Blanca Estela Gorostieta Ortuño

Blanca Estela Gorostieta Ortuño

H. Zitácuaro, Mich. – Blanca Estela Gorostieta Ortuño nació en Zitácuaro, Michoacán, el 25 de octubre de 1973, madre de familia, esposa, de profesión psicóloga, ha llevado a cabo múltiples pláticas sobre la atención a la violencia.

Obtuvo la licenciatura en psicología educativa por el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación en la ciudad de Morelia.

Tiene la especialidad en Facilitación de Grupos con Sensibilización Gestalt, por el Instituto Humanista de Psicoterapia Gestalt, que tiene que ver con la formación de facilitadores del proceso de cambio personal y comunitario.

Ponente, creadora y facilitadora de diversos talleres sobre desarrollo personal, ética profesional, inteligencia emocional, relaciones humanas en el ámbito laboral, por citar algunos.

En uno de los más maravillosos caminos de vida y diversas ocupaciones, ha sido el papel de psicóloga, donde ha tenido el privilegio de escuchar, acompañar y estar con toda el alma para la sociedad.

Inició su camino profesional en el año 2000 en el DIF municipal de Zitácuaro, donde realizó su servicio social y en el lapso de un año fue contratada y posteriormente se convirtió en la segunda psicóloga.

Con el cambio de gobierno fue canalizada al CRI, posteriormente comprendió que la prioridad de los gobiernos son los compromisos de campaña, antes que la atención a la ciudadanía.

Su vida profesional tuvo un cambio, brindó atención psicológica en los municipios de Benito Juárez, Angangueo, Tuzantla, el Instituto de la Mujer Zitacuarense, así como en el Hospital General de Zitácuaro.

El pan de cada día era atender a mujeres maltratadas, algunas personas más narraron sus experiencias de intento de suicidio, momentos de dolor y sufrimiento, sin duda, pero para Blanca Estela siempre ofreciendo su tiempo y atención.

No ir más allá de los fundamentos y principios de la ciencia, respetar el proceso, el ritmo del camino que la persona decida y elija, quedarse un poco más, quedarse de por vida, o arriesgarse a salir.

Por ello surgió en ella la idea o necesidad de brindar un regalo de acompañamiento, plenamente convencida que uno de los más preciados regalos que podemos entregar, es dar y recibir un libro.

El sufrimiento y el dolor se cargan en la mochila de la soledad, ha sido una de las frases que lleva en mente. De ahí emanó su gran deseo para la realización de su libro, titulado “Espejo del Alma”. Mismo que tardó un poco, debido que tuvo un camino largo por recorrer para luego convertirse en realidad.

Tocar decenas de puertas, hasta que apareció la luz, en medio de un camino de negativas e indiferencias por los servidores públicos, y aún está a la espera de una llamada de la presidencia, a la que se acercó emocionada, porque Zitácuaro ya contaría con Secretaría de la Mujer.

En su caminar conoció a personajes de gran estima, como la licenciada Claudia Esmeralda García Pérez, escritora y mujer zitacuarense galardonada en tiempos recientes, quien le ayudó en la edición de su libro.

De igual manera al doctor Francisco Álvarez Díaz, quien se encargó de escribir el Prólogo, un breve texto preliminar, mismo que sirve de introducción a la lectura de “Espejo del Alma”.

La edición de esta publicación representa para Blanca Estela una herramienta valiosa, significativa, de esperanza, que lleva primeramente al camino del despertar o darse cuenta, para posteriormente decidir y tomar una acción.

Su principal objetivo es tocar el alma y el corazón de todas las personas que necesitan ayuda emocional, no únicamente para las mujeres violentadas, sino a quienes viven situaciones de esta índole de manera cotidiana.

“Aquí queda este Espejo para que cada alma busque su cuerpo y en esa integración recupere la Alegría de Vivir a pesar de todo y hasta de todos”, escribió Francisco Álvarez Díaz en la introducción de la publicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *