego me tachan de conservador? ¡Ah!, bueno, estaban don faneses de San Péjele platicando cosas interesantes como:

  • Fíjate que Zapata es gay.
  • ¡Ah, mira que guardadito se lo tenía!
  • Si pues, y nomás porque salió una pintura de Zapata en tacones arriba de su caballo, desnudo, ¡Ah!, pero eso sí, con su bigotote bien machote y su sombrero, para no dejar de lado eso de no somos muchos, pero somos machos, o como se diga.
  • Ira pues, de lo que se viene a enterar uno después de 100 años.
  • Si, ya sabes que al final todo se sabe.
  • ¿Y quién lo descubrió?
  • Fabian Chairez, un pintor chingón, que está revolucionando la pintura, es la 4T del arte, es una chulada.
  • ¿No crees que ya es mucha jotería eso? Está bien que exijan respeto y derechos, pero ¿Meterse con íconos nacionales?
  • No, es sólo representar otra masculinidad, eso dice Chairez.
  • No, pos ta cabrón, hasta ahorita me entero que hay otras masculinidades, eso de la multiplicación de las masculinidades se me afigura, como cuando pintas un tono de gris, el negro es masculino y lo blanco femenino, y en medio, millones de masculinidades y millones de femenidades y que a la postre no identifico cual es una o cual es otra.
  • Y hablando de otra cosa, ¿Sabía usted que los cocodrilos vuelan?
  • Esas son jaladas compadre, ¿Quién lo dijo?
  • San Péjele.
  • ¡Ah!, ¡Uy, si compadre!, ¡Claro que vuelan! Es más, son una chingonería para eso de volar, pero bajito.

En eso estaban, y lo comparábamos pues con esa felonía de manejar en el discurso que los sólo los pobres son honestos, eso les quita a los pobres el afán de crecer y superarse, y si los ensalivas con un apoyo, sólo haces que sus conciencias se amarguen, se enquisten en la dádiva, y que sólo piensen que un buen gobierno es aquél que regala dinero, que creen es suyo, y los gobernantes o burócratas pobres suelen ser perniciosos, pues pueden hacer ciertas bajezas escudándose en la pobreza, y no siempre es buena medida, el ejemplo lo vivió Robespierre en Francia, que defendió a los más pobres y a pesar de oponerse a la pena de muerte, llevó a muchos de sus opositores a la guillotina y al final él mismo terminó guillotinado, aun con su pobreza, que Don Cedano aduce que su pobreza no sólo fue material, también fue mental, porque no puedes aspirar a que un pueblo sea progresista si le metes ideales de paternalismo y no les ofreces oportunidades de crecimiento.

 Por eso a Don Cedano le da miedo el culto a la pobreza y a la “incorruptibilidad”, puede ser cuna de pobres vividores, que después de 6 años habrán perdido sus facultades o habilidades de trabajo y podrán ser pobres y ladrones. Si están cerca de San Péjele, díganle que la moneda de la moral tiene dos caras y ambas perteneces a la misma moneda, se puede ser rico o pobre sin desmeritar la calidad moral, pues depende del origen y uso de la riqueza. Lo miso con la pobreza, depende de la manera de enfrentarla. En la misma moneda cabe que no se debe idolatrar ni al rico porque tiene mucho, ni al pobre porque no tenga nada. El principio fundamental y prístino de la sabiduría es alejarse de los extremos, cosa que no está haciendo San Péjele, él sigue en su meta de comprar conciencias y de sacar raja, aunque sea contradictoria su forma de manejar los asuntos.

 Con su dejo mesiánico sigue teniendo buenos resultados, en nada ha disminuido su popularidad el hablar de no injerencia extranjera en México, cuando él se mete en asuntos extranjeros, llámese Bolivia, y tampoco disminuye su popularidad el que trate siempre de dividir a los propios mexicanos con sus odios eternos hacia la mafia del poder o sus fantasmas conservadores. No vemos por ningún lado a un estadista o a un presidente conciliador. Gracias a su grey aun no necesita usar ese recurso, ya ven que ni la economía que está fría en 0, ni la violencia que camina rampante y libre, ni las acciones mal aplicadas en política exterior, que permiten robar como el chiste de los cocodrilos voladores, en el gobierno se puede robar, pero “poquito”, un libro no es tema de criminalidad, es tema de señalar:

 “¿Quién no robó de joven un libro?”, Don Cedano le puede decir que él no ha robado libros, ni de joven, ni de viejo, ahora menos lo haría, pues su biblioteca espera para ser leída por segunda vez, y al parecer no le va a alcanzar la vida para volver a hacerlo, ja… sí, ya sé que pequé de soberbia, sólo quería decirle a San Péjele, que si el embajador de argentina robó un libro de 200 pesos porque era pobre, que le pidiera a Don Cedano un libro de los que él escribe, se lo regala, pero que no salga que él quería ese libro exactamente, que es la biografía de Giacomo de Casanova, a lo mejor se lo invito… bueno, mejor lo dejamos allí.

 Quién sabe qué problemas tendría el señor embajador que no se alineó a la honestidad de su jefe, que sigue fuerte con la cacería de brujas, ayudado por su chalán Trump, que ahora se dedica a atrapar peces gordos, como en la pesca del atún pues, ellos se quedan con la pulpa y a nosotros nos dejan la piel y huesos y eso cacaraqueamos. García Luna fue señalado de recibir sobornos del Chapo, no es que Don Cedano meta las manos al fuego por García Luna, al contrario, buscaría que la hebra se deshilara, y que saliera toda la boñiga estancada.

 Don Cedano, tiene leña, para atizarle a esos burócratas deshonestos, y sí quiere verlos en chirona, lo que no le gusta es esa disparidad de justicia, pareciera que Trump quiere a criminales mexicanos para hacerse publicidad, mientras los suyos, los que cierran el circulo de la criminalidad allá, andan orondos y felices, mientras no pase nada extraño en el país, que de verdad nos mueva la conciencia, Don Cedano irá a su biblioteca y elegirá al azar algún libro y se tirará en su enorme poltrona a desfacer entuertos, como antaño…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *