Todos tenemos el poder (Despertar Poético)

Todos tenemos el poder.

En nuestra vida diaria, desde que nacemos hasta la muerte, tenemos relación con el poder de manera alternada, unas veces como empoderado, otras veces como subyugados. El poder no se manifiesta como un ejercicio de fuerza física, en la que tenemos una oposición de la misma fuerza, que nos genere una guerra, sólo es una forma de equilibrar las relaciones sociales. El poder está implícito en todo lo que vemos, tocamos, y en todas las relaciones sociales de una manera intangible, pero real, ¿Cuál es esa realidad de la que hablamos cuando decimos que el poder se encuentra en todas las relaciones sociales? Se encuentra en todos nuestros actos, por ejemplo, un pasajero en un camión de transporte público tiene el poder de exigir un servicio por el cual eroga un importe; mientras tanto, el operador del camión del transporte público, tiene en su poder la vida de las personas que usan el servicio y el poder de mantener el orden en su unidad.

Estas reglas no escritas son ejercicios de poder, en la amalgama social, donde el entramado es más homogéneo. Dentro de toda la heterogeneidad, hay un ejercicio de poder en todo el inconsciente colectivo, se sienten subordinados al poder del estado, pero el poder de generar el estado está en las multitudes. Ambos tienen la misma fuerza, las sociedades no existirían sin el hombre, y los gobiernos no existirían sin las sociedades, son componentes indispensables en el ejercicio del poder. En el caso de nuestro rol social con el poder, podemos comentar que tenemos que manejar una verdad, nuestra verdad será absoluta hasta que los subordinados ante nuestro poder la digieran, la entiendan y quieran escuchar otra verdad más elevada y que volverá a ser la absoluta, esa es la manera en que evolucionan las sociedades, vamos eligiendo a los personajes que manejen conceptos más cercanos a la verdad que tenemos nosotros que a la que ellos tienen, suponiendo desde luego que esa verdad tiene que ser elevada a una cota más alta, esto se explica mejor en la educación.

 ¿De qué manera evolucionamos en las técnicas de generar conocimiento? Únicamente reflexionando y adaptando las verdades de todos los grupos sociales en los que nos desenvolvemos, ya escuchando fracciones de verdad en las aulas, ya en las relaciones burocráticas del aparato administrativo, ya en las conversaciones con los padres de familia, ya en las charlas propias de la unidad familiar o ya en las relaciones de amistad en la misma sociedad. Desde luego, ningún participante tiene la verdad absoluta, porqué esta no existe, como tampoco existe la mentira absoluta, es sólo la percepción que tenemos de una o de otra, que son complementarias, basados en nuestra experiencia y en nuestro acervo académico y cultural.

 Entre mayor sea el grado de preparación en los ámbitos intelectuales y emocionales que tengamos, nuestra posición en las esferas de poder aumenta en escaños, tenemos el poder de ser libres de pensamiento y de alejarnos de las utopías progresistas de las modas, o de las ideas progresistas de las filias, que desde luego todas tienen caducidad y el tiempo para ello depende de cuando podamos desprendernos de los hábitos que nos mantienen en la misma posición. Eso quiere decir que, si tenemos el hábito de ser subyugados al poder, seguiremos siendo dependientes toda la vida, pero si cambiamos de hábito, tenemos la certeza de poder entrar a la cima del poder.

En resumen, todos estamos expuestos al ejercicio del poder, todos tenemos relación con el ejercicio del poder, todos pertenecemos a un grupo social, todos ejercemos ese poder acorde a nuestras propias percepciones, todo es una relación de fuerzas en mayor o menor medida, toda nuestra comunicación verbal o no verbal es un ejercicio de poder: padre versus madre; padres versus hijos; hijos versus padres, maestros versus alumnos versus maestros, en cada lapso de nuestra vida ejercemos poder y nos subyugamos a él, es la manera en cómo nos desarrollamos como sociedad, es la manera de mantener el equilibrio dentro de una sociedad, ya no existen sociedades que se mantengan bajo regímenes de esclavitud forzada, ahora el poder se obtiene de manera voluntaria.

 La socialización es una manera de ejercer poder inverso al poder del estado, estamos de acuerdo con Bourdieu en cuanto a que todo el poder que logra imponer significados e imponerlos como legítimos disimulando las relaciones de fuerzas, se fundan en su propia fuerza, todo es simbólico, en la aceptación de sí está la fuerza, la tesis que sostengo es que todos ejercemos poder de una u otra manera. El despoder también es poder, sólo le cambiamos el polo y se convierte en poder, pues para que el poder se mantenga se requiere que el despoder no aspire a tener el poder, el poder no es eterno, tiene que ser cíclico, todo es cíclico en la vida, todas las corrientes ideológicas retornan más fuertes en cada determinado tiempo, los obreros derrotan a los burgueses y en determinado tiempo el hábito del poder los convierten en burgueses, haciendo de esto un eterno retorno en el ejercicio del poder, que sólo se logra perteneciendo a una sociedad, siendo un ser social.

A eso le llaman los flujos o reflujos del poder. Hoy eres hijo, mañana padre, hoy eres alumno, mañana maestro, hoy eres sociedad, mañana gobierno y viceversa, siempre construyendo la verdad absoluta, basándose en verdades a medias, sustentadas sólo de percepción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *