Doña Gaby, una auténtica cocinera tradicional

Zitácuaro, Mich.- Gabriela Rivera Soto, es una mujer emprendedora, ama de casa; que, luego de prestar sus servicios como educadora de preescolar, pasó a hacerse cargo del negocio de su madre y se incorporó una agrupación llamada Cocineras Tradicionales del estado de Michoacán. Ha viajado a varias partes de la república y a finales de octubre del año pasado estuvo en la ciudad de Turín, Italia, donde preparó y ofreció su platillo fuerte: el mole verde y mole rojo, acompañado de unas exquisitas corundas y un atole de leche. Al final la experiencia fue única e inolvidable para doña Gaby, quien hoy en día es una digna representante de la gastronomía michoacana.

Ella es originaria de Zitácuaro y por tradición es cocinera, es la tercera generación de cocineras tradicionales; primero lo fue su abuela, luego su madre y ahora ella se hace cargo de su propia cocina. Doña Gaby es una mujer que ha viajado a varias partes de la república mexicana para representar a las Cocineras Tradicionales, además estuvo en Turín, Italia, para preparar su tradicional mole verde y unas deliciosas corundas.

Doña Gaby, al igual que otras cocineras, han sido las pioneras para darle el valor real a la cocina tradicional a través de estos encuentros, que han servido para que los platillos ingresen en los menús de los restaurantes de alta cocina, no solo en el estado y en el interior de la república mexicana, sino también en el extranjero.

Rivera Soto estudió la licenciatura en educación prescolar. “Nosotras veníamos temprano a ayudarle a mi mamá, por la tarde acudíamos a la escuela, en Zitácuaro hubo una Normal llamada Rosario Castellanos, en esa Normal fue donde mi hermana y yo tuvimos la oportunidad de estudiar y ya ahí continuamos, nos hicimos educadoras y después de eso cada quien escogió su camino”.

28 AÑOS DE SERVICIO COMO EDUCADORA, HOY SE ENCUENTRA JUBILADA

“A mi hermana le tocó la zona de Tierra Caliente y a mi me tocó hacia Jalisco, en un pueblito llamado Tecomatán, situado en el municipio de Pajacuarán, ahí trabajé un año, luego me fui para Ocampo, en El Rosario cinco años, después me vine a Zitácuaro y trabajé en Carpinteros, de ahí me pasaron a La Palma de Cedano, trabajé algunos años, después me vine al jardín de niños de la Eva Sámano, donde duré 13 años trabajando y ahí me jubilé, tengo cuatro años jubilada. Luego de fallecer mi mamá tuvimos que agarrar las riendas del negocio de “Fonda Doña Caro”, señala Doña Gaby.

DOÑA GABY LE PONE MUCHO AMOR A SU TRABAJO

“Yo amo lo que hago, le puedo decir que antes amaba mi trabajo, amo a los niños… que le puedo decir… a mi me gustan demasiado los niños, los niños son la masa de la veladora con la que nosotros trabajamos, ahorita lo que hago lo amo profundamente”.

EN NUESTROS TIEMPOS NOS PROHIBIERON HABLAR MAZAHUA

“Yo cuando voy a los eventos me visto de mazahua, de otomí, algunas de las personas que vienen aquí, por ejemplo de Crescencio Morales, de Francisco Serrato, donde todavía usan los trajes tradicionales, me han dicho que soy una mazahua otomí pirata; pero yo tengo documentos donde dicen que mi abuelo era mazahua, desafortunadamente del tiempo del que proviene uno era cuando los papás les prohíben a los hijos aprendieran a hablar mazahua, porque los menospreciaban. Mi abuelo es mazahua, creo que la gran mayoría que vivimos en la región oriente nuestras raíces están ahí”.

ELLA PREPARA UN MOLE PARA CHUPARSE LOS DEDOS

“El mole rojo y el mole verde lo preparo de la misma manera y este es el que me representa en todos los lugares a los que voy, sobre todo el mole verde. Sí le puedo decir que dentro del mercado (“Melchor Ocampo”) la primera persona que empezó a vender el tradicional mole verde con espinazo de puerco fue mi mamá y mi abuelita y nosotros tenemos las cantidades exactas para preparar este platillo”.

EL PAN DE ZITÁCUARO ES EXQUISITO Y LA COMIDA NI SE DIGA

“El pan de Zitácuaro es extraordinario, en comparación de otros lugares, la comida ni se diga, el sazón que tiene la gente del oriente de Michoacán es un sazón tradicional, porque sabe a comida tradicional, sabe a comida de antaño y las comidas que comemos de otros lados no tienen el mismo sabor”, señala la experta.

EL MOLE Y LAS CORUNDAS LLEGARON A ITALIA

Acerca de su experiencia en Italia, señala que viajó a una ciudad donde preparó algunos alimentos tradicionales mexicanos para los estudiantes de una prestigiosa Universidad dedicada a las ciencias de la gastronomía, quienes provienen de varias partes del mundo, mismos alumnos que se dedican también a la elaboración de alimentos y que posteriormente lo ofrecen al público; es decir, conviven con la gente. “Tuvimos una bienvenida muy bonita en esa Universidad, platicamos con la persona que es el que fundó esta corriente de Madre Terra, convivimos con muchas personas, pero sobre todo con los estudiantes”, señaló.

Los platillos que prepara diariamente en el mercado doña Gaby son variados y algunos de ellos son muy ricos, como la carne de puerco y bisteck en salsa roja; el mole verde con espinazo, que es el platillo de la casa; mole rojo con pollo, caldo de res con verduras. Ahorita, en temporada de cuaresma, se preparan platillos diferentes, como el revoltijo, nopales con tortas de camarón, chiles rellenos, tortas de papa y brócoli, coliflor, caldo de pescado, filete de pescado, milanesa de pescado, todos estos platillos se hacen día tras día y con mucho esmero.

HA ASISTIDO A DIVERSOS EVENTOS

Gabriela Rivera ha asistido a diferentes presentaciones; por ejemplo, en Morelia se ha realizado el evento de “Cocineras Tradicionales”, donde se han traído algunos reconocimientos por el platillo fuerte de la casa, que es el mole verde y mole rojo. También ha estado en el Encuentro de Gastronomía Mexicana en el puerto de Acapulco, Guerrero, un evento de renombre internacional, al cual asistieron de varios países del mundo. Ha tenido también la oportunidad de estar en el Tercer Foro Mundial de Comida Tradicional Mexicana, efectuado en la Ciudad de México; por otro lado también ha dado algunas pláticas, una de ellas ha sido en la Universidad de Ixtlahuaca con alumnos de gastronomía. Hace cuatro años también participó en el evento que se efectuó en Zitácuaro, en el de “Terra Madre”, mismo que se verificó en octubre pasado en la ciudad de Turín, Italia.

MIS MAYORES LOGROS LOS HE TENIDO DENTRO DE LA GASTRONOMÍA

“Me siento muy orgullosa de todo lo que he logrado, yo tuve muchos beneficios siendo educadora, pero los mayores logros los he tenido dentro de la comida”.

MADRE DE FAMILIA CON TRES HIJOS

Doña Gaby tiene tres hijos, la mayor es Daniela de 25 años, quien estudió la licenciatura en gastronomía, Luis Fernando, quien cursa sus estudios de ingeniería en el Tecnológico de Zitácuaro y la más chica, Diana Laura, de 17 años, quien cursa su preparatoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *