Eduardo del Río

Eduardo del Río


H. Zitácuaro, Mich. – Eduardo Humberto del Río García, es considerado un referente cultural en México. Fue caricaturista, historietista, activista político de izquierda, que hizo sus apariciones bajo el pseudónimo de Ríus.
Eduardo del Río nació el 20 de junio de 1934 en Zamora, Michoacán, quedó en la orfandad de padre a los casi seis meses de edad. De tal manera que su mamá, viuda y con dos pequeños más, se fue a la ciudad de México a buscar nuevos horizontes.
Formado en escuelas católicas, terminó sus estudios de secundaria en el Seminario de los Salesianos. Nunca estudió en una escuela pública y ahí concluyó su formación académica.
Los primeros años fue seminarista, sin embargo, la Iglesia Católica lo excomulgó por el contenido de algunas de sus obras.
Sus primeras publicaciones datan de 1955 para la revista “Ja-Ja”. Ríus participó en revistas y periódicos importantes de nuestro país, como La Jornada, La Prensa, Diario de la Tarde, Cine Mundial, Ovaciones, El Universal, Política, Sucesos, Siempre, Proceso, Excélsior, Novedades y La Nación.
Fundador de las revistas de humor: La Gallina, Marca Diablo, La Garrapata, El Chahuistle y El Chamuco. Una de sus más reconocidas historietas son Los Supermachos, de la editorial Meridiano, cuyo primer número se publicó en 1965 y alcanzó un tiraje semanal de hasta los 250 mil ejemplares.
Ríus fue autor de más de una centena de obras, todas ellas ilustradas y escritas a mano, utilizando tópicos de política, vegetarianismo y religión, sus historietas se caracterizaron por numerosas críticas al gobierno mexicano.
En la época de los setentas fue condecorado con un trofeo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en 1987 se le otorgó el Premio Nacional de Periodismo de México en caricatura, al igual que en el 2010.
En el 2004 recibió La Catrina en el marco del Encuentro Internacional de Caricatura e Historieta, celebrado en la Feria Internacional del Libro Fil de Guadalajara. Mientras que en 2016 se le otorgó el Primer Reconocimiento Gabriel Vargas por su trayectoria como caricaturista político.
Su larga trayectoria como humorista, seis décadas, lo convirtieron en el creador de un género, dejando huella en la historia del periodismo mexicano.
“Como diría Einstein, todo es relativo, a algunos les puede parecer interesante mi vida”, expresó el autor en una entrevista cuando cumplió 80 años de vida y publicó su libro Memorias desmemoriadas.
Creador de personajes, que luego se convirtieron en emblemáticos, como Nopaltzin, Chon Prieto, Don Perpetuo del Rosal, Don Lucas Estornino y uno de los favoritos de la gente, Juan Calzonzin, un humilde y pobre indígena, pero con una verdadera eminencia en lo que se refiere a cultura e historia.
Su nombre representa una parodia de “cazonci” o “caltzontzin”, ya que así los purépechas llamaban a sus gobernantes, de esta forma Ríus utilizó la derivación como una eficaz sátira.
En 1974 llegó a la pantalla grande Calzonzin Inspector, dirigida por Alfonso Arau, se proyectó el filme en diversos países de América Latina y el Caribe, como Venezuela, Jamaica y Cuba. En México alcanzó dos premios Ariel a mejor fotografía y mejor escenografía.
Formador de conciencias y referente cultural, con humor e ironía supo abordar los más diversos temas, el historietista y caricaturista mexicano.
Eduardo del Río tuvo diferentes facetas, entre ellas vendedor de jabón, burócrata, embotellador, office-boy, seminarista, encuadernador, cajista, profesor sin título y enterrador en una prestigiada funeraria.
Compaginó temas desde el humor y la caricatura a partir de un lenguaje sencillo, autor de más de 100 libros, alcanzó un estilo irreverente e incisivo.
Entre sus innumerables obras resaltan, «La panza es primero» (1972), «ABChé» (1978), «Filosofía para principiantes» (1985), «Publicidad, televisión y otras porquerías» (1989), «El supermercado de las sectas» (1999), «Votas y te vas» (2006), entre otras.
El 7 de diciembre de 2016 el gobierno de la Ciudad de México y el Museo Estanquillo Colecciones Carlos Monsiváis entregaron el Primer Reconocimiento de Caricatura “Gabriel Vargas” al caricaturista Eduardo del Río.
La escritora y periodista Elena Poniatowska se refirió al historietista “como el más entrañable de los caricaturistas y agregó que su vasta obra no solo es la educación política de los mexicanos, sino su educación sentimental”.
Al respecto, Juan Villoro consideró que ya era necesario un premio para la caricatura, pues «todos crecimos leyendo historietas, adiestrándonos en los monos, que ha sido la escuela informal de muchos de nosotros».
El cartonista expresó que los homenajes deben ser “cuando se muere uno y aquí se están adelantando un poco. No se está acostumbrado a que hablen bien de uno, pero se siente bonito, lisito”, expuso al tiempo de declarar ser alérgico a los homenajes.
Rafael Barajas, «El Fisgón», reconoció haberse enganchado con Ríus, desde que leyó «Los supermachos», obra a la que calificó como «una extraordinaria metáfora de lo que era México».
«No solamente Ríus fue uno de los introductores de la lectura de varias generaciones de mexicanos, sino quien politizó a varias generaciones», destacó.
Con sus historietas «varias generaciones nos metimos a hacer política y a preocuparse por el destino de la nación, incluso, nos adentramos a muchas cosas. Ríus es uno de los grandes creadores de la cultura popular del país», subrayó “El Fisgón”, caricaturista del periódico La Jornada.
El gran caricaturista michoacano falleció a la edad de 83 años, el 8 de agosto de 2017 en Tepoztlán, estado de Morelos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *