Alfredo Zalce 

H. Zitácuaro, Mich. – Alfredo Zalce, originario de Pátzcuaro, Michoacán, nació el 12 de enero de 1908, sus estudios de primaria y secundaria los desarrolló en la Ciudad de México. Precisamente en enero se cumple el 115 aniversario del natalicio del pintor michoacano y los 20 años de su fallecimiento. Se reconoce el gran legado que ha dejado en las distintas disciplinas, como muralista, grabador, escultor, ilustrador y ceramista.

A la edad de 16 años se desempeñó como fotógrafo en la Academia de San Carlos, con el propósito de sustentar sus estudios académicos.

En el año 1930 fundó la Escuela de Pintura de Taxco, Guerrero. Experimentó técnicas de pintura, perspectiva, dibujo, anatomía e historia del arte.

Ha sido considerado no solo el más destacado artista plástico michoacano, también líder como muralista, escultor, grabador y pintor.

Su primera exposición la hizo en la Galería José Guadalupe Posada y realizó murales en la Escuela para Mujeres en la Ciudad de México.

De 1932 a 1935 se desempeñó como maestro de dibujo en diversas escuelas primarias de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Incursionó a las Misiones Culturales instituidas por José Vasconcelos, en las que participó durante seis años, e impartió clases de pintura y escultura en “La Esmeralda” y en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP).

A su regreso a Michoacán, el General Lázaro Cárdenas del Río le encargó dirigir la escuela de la comunidad indígena de Caltzontzin, donde pintó un mural junto a Nacho Aguirre y Pablo O’Higgins.

En Uruapan fundó el Taller de Artes Plásticas y en Morelia la Escuela de Pintura y Artesanías. Asimismo, fungió como director de la Escuela Popular de Bellas Artes de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Fundó, junto con otros artistas, el Taller de la Gráfica Popular, que planteaba la renovación formal de la gráfica mexicana y la libertad de investigación en  1937.

Su trabajo trascendió en la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR) que luchaba en México contra la difusión de la ideología fascista.

Uno de los pioneros del Salón de la Plástica Mexicana al lado de otros 52 artistas visuales rozándose con la élite intelectual y artística.

Del artista michoacano se han escritos muchas anécdotas, entre ellas resalta que sus alumnos lo iban a visitar a su taller, ubicado en su casa de Camelinas No. 409, en la Ciudad de Morelia.

Los discípulos podían trabajar en la planta baja de ese inmueble, pero el piso superior estaba reservado para Zalce.

«Solo se puede crear en soledad –explicó en una entrevista-, porque entonces se trata de un dialogo entre uno y la tela o la placa. Es importante salir, platicar y convivir, porque así se intercambian ideas, pero a la hora de trabajar uno debe estar solo».

Su obra ha trascendido en diferentes materiales, desde dibujos a tinta y lápiz, pintura mural y de caballete, gráfica y tallado en madera, así como trabajo en metal, utilizando diferentes materiales. Técnicas de reproducción fotográfica, relieves en aluminio fundido, cerámica, entre otros.

Su obra se caracterizó por la lucha por la igualdad social, para profundizar en los derechos de los campesinos, obreros, maestros y los pueblos indígenas.

Así mismo, sus trabajos están relacionados a los paisajes, mujeres indígenas, mercados rurales y animales de la región.

Su labor trascendió a nivel nacional e internacional. Fue condecorado con las preseas Generalísimo Morelos en 1969y Vasco de Quiroga, recibida en Pátzcuaro en 1985.

Recibió el máximo galardón que otorga el Gobierno de México a los artistas y creadores, el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 2001.

Por su parte, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo le otorgó el doctorado Honoris Causa en ese mismo año.

Sus obras permanecen y fueron tituladas: “Los defensores de la integridad nacional”, y “Fray Alonso de la Vera Cruz” en el Museo Regional Michoacano.

Así como la “Importancia de Hidalgo en la Independencia” y “Gente y paisaje de Michoacán”, en el Palacio de Gobierno de la capital michoacana.

El Metropolitan Museum of Art de Estados Unidos, el Museo de Estocolmo en Suecia, el Museo de Varsovia en Polonia y el Museo Nacional de Sofía en Bulgaria, han sido algunos escenarios donde se han expuesto sus obras.

Falleció varios días después de celebrar su cumpleaños 95, por la tarde del 19 de enero de 2003, de una insuficiencia cardíaca, en su casa de Morelia, Michoacán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: