SINOPSIS POLITICA

SINOPSIS POLITICA


Por: J. Salatiel Arroyo Zamora

MORENA EL BASURERO DEL PRI
Inicio esta entrega aclarando que no me es grato denostar nada, ni a nadie. Mucho menos a lo más valioso de la creación, que se supone es el ser humano. Lo perfecto y sublime, hecho a imagen y semejanza de Dios. Pero, es importante que el ciudadano conozca las “debilidades” de aquellos que pretenden dirigirlo, representarlo o gobernarlo. Así mismo, a quiénes lo hacen y no de la manera adecuada. En este espacio, difícilmente se señala a quién permanece ajeno a la función pública, alejado de aquellos a los que se les confiere el patrimonio ciudadano para su custodia y correcta administración o son depositarios de la confianza popular.
Independientemente de las limitaciones del presidente de la república para dar resultados aceptables a los mexicanos y cumplir en lo más mínimo las extraordinarias expectativas generadas en la población, sobre todo en sus férreos seguidores, el gobierno de Morena se descompone y, lo que antes significó fortaleza para sus candidatos, hoy representa una carga.
La degradación del gobierno de la 4T resultaba lógica, pues esa descomposición inició con la fundación del partido, que se convirtió en recolector de la basura desechada por otros institutos políticos, sobre todo del PRI, padre de la corrupción en México (pues no había más) y del PRD. Aunque cabe aclarar que no todos los priistas son malos, nada más la inmensa mayoría de los que arribaron al poder. Igual como ha acontecido y sucede en la actualidad en Morena, PAN y PRD.
Nada más revisemos, empezando por los que mandan a nivel nacional, los consentidos de AMLO… que no lo es el pueblo “bueno y sabio”, si no los que en verdad se favorecen de los ingenuos que se la creyeron y de todos los que contribuyen con sus impuestos. Mientras la fanaticada morenista se lastima el hígado defendiendo hasta la enajenación al presidente López Obrador y a la camarilla que con él disfrutan las mieles del poder, son los verdaderos priistas (a los que tanto odian los morenos y lapidaba AMLO) los que mandan e intentarán seguir mandando:
Marcelo Ebrard, ex secretario del PRI en la CDMX.
Ricardo Monreal, ex diputado de Carlos Salinas.
Esteban Moctezuma Barragán, ex secretario con Ernesto Zedillo.
Germán Martínez, ex dirigente nacional del PAN.
Manuel Espino, ex dirigente nacional del PAN.
Tatiana Clouthier, distinguida panista.
Layda Sansores, hija de un ex gobernador priista de viejo cuño.
Alfonso Durazo, ex secretario con Vicente Fox.
Manuel Bartlett, el que tumbó el sistema y arrebató la presidencia de la república a la izquierda en 1988, para entregarla a Carlos Salinas… y una interminable lista de prianistas, son los que gobiernan en Morena.

En Michoacán, López Obrador convirtió en su jefe de asesores a un holgazán ex gobernador perredista, hijo de un ex mandatario priista y nieto de un ex presidente de México, también surgido de las filas del tricolor y desde entonces caciques del estado. Pero, además, su principal operador y mandamás en tierra purépecha, es otro ex priista y ex mandatario perredista, Leonel Godoy Rangel.
JUAN CARLOS CAMPOS EN MORENA
Y, para no desentonar con la línea del gobierno federal, de convertir a Morena en el basurero del PRI y recolector de los desechos tóxicos de otras fuerzas políticas, en Michoacán pretenden superar en lo negativo a los líderes nacionales, convirtiendo a dicho instituto político en guarida de vividores, saqueadores y criminales.
El 22 de febrero, en sus grupos de WhatsApp, el ex presidente municipal de Zitácuaro, Juan Carlos Campos Ponce, informó a sus seguidores que Morena realizaría una encuesta a partir del día miércoles, para definir a sus candidatos a diputados y presidentes municipales y que, a invitación del candidato a gobernador, Raúl Morón Orozco, en la encuesta estaría su nombre (de Campos Ponce), como precandidato de Morena a presidente municipal de Zitácuaro.
Para avalar su dicho, de ser invitado de Raúl Morón Orozco para que participe como precandidato de Morena, Campos Ponce exhibe públicamente una fotografía, en la que se encuentra acompañado del virtual candidato a gobernador, haciéndose escoltar de dos ex presidentes municipales priistas más, de la misma estirpe del citado. Exactamente actuó como en su momento lo hizo cuando sorprendió a Juan Antonio Ixtlahuac en un restaurante y lo cazó para tomarse una fotografía con él e insinuar que iban juntos en un proyecto político por Zitácuaro.
Pero en esta ocasión, con Raúl Morón, fue más audaz, al afirmar que el cuasi candidato a gobernador lo había invitado a ser precandidato de Morena, arrebatando dicho espacio a los militantes que han construido méritos y que buscan el “honor” de tomarse fotografías con su líder, pero este prefiere conceder ese privilegio a vividores, oportunistas y delincuentes.
Morón Orozco después vendría a Zitácuaro a excusarse con la raza, en una reunión privada con los aspirantes a diputados y presidentes municipales en la región, pero el golpe ya había sido dado y la exhibida ni Dios padre se la quita. Y, aunque aclaró que Juan Carlos Campos no aparecería en la encuesta, empeoró un tanto el agravio a la militancia, pues se reunió en privado con los morenos encumbrados o de “primera”, los que pronto andarán buscando votos, pero desairó a los morenos que votan.
Es decir, se reúne con delincuentes y lo hace público, pero se esconde para juntarse con los aspirantes… peor aún, a espaldas de los militantes. Finalmente, cada quien sus estrategias, ojalá después no se culpe a terceros ajenos a sus desastres. Pero, ocultarse no es transparente.
Por lo pronto, el señor Contador Juan Carlos Campos Ponce ya logró conseguir otra dosis de impunidad, igual que la obtuvo del gobierno actual. Él no pierde, pues no tiene nada que perder y mucho por ganar. Además, no es tonto. Estúpidos son los que le creen y aceptan ser engatusados.
Su propósito no ha sido ser candidato, sabe perfectamente el repudio que ha ocasionado entre los zitacuarenses y sus 30 o 50 comadres y compadres en el medio rural, a los que compra con chucherías cada 6 de enero, 10 de mayo y Navidad, no son suficientes para ganar una elección, pero sí para hacer creer a los limitados cerebrales que posee capital político, que puede poner a su disposición para hacerlos ganar, a cambio de no dar seguimiento a los procedimientos administrativos fincados en su contra, ni a las carpetas de investigación. Para lograr sus propósitos (es del dominio público), es capaz de todo, incluso usar a su ex esposa.
Pero en esta ocasión en el PRI no le funcionó y al día siguiente de ser un priista empedernido, de “hueso colorado”, una vez que le negaron la posibilidad de ser candidato de la “alianza diabólica” (a cambio sólo él sabe de qué) y enterado que tampoco su ex cónyuge sería abanderada de su partido, de inmediato se transformó en “invitado” de Raúl Morón para convertirse en precandidato de Morena.
Esta embarazosa situación, en la que se embarró el candidato de Morena al gobierno del estado, no nada más expuso la escasez de escrúpulos de Campos Ponce, quién siempre se ha distinguido por su nivel de excesiva perversidad. Evidenció principalmente al presidente con licencia de Morelia; porque, en la praxis político partidista se vale casi todo, menos ser ingenuo y decirse sorprendido por la malicia de otros. Pues, el “pecado” más grande de un político, es ser estúpido y no darse cuenta o creerse inteligente.
Aunque mucho tuvieron que ver los que permitieron el acercamiento de Campos con Morón, el “Maestro”, ignorante de la historia de México, no puede fingir que desconocía la trayectoria de su homólogo ex alcalde y ex compañero diputado.
COSTOS DEL PROCESO INTERNO
El PRI, PAN y PRD ya definieron a la mayoría de sus candidatos, con algunas excepciones, como la candidatura a la diputación local, con cabecera en Zitácuaro, posición que supuestamente le corresponde al PRI y debería ser mujer, pero como pretenden imponer caprichos y a supuestos incondicionales, ya “se les hizo bolas el engrudo”. Lo mismo podría suceder en la integración de la planilla al ayuntamiento, si no se conducen con mesura y moderan sus apetitos.
Lo cierto, es que el “trago amargo” de la designación de candidatos en el PRI, PAN y PRD ya lo están superando. Con las salvedades antes descritas. Ellos ya pagaron su cuota por los resultados y “la operación cicatriz” se efectuó sin mayores complicaciones, Carlos Herrera fue aceptado por unanimidad por la militancia de los tres partidos políticos. Lo mismo sucedió con Juan Antonio Ixtlahuac en Zitácuaro y con Octavio Ocampo, aspirante a diputado federal, que recientemente fue bien recibido por la estructura priista de la Tres Veces Heroica.
En resumen, los partidos opositores a Morena sólo se vieron afectadas con tres deserciones significativas, consecuencia del proceso interno, tres perredistas representativos emigraron: dos consejeros estatales y un presidente municipal.
Ahora falta saber cómo le irá a Morena, primero con el PT, que se dice excluido y aprovecha la supuesta marginación como pretexto para promocionar al dirigente nacional, el Zacatecano, Reginaldo Sandoval Flores, como aspirante al gobierno de Michoacán.
Después, el partido de AMLO tendrá que navegar con el estigma de la incredulidad en las encuestas, que será el método utilizado para designar candidaturas y que en Michoacán ya causó incertidumbre; primero, porque siempre fueron atacadas por el “mero”, “mero”, hoy presidente de la república. Segundo, porque en Michoacán el favorito era otro, diferente al ungido. Provocando la salida de un importante número de adeptos.
En Zitácuaro, es del dominio público quiénes son los que más han trabajado en el partido, pero sobre todo los que están mejor posicionados en el animo popular, estos son: Rosa María Salinas Téllez, Mari Carmen Bernal Martínez (PT), José Alzati Cambrón, Mario Vallejo Esteves, Salomón Rivera Camacho, Sergio Vergara Cruz, Rafael Ávila Mejía.
Si alguno de ellos no queda o no logra posición y no se consigue convencerlo (a) de sumarse a los designados, habrá problemas y posibles deserciones. Por ello la importancia del diálogo y los acuerdos; pero, sobre todo, no ofender la inteligencia de los demás, por si todavía existiese un resquicio de dignidad en la practica política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *