Toda la culpa es del pasado (Política en lo oscurito)

Toda la culpa es del pasado

Don Cedano tiene reumas y se siente afortunado, porque puede predecir con efectividad la temporada de lluvias, -¡Ay, me duele la rodilla izquierda! -mmm -lloverá del lado izquierdo, y ¡púmbale!, que llueve. Así de preciso es Don Cedano, y saben que es lo mejor, que le puede echar la culpa al pasado, así su consciencia podrá dormir tranquila y sus rodillas podrán pasear sin ningún sentido de culpa, pues el ominoso y oscuro pasado del dolor de la rodilla es el culpable. Es bonito saben, así ya no tienes responsabilidad de nada, toda la responsabilidad la tiene el pasado y punto… ¿Qué no puedo culpar al pasado por la dolencia de mis rodillas? ¿Ni mi ceguera, ni mis flatos? ¿Nada?

Que inconsecuentes son ustedes mis siete lectores, no dejan a uno agarrarse del tren del mamé, imagínense hace años compré una marrana, me la dieron barata porque estaba chueca. Yo sabía que estaba chueca y mi hermano menor la quería, y le dije a mi hermano – ¡Hermano, tendremos a la marrana de los cuchis de oro! – ¡Pero está chueca hermano! -¡Con tu ayuda y de los que vamos a vivir de ella, la podemos enderezar, es una promesa, te lo firmo!, ja, esa era otra historia.

 Pero bueno, me dice mi hermano -Te doy mi voto de confianza, compra la marrana, y así nos hicimos de una marrana chueca y ahora que quiero enderezarla, le digo a mi hermano que todo es culpa del dueño pasado, que la dejó bien, pero requeté bien chueca, y mejor vamos a irla despedazando, pretendiendo quitarle la maldad, o sea lo malo, lo que la hace ver chueca. Así que le quito una a una las chichis, una secretaría acá, le corro residentes acá, unos científicos por acá, para no gastar en mantener la marrana, cuando se supone que la marrana tiene chichi para todos.

 En el pasado, cuando la tenía el otro dueño, le daba para mantener todas las secretarías, las secretarias, las palomas, los cochupos y para generar empleos, y ahora que la tengo yo, no da para eso y todos los recortes y ahorros nomás no se ven, sigue igual de chueca, sólo que para el otro lado. Antes rengueaba de la pata derecha, hecha toda una mafia, ahora falsea de la pata izquierda hecha toda una austera marrana. Bueno pues, para terminar el cuento, toda la culpa es del dueño pasado, así podemos seguir cantando la canción de la marrana con la letra de ¡un elefante, se columpiaba, en la tela de la araña, y como veía que resistía, mandó llamar a otro elefante!…

 No hablamos del aeropuerto de Santa Lucía, ni del Tren Maya, no se adelanten, es únicamente de la marrana, y ¿Y saben qué? Don Cedano es muy fatalista, mamó fatalismo desde niño, no cree ya que las cosas mejoren, no al menos en el corto plazo, y don Cedano sufre, como sufren miles de personas en el país, la violencia se ha montado en caballo de hacienda, camina de cunita… para los que no son de tierra caliente, caminar de cunita es caminar como si los arrullaran, acompasado, marcado el paso, suavecito… y es que ha aumentado de manera grosera, ya ni siquiera exponencial, la Ciudad de México logró alcanzar niveles de violencia muy parecidos a los del Distrito Federal, Michoacán mi estado, ¡Snif!, cada vez más violento, y todavía veo a michoacanos pensando que la mejor manera de defendernos es teniendo armas todos.

 Si de por sí, la herencia cultural española basada en el engaño, la desconfianza y la trapacería, no nos permite avanzar, con armas seremos los más malos contra nosotros mismos, y ya no queremos muertes, queremos vivir en paz, soñamos el paraíso, pero hay malvados que se empeñan en destruir nuestros sueños. En la Ciudad de México han aumentado 80% los índices de violencia comparados con el año pasado y los robos dentro del metro 365% más, y con el cartel que está de moda al frente de la violencia, no suponemos vaya a parar, si no lo paran.

Don Cedano en los 20 años que ha estado transitando por la ciudad no se había sentido tan inseguro, antes te robaban los calcetines sin quitarte los zapatos… como ese del chiste: eran dos paisanos de Ibérica, que estaban platicando en la taquería de Poche; bueno, esa no existía en ese entonces, pero hay que darle publicidad a ver si nos invita unos tacos.

Les decía, estaban dos en los tacos platicando -Fíjate primo (así dicen algunos paisanos en forma familiar y amistosa, muy común en la tierra caliente, para que no piensen que efectivamente eran primos), que tengo que arreglar un asunto importante en el DF (Distrito Federal, antes si existía) y tú que has ido muchas veces me puedes orientar, ¿Cómo llegar a mi destino? ¿Cómo transitar por la ciudad?; ¿Es cierto del gusano que lleva gente y que va por debajo de la tierra? ¿Es cierto que allá roban a los que tiene cara de paisano como yo?

  • ¡Huy primo!, vas a la mera mata, allá son bien malos, tienes que cuidarte de todos, si te apendejas, te roban los calcetines sin quitarte los zapatos. De ahí pal real, si te subes en el gusano subterráneo, nalguitas a la paré, hay cada caquino que no te imaginas, te violan sin bajarte los pantalones, yo que tú, ni iba, es bien peligroso, y son bien rateros, a un primo de un amigo le vendieron un edificio grandote que le llaman la Latino, y por más que empujaron, no se lo pudieron traer y no encontraron al chilango que los estafó. Allí ves al primo de un amigo dando vueltas por la Alameda buscando a su vendedor para pedirle su dinero y regresarle su torre, pues pesa mucho.
  •  Lo que sí es bonito es Garibaldi, y la zona Rosa, abundan mujeres pobres; pero allí no vayas, luego ni quieren vestirse y si se quedan con tu dinero, deben tener problemas de calor. Mejor ve derechito a tu encargo y regrésate en friega a la terminal sin voltear a ver a nadie, ni aunque te chiteen, ni te chuleen, esos sólo te engañan, por una simple baratija como esta que traigo en mi muñeca te convencen de irte a lo oscurito, y luego ni sirven, ya ves que la traigo sólo de adorno.
  • ¡Ah!, pero tengo que ir a la fuerza, son los papeles de mi apá, tengo que recogerlos.
  • Pues ve derechito, ya te dije y no te distraigas.

Cuando el amigo andaba en el Distrito Federal, estaba haciendo hasta lo imposible por no dejarse tocar de nadie, y sacándole la vuelta a todos los que veía cercanos para que no lo fueran a violar o a robarle sus pertenencias. Ya había logrado atender su encargo y ya venía de regreso, llegando a Observatorio, ya se sentía seguro, así que se paró frente a un puesto de tacos y pidió una orden, siempre alejado de los demás. Es más, estaba en la esquinita del puesto donde nadie se acercaba, el taquero lo atendió, le entregó su orden y se dispuso a jambar, de pronto el taquero:

  • ¡Psst! ¡PsstT!
  • ¿Eh? Respondió con el bocado en la boca y los ojos saliéndose de sus orbitas por el temor. ¿Es a mí?
  • Si señor.
  • ¿Por qué me chitea? Se siente feo y estoy empezando a comer.

El taquero con la cara seria le señalaba allá abajo con la mirada, mi paisano se sintió violado y desnudado por el taquero, no sabía si colocarse los tacos en el fundillo o seguir tragando, porque hambre traía y miedo también, atragantándose con miedo preguntó:

  • ¿Qué pues primo, no friegues? ¿Semos machos, que no?
  • Tranquilo mi amigo, es que trae el zipper abajo.
  • ¿Eh?
  • El cierre, ¿pos tan paisano está?

Mi paisano sintió miedo, era cierto que allá en el Distrito Federal violaban.

  • Ahora si ya valí madres -se decía – ¿Y se ve algo?
  • No, no, no, ¿Cómo cree, no se ve nada, nadita -Dijo el taquero?
  • Ya valí, ya me lo robaron…

Así de ruda se siente la delincuencia hoy y más que ahora si es violenta, ya hasta extrañamos a aquellos que te robaban la cartera y ni te enterabas, hasta extrañamos a Felipe Caldedrunk, o Peña que dejó miles de fosas clandestinas. Hoy, no sólo hay muertos, sino que tenemos la consigna de hacer una guerra con un enemigo que se dejará vencer sin casi resistencia gracias al mandato de Trumpas, o sea una guerra que apenas empieza contra los migrantes, hasta que se mueran todos y los demás desistan.

 Si bien sabemos que San Péjele no es un apóstol de la congruencia, al menos debería de mostrarla lanzando una señal de non gratos a los migrantes, pues les cambió el discurso sin saliva. En octubre de 2018 a la caravana de migrantes les ofreció empleo y respeto a sus derechos humanos, y ahora, gracias a una orden superior, sella la frontera, y no sólo la del sur, también la del norte, que está siendo vigilada por paisanos que odian a sus propios paisanos y por extremistas que construyen pedazos de cercas de acero, y el saldo de ese extenuante y denigrante trabajo es de un padre y su hija ahogados en el río bravo, digo sólo ese es mediático, y también de los cientos de migrantes que dicen los diarios son rescatados de una situación en la que ellos van gustosos con tal de llegar a su destino los Estados Unidos.

 Eso quiere decir, que no quieren ser rescatados, quieren sólo pasar, y si no fuera México el obstáculo, lo pasarían de la misma manera y se arriesgarían de la misma manera si en su país de origen no tienen las condiciones de vida óptimas. Lástima que, en México, nuestro gobierno se dejara convencer fácilmente por Trumpas para hacerla de patio trasero ¿Ya éramos? ¡Ah!

 Bueno, les decía que Trumpas nos convenció fácilmente de ayudarlo a cuidar la frontera sur y la norte, so pena de meternos unos aranceles sin saliva y nos da noventa días, que ya casi se cumplen, para cumplirle el caprichito de parar la migración y sumisamente le hacemos y buscamos la aprobación. Esa sumisión ante el todopoderoso trae consecuencias, que San Péjele tome venganza contra sus adversarios imaginarios: la extinta mafia del poder, ahora sólo llamados neoliberales, para que se acomoden los que quieran en ese saco.

 Esa enemistad imaginaria, como los fantásticos juegos de colores de Jung en el libro rojo, encarnan todo aquello que se debe combatir con extrema crueldad, pues dañan a la economía del país,  como los programas de guarderías, exceso de personal en Conacyt, muchos huevones en Cultura, en el IMER, en Notimex y demás que se me pasen, esos están de sobra y son neoliberales, deben de irse a la calle, la calle les enseñará a no querer vivir del presupuesto.

Así que los chairos y no chairos que votaron por la 4T deberán sentirse orgullosos, el neoliberalismo se está combatiendo a machete limpio, recortando todo aquellos que suene a dispendio, hasta el sargazo se puede eliminar de un discursazo, esos pobladores del Caribe Mexicano son exagerados, ¿Cómo creen que una simple alga que no te deja meter al mar, ni verlo, sea capaz de frenar al turismo que viene a meterse al mar y ver su imagen? Nada de eso, no es tan grave. Los que dicen que es grave son unos fifis retrogradas, y para los yucas que están preocupados por los apagones, ya no se preocupen, les construiremos otra planta eléctrica para que no les falte electricidad ¿Pero si lo que falta es gas para operarlas al 100%? ¿Pues las construimos con todo y gas? ¿Cómo la ven?

 Así, sobre las rodillas, construiremos el futuro del país, ya van varios proyectos enormes prometidos, el país se moverá rápidamente hacia el progreso, brillará ante los jodidos, imagínense un aeropuertito, una refineriíta, un trenecito, y sumando, digo, no se han empezado, pero en el discurso ya; total, a promesas incumplidas y elefantes blancos estamos acostumbrados, hay 250 hospitales abandonados o inconclusos, total los mexicanos no los usan, y ni medicamentos hay, porque hay corrupción. Así que se corrompan abandonados esos malditos hospitales, al final, podemos alardear de combatir la corrupción y la impunidad, pero sin castigados, como los de la gran estafa maestra.

 Así que San Péjele debe de modificar no sólo el discurso, sino su actuar, pues por más que haya ganado las elecciones con gran ventaja, hace ya un año, la esperanza, que es la que muere al último, está empezando a tambalearse; pues la 4T, junto con su líder, ante las inacciones que den frutos tangibles, empieza a tambalearse, el país va en franca decadencia. Una realidad que no podemos soslayar, con todo y que haya heredado un cochinero del Prit o del Bolillo.

Si no me creen y soy fatalista, les daré unos datos, la revista obras, una de las más prestigiadas en el ramo de la construcción, señala que está es el peor nivel en seis años para la industria de la construcción, cayó un 5.8%, mientras que el Inegi señala que el PIB de la construcción cayó 2.7% su peor caída desde 2013 (https://obrasweb.mx/construccion/2019/05/27/la-actividad-de-la-construccion-mexicana-cae-a-su-peor-nivel-en-casi-6-anos).

 Súmenle que la inflación está en su punto más alto según Expansión, llegando a 4.41%, muy por encima del rango que pronosticaba en Banco de México que era del 3%. Mientras eso pasa, el gobierno crea la CNOD, o sea la Comisión Nacional de Otros Datos, para que las cifras cuadren ¿Eso no es cierto? ¿Es un meme? Es que se veía muy formalito, con sellito y toda la cosa, hasta me la creí, ja.

 Bueno, es que eso de los otros datos es un juego bastante divertido si juegas al autoengaño, pero es muy peligroso cuando administras un país, y digo que es juego, porque el preciso, el líder, sigue jugando a resolver los problemas trascendentales con consultas a mano alzada, digo si eso no es juego, y es algo serio, entendería entonces por qué el país está como está, ja. Bueno, al menos Don Cedano le echa la culpa cada vez menos al pasado, ahora también al presente, pues sus rodillas no sólo pronostican lluvias, también suenan con ritmo y fueron dañadas en gobiernos pasados, y se siguen dañando en este, sin que ninguna secretaría se sienta comprometida a repararlas, se acostumbraron al ruido y al dolor.

 Así que Don Cedano para no complicarse la vida, no reclamará más a gobiernos anteriores o presentes, pues no le queda tiempo para ello, quejarse se lo quita, de cualquier manera, en todos los diarios encuentra datos que lo incitan al fatalismo, ya ve moros con tranchete al igual que los de la 4T ven neoliberales y conservadores en cada critica, digo, en cada esquina, Don Cedano ve una recesión económica latente, ve la esperanza a la baja y violencia a la alza, y para estar a la moda ¿Si deja de escribir le puede echar la culpa a los gobiernos anteriores? ¡Yes! Y se congratula con San Péjele, ja, ja, ja, era una bromita, no sean alebrestados mis siete lectores, Don Cedano no busca culpables de sus actos buenos ni malos, busca que el gobierno se haga cargo de los suyos y Don Cedano de los propios, así sería más bonito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *