Todos los caminos ¿corruptos? llevan a Michoacán

   Casualidad o simple causalidad, un caso que pareciera alejado de Michoacán nuevamente atrae las miradas de todo un país para mostrar al estado como un caldo de cultivo de corruptelas, orquestadas por gobernantes de no muy gratos recuerdos, uno de ellos, nuevamente traído a tierras michoacanas por su propio enredo de mentiras.

                                                                   UN VIDEO VIRAL MÁS

13 de mayo de 2016, varios portales electrónicos noticiosos difundieron casi de inmediato las descripciones de un breve, pero impactante video, que probablemente no mostraba mucho, pero se sumaba su descripción, que dejaba en evidencia un nuevo caso de abuso empresarial.

#LordRollsRoyce fue como se le apodó al protagonista de aquel video, en el que se denunciaba que los guaruras que cuidaban un auto de la afamada marca inglesa (conocida por ser de las más caras del mundo), habían descendido de sus motocicletas para golpear con las cachas de sus armas a un conductor que momentos antes le había reclamado la invasión de carril, dejándolo a su suerte lesionado.

Los hechos habían sucedido en la Avenida Miguel Hidalgo, esquina con Jaime Nunó, de Toluca. El video no era del todo explicito, apenas se vía el vehículo de la afamada marca y algunos sujetos en su costado, pero tenía suficiente información para llamar la atención a nivel nacional.

Los primeros indicios señalaban que aquel protegido por los violentos guardias era un empresario del Estado de México, ligado al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el municipio de Metepec. Más adelante se revelaría que el agraviado es un policía federal que residía en la capital mexiquense.

Parecía tratarse de uno de varios casos de abusos que se quedaban en algún video viral en las redes sociales, uno que también habría sido “bautizado” por los usuarios de rede sociales con un tono un tanto cuanto irónico, sin imaginar lo que había detrás de la nueva “sensación” de las redes.

                                                       ROLLS ROYCE DE ORIGEN MICHOACANO

Pasaron seis días del nuevo fenómeno viral de las redes, cuando este adquirió un tono mucho más serio y trascendente. Se había identificado al dueño del portentoso automóvil: Emir Garduño Montalvo. Peor aún, se conocía uno de los probables orígenes del dinero con el que había adquirido el lujoso vehículo en el que se trasladaba mientras cometía abusos: Michoacán.

¿Cómo es que este sujeto que pareciera totalmente ajeno a Michoacán resultaba ahora ser destacadamente beneficiado por su dinero?, la respuesta tiene nombre y apellido: Alfredo Castillo Cervantes.

Con bombo y platillo, en junio de 2014, el Subsecretario de Infraestructura de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Raúl Murrieta Cummings, junto al entonces delegado de la dependencia federal en Michoacán, Roberto Martínez Cervantes y Wilfrido Lázaro Medina, que en esos días se desempeñaba como presidente municipal de Morelia, anunciaban el inicio de las obras de modernización del Libramiento Norte de Morelia.

Esta era una de las obras que formaban parte de la lista de promesas de campaña de Enrique Peña Nieto en 2012 y se presumió como una obra emblema, tanto para el gobierno estatal, como municipal. El principal conducto para estos trabajos habría sido Alfredo Castillo Cervantes, el entonces flamante Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán.

De las irregularidades de esta obra ya se había dejado constancia en El Despertar (de Zitacuaro); para ser más exactos, en junio de 2015 se dio cuenta de cómo la empresaria zitacuarense Rosa María Salinas, había visto en esta obra una oportunidad de crecimiento y terminó siendo su gran pérdida.

Saro, la empresa propiedad de Garduño Montalvo, contrató los servicios de la zitacuarense para llevar a cabo la obra que había ganado en Morelia, se trataba de uno de cuatro puentes que se le había asignado para edificar. Pero al avance de los trabajos, dejó de liquidar sus adeudos con los proveedores michoacanos.

Los constructores, como Rosa María, llegaron incluso a bloquear la obra, una vez concluidos los trabajos, a fin de exigir las cantidades que se les adeudaban; pero en respuesta, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes se “lavó las manos”, bajo pretexto de que no era responsable de un convenio entre particulares, pese a que los directivos de la dependencia tuvieron intervención en los arreglos y solicitaron a estos proveedores continuar la obra.

Ante los reclamos que llegó a tener por sus adeudos con constructores michoacanos, la respuesta de Garduño fue amenazar de muerte a algunos de ellos.

Desde ese entonces Álvaro Sáenz, directivo de la empresa Saro, constantemente presumía su cercana relación al presidente Enrique Peña Nieto. También por esos días se dieron visitas de Emir Garduño a la capital michoacana, para revisar junto con el subsecretario Raúl Murrieta Cummings los avances de la obra.

No está por demás señalar que los trabajos nunca se acabaron por completo, diferentes medios, como el diario Cambio de Michoacán, han hecho documental de las carencias en acabados de la obra, como las tapas de alcantarillas que nunca se instalaron en las laterales. Además de que se debe mencionar que han sido constantes los trabajos de reparación que se han hecho a esta “renovación”,  también las fallas en el sistema de alumbrado público.

                                                              COLA QUE LE PISEN

No suficiente con sus turbios pasos por Michoacán, el afamado #LordRollsRoyce tiene aún más antecedentes oscuros. En enero de este año, en su visita a Hotel Picasso de Toluca, se perpetró un homicidio y las autoridades le investigan porque suele portar armas de fuego.

                                            CASTILLO, DE NUEVO “LLAMADO” A MICHOACÁN

No está por demás mencionar que el pasado jueves, 20 de mayo, Castillo Cervantes emitió un comunicado para detallar sobre su relación con Emir Garduño, a lo cual el ahora encargado de la Comisión Nacional del Deporte negó rotundamente alguna relación con el empresario. Y aunque admitió que supervisó avances de obras, programas sociales y acciones de gobierno durante toda su gestión y el Libramiento Norte de Morelia fue una de ellas, eso no demuestra nada.

Alfredo Castillo Cervantes nuevamente tuvo focos de atención sobre si, en su relación Michoacán, pero no sólo por el caso del constructor Emir Garduño, sino que además había sido llamado a declarar nuevamente por el caso del fundador de las autodefensas, José Manuel Mireles Valverde.

En el seguimiento al caso del doctor que continúa preso, el juez Jorge Armando Wong Aceituno, llamó de nuevo a comparecer al funcionario el pasado 18 de mayo, aunque resultó que para ese día el titular del juzgado había sido removido.

Finalmente, el funcionario ni siquiera se presentó a declarar ante el juzgado que lleva la causa de las autodefensas y tampoco presentó justificación de su ausencia; “por lo que desatendió un mandato judicial”, destacó Ignacio Mendoza, el abogado defensor de José Manuel Mireles Valverde. Mientras tanto el caso de Mireles Valverde se alargará aún más.

 

Corruptelas, mentiras y amenazas (lamentablemente), conducen nuevamente hacia tierras michoacanas, a cargo de funcionarios y empresarios que no terminaron por dejar una buena imagen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *