Patrones familiares ¿Porque los repetimos? … ¿Podemos liberarlos?

Patrones familiares ¿Porque los repetimos? … ¿Podemos liberarlos?

Por: Marina Vilchis Herrera.

Los patrones inculcados por nuestros padres marcan nuestro destino hasta que decidimos hacerlos conscientes. Según la psicoterapeuta Marlen Hernández Gracián existen elementos que hacer seguir con el comportamiento aprendido, como son:

Un patrón tiene tres elementos, pensamiento, emoción y acción. Pensamiento es lo que tenemos acerca de nuestro mundo circundante y nosotros mismos, conforman nuestro sistema de creencias, vendrían a ser pensamientos repetitivos que han cogido mucha fuerza a base de tiempo y repetición.

“Las creencias dan forma y estructura a nuestra realidad interior y exterior, por este motivo no me cansaré de recalcar la importancia de revisar y re-programar aquellas creencias que no nos ayudan”. Un pensamiento aislado no tiene mucha fuerza, pero un pensamiento repetitivo generará una serie de emociones, cuanto más fuerte e intensas sean las emociones (ya sea en + o -), más fuerza tendrá ese pensamiento.

“Aunque aquí estoy tratando estos elementos por separado, en la práctica están íntimamente unidos, ya que muchos de nuestros pensamientos nos provocan emociones instantáneas. La acción, nuestra forma de pensar y sentir nos lleva a realizar determinadas acciones, muchas de ellas las realizamos de forma re-activa y automática, sin ser demasiados conscientes de por qué a veces actuamos de una forma, cuando en realidad nos gustaría actuar de forma distinta”.

“Pienso que los patrones no son inamovibles, de hecho, he podido transformar algunos en mí que estaban fuertemente arraigados y también he podido comprobar transformaciones en otras personas. Sin embargo, el proceso de modificar patrones en general resulta difícil”.

Hasta la edad de los 7 años, funcionamos como una grabadora que registra todo lo que sucede en el entorno familiar sin cuestionarlo.

De esta forma muchos de los patrones de nuestros padres pasan a ser nuestros, los interiorizamos y los perpetuamos a nivel inconsciente, es decir, sin darnos cuenta. Da igual que estos patrones familiares heredados sean funcionales o disfuncionales, mientras los vamos interiorizando no hay un mecanismo de discernimiento lo suficientemente desarrollado que nos permita hacer una labor de descarte. Es de adultos cuando en el mejor de los casos empezamos a cuestionarnos los patrones heredados. Siempre animo a revisar y «hacer limpia» de los patrones familiares. Puede que en su momento nos ayudaron a sobrevivir en el entorno familiar, pero la realidad es que hoy pueden estar saboteando tus proyectos y metas. Cuando empieces a revisar estos patrones te darás cuenta de que muchos de ellos están obsoletos y nada tienen que ver con la persona que ahora eres o deseas ser.

El motivo principal por el que cuesta tanto cambiar un patrón, es porque está fuertemente reforzado a lo largo del tiempo, digamos que es algo muy sólido o consolidado, pero afortunadamente no son inamovibles. Para poder liberar un patrón hay que tener motivación para el cambio, es absolutamente necesario tener la suficiente convicción de que quieres cambiar el patrón disfuncional. Es importante estar motivado para generar una fuerza emocional a tu favor. Después se debe detectar el patrón disfuncional, si le puedes poner nombre mucho mejor, todo lo que categorizamos siempre se hace mucho más fácil de tratar y manejar. Aunque este paso parece sencillo, créeme no lo es, se requiere de una auto observación muy minuciosa y objetiva de uno mismo.

Todas nuestras creencias desadaptativas están sostenidas por una (o unas pocas) creencia base o pilar, esta creencia base tiene que ver con una herida muy nuclear en la vida del paciente. Al final, liberar el patrón ahora toca buscar un método que te permita liberar tu patrón obsoleto. Aquí es donde la cosa se puede poner un poco más difícil, métodos y técnicas hay muchos y muy válidos.

Para mí la mejor y más completa herramienta es la que te permita actuar a nivel de pensamiento, emoción y acción.

En mi consulta después de detectar la creencia base o nuclear que sostiene al patrón, hay un proceso de entendimiento y liberación de creencias y emociones asociadas al patrón. De esta forma el paciente puede reordenar y dar un nuevo significado a lo que vivió y experimentó dentro de su sistema familiar. Aquí es cuando obra la magia y se experimentan cambios de forma casi instantánea.

Estos cambios conllevan una nueva comprensión que conduce a una mejora emocional. Para instaurar nuevos patrones es necesario elegir conscientemente los nuevos pensamientos donde nos queremos posicionar, estar muy atentos a nuestro estado de vibración y generar nuevos hábitos de conducta.

Un profesional puede ayudarte a detectar tus patrones negativos mucho más rápido.

Marlen Hernández Gracián

Previa cita (715)131-87-37.

marlen.hdezg@hotmail.com

Moctezuma Ote. #29

Col. Cuauhtémoc C.P61506

Zitácuaro Mich.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *