Son valores humanos o necedad de algunos.

Cuando nos damos la oportunidad de observar el actuar de las personas en la sociedad, descubrimos que muchos actúan promoviendo el bien de los demás, sin embargo, también encontramos los que no están de acuerdo, los que reniegan de las estructuras basadas en los valores humanos, y es de tal relevancia mencionar que hay los que llaman a los que promueven los valores: retrogradas, inadaptados, antisociales, incluso, se llega al extremo  de decir que son los que no están bien en esta sociedad.

Los valores humanos los podemos definir como, aquellos actos que permiten la libre convivencia de los seres humanos en el mundo, siendo cause de respeto, de comunión y de paz. Una de las características principales, es que se multiplican cuando son usados, cuando una persona o un grupo los vive, los demás son incitados a practicarlos también. Podemos resaltar su gran  importancia en la persona, dado que ayudan a que exista una mejor sociedad, en todos los aspectos, ambientes o situaciones especiales de cada persona o asociación. Aunque existen tanto valores positivos como: la honestidad, el respeto, la humildad, la gratitud, la lealtad, etc. También existen los antivalores que conllevan a actuar de manera negativa a las personas, y que finalmente desafían a la persona en su manera de actuar ya que libremente decide y actúa positivamente o negativamente.

Los valores humanos son estos que comparten los seres humanos sin distinción de raza o cultura y que son universales, ya que la verdad, será verdad en todo el mundo. Esta característica, de los valores que los hace universales es de mucha importancia, ya que nos permite hablar un mismo  lenguaje con las personas de otras naciones, sin importar su situación cultural o situación económica.

Después de haber definido y enmarcado la importancia de los valores humanos en la sociedad, nos queda claro que no pueden entenderse como solo necedad de algunos o como una actitud retrograda, de los que siguen creyendo en los valores.

Muchos llaman necedad a los valores, aunque nos permiten desarrollarnos positivamente, sin embargo, al posesionarse los antivalores del actuar de algunos, nos ha llevado a ejercer una lucha entre la verdad y la mentira, la justicia y la injusticia, la paz y la guerra, la humildad y la soberbia; así pudiéramos seguir mencionando muchos más. Pero lo que nos interesa es descubrir las intenciones que hay en el trasfondo de este pensamiento. La libertad de pensamiento, lleva a muchos a pensar que nadie debe sugerir una manera de actuar y que libremente él puede comportarse como le plazca, sin embargo, el concepto libertad también menciona ciertos límites para actuar en una sociedad.

Libertad: es la capacidad de la conciencia para pensar y obrar según la propia voluntad de la persona, hay que tener en cuanta, que libertad es hacer lo que se quiere, sino hacer lo que se debe hacer en la sociedad. La persona que verdaderamente es libre, piensa bien lo que va hacer antes de actuar, por eso la libertad tiene esa condición en orden a los  derechos de los demás, del orden público y social, como también de las responsabilidad de cada quien.

Con este sencillo análisis, podemos ir mencionando que no es necedad de algunos por conservar los valores, sino que hablando con propiedad y sabiduría, los valores humanos, no pueden ser sustituidos por los antivalores y darles la credibilidad que un valor tiene. Esta sociedad, debe reflexionar en ello antes de proponer un antivalor como una manera nueva de actuar en la  sociedad, mucho más grave, es cuando se proponen protegerlos por la ley,  puesto a lo largo de la historia, muchos perdieron la vida tratando de conquistar el orden, de reconocer la vida virtuosa de muchos que incansablemente trascendieron por su conquista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *