Uruapan en alerta (Despertar de la tierra)

Uruapan en alerta

Con ayuda de la Voz de Michoacán

Van más de mil sismos en Michoacán en 22 días, desde que se empezó a notar el aumento en la intensidad de sismos, Michoacán vuelve a aparecer en el mapa mundial y afortunadamente no lo es en materia delictiva ni de violencia. Desafortunadamente es por un fenómeno preocupante, las cadenas de sismos, que iniciaron el 5 de enero y al día de hoy, 27 de enero de 2020, suman casi los mil, un promedio de 46 sismos por día. Aunque se dan en una región muy amplia de la meseta purépecha, a ojo de pájaro, todo está muy centralizado alrededor del volcán Paricutín, donde los movimientos son más recurrentes y van marcando un mapa de puntos alrededor de él.

Este pequeño volcán, considerado el único que tiene acta de nacimiento y que tiene dueño, apenas cumple sus primeros 77 años.

 la Voz de Michoacán reportó 973 sismos en 28 días, desde el 31 de diciembre de 2019 al 27 de enero de 2020. El de mayor magnitud fue uno de 4.1 grados, que ocurrió el 23 de enero de 2020. Entre el sábado 25 y domingo 26 de enero del 2020 ocurrieron más de cien sismos. Esta actividad inusual en la zona, en los últimos años ha logrado movilizar a varios investigadores; entre ellos, un grupo de estudiosos del fenómeno de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) descartaron riesgos potenciales por los constantes movimientos telúricos.

 La investigadora del Instituto de Investigaciones de Ciencias de la Tierra (Inicit) señala que es poco probable que estos movimientos auguren una explosión del volcán Paricutín, o el nacimiento de alguno nuevo. Es más probable que este enjambre sísmico esté relacionado con el movimiento y reacomodo de las fallas regionales. Señalan los investigadores que no se sabe cuánto tiempo durarán los enjambres sísmicos, pueden ser años.

 Por otra parte, la doctora Patricia Alarcón, especialista y coordinadora del Laboratorio de Ensayo Sísmico de la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad Michoacana (UMSNH), descartó la hipótesis de Protección Civil del estado en torno a que los pequeños sismos sean reacomodos del subsuelo por la extracción de agua en zonas agrícolas. La experta expuso que la zona donde se registra el movimiento magmático se encuentra rodeada de volcanes monogenéticos, la energía no tiene manera de salir por sus chimeneas a la superficie, lo que estaría generando los movimientos. Puntualizó que los canales de magma se encuentran a una profundidad de 40 kilómetros y siguen activos.

Aunque son diversas las hipótesis que se están generando entorno al constante movimiento sísmico, los investigadores coinciden que aún falta mucha información para poder afirmar o descartar cualquier brote de un nuevo volcán o simplemente el constante incremento en la actividad sísmica. El Sistema Sismológico Nacional emitió un comunicado especial el día 27 de enero, del 2020, para reportar los temblores en la región. La creciente actividad ya atrajo la atención de la plataforma Smartnav, la que se encarga de integrar sistemas electrónicos y aeronáuticos para monitoreo y vigilancia, dicha plataforma ya monitorea la zona de la meseta purépecha, donde hay mucha actividad, y ha realizado un análisis térmico aéreo del volcán Paricutín.

La región de Michoacán, donde se registra hoy una constante actividad sísmica, se encuentra en la faja volcánica trans mexicana y se considera que los grandes terremotos surgidos en las costas del estado se debieron a la subducción de la placa de cocos, que pasa por debajo de la placa de Norteamérica; por ejemplo, el terremoto del 19 de septiembre de 1985.

Aunado a los múltiples sismos que no paran alrededor del Paricutín, se están presentando muchos sismos en el país y en el Caribe, como el de Turquía, Jamaica, Puerto Rico, el de Cuba, este último de 7.7 se sintió en Jamaica, México, Estados Unidos y Belice.

Nada en este mundo se mueve por muto propio, son efectos que tienen una causa. Lo que sea que esté moviendo el subsuelo de la meseta purépecha, es algo grande. Si las alineaciones planetarias juegan un papel importante en el desplazamiento magmático, debemos tener la certeza de que va a ser más intensa conforme pase el tiempo y su mortandad no la sabemos.

La zona de Uruapan está en alerta máxima, mientras no cese la actividad sísmica, deberá estar atenta a cualquier cambio o movimiento. La población que vive en las zonas con mayor actividad sísmica debe acercarse a protección civil a recibir orientación para saber como actuar en caso de una eventualidad que, a como se ve el año, se vienen fuertes y mortíferos, mientras en España sufren de unos eventos cada vez más recurrentes y brutales, como le llaman allá: sufren del “mal tiempo”, en forma de una borrasca llamada Gloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *