Guadalupe Coria Ruiz


Por: Gabriel Gómez Rodríguez
H. Zitácuaro, Mich. Andrea Guadalupe Coria Ruiz es maestra egresada de la Universidad
Pedagógica Nacional, ha impartido clases, de manera ininterrumpida en su escuela, El Trenecito
del Saber, para ayudar a niños y niños en el tema de la lectura y escritura.
Es licenciada en intervención educativa, ha tenido diversas experiencias tanto en su institución,
ubicada en la colonia Miguel Hidalgo como en la escuela primaria Miguel Hidalgo, ubicada en el
Estado de México, lugar en el impartió clases a un grupo de quinto año por espacio de un ciclo
escolar.
Se prepara constantemente tomando cursos de actualización, como talleres y diplomados con el
objetivo de impartir de manera eficiente sus conocimientos.
Antes de lograr su titulación en la UPN, ya tenía en mente realizar su propio proyecto, algo que
ella anhelaba, con el fin de ayudar a los pequeños con problemas de aprendizaje o lenguaje.
Actualmente cuenta con un espacio, mismo que tiene 2 años y 5 meses ayudando a la niñez
zitacuarense en su educación.
Su institución no ha cerrado, desde que inició la pandemia por Covid 19, debido a que se tomaron
todas las medidas necesarias y evitar algún contagio. Al mismo tiempo se trabajaron con pocos
infantes.
Incluso tuvo un poco más de carga de trabajo, en el tiempo en que se pausaron las clases y que se
tuvieron que hacer a distancia y por medios digitales.
En tiempos de emergencia sanitaria los papás buscaron siempre el apoyo de clases presenciales
para reforzar los conocimientos de sus hijos, o en su caso veían a sus hijos con algún retraso
educativo.
Consideró Coria Ruiz que debido a la emergencia sanitaria, hubo una pausa en el aprendizaje y a la
vez un retroceso, ya que se reflejó en los alumnos y alumnas.
Ya que no es lo mismo estar en un aula escolar, de manera física, que estar frente a un celular o
una computadora.
Resaltó que en la actualidad quienes presentan más problemas de aprendizaje, son quienes cursan
el tercer grado de primaria, algunos de ellos que no saben leer ni escribir.
Y es sorprendente, por el grado de estudios que tienen y que no recibieron el aprendizaje, por los
motivos expuestos.

Más que buscar la figura de una maestra frente a sus alumnos, Andrea Guadalupe les otorga la
confianza a los padres de familia, así como a sus hijos.
Esto, para que la consideren como amiga, por ello se muestra solidaria con su trabajo y generar
ese vínculo de amistad.
Cabe mencionar que hace algún tiempo laboró en la comunidad del Boncho, perteneciente al
municipio de Villa de Allende, en el Estado de México, atendiendo a un grupo de quinto grado
primaria.
Por lo cual tenía que dar clases de manera presencial, un día por semana, llevando material
educativo y explicando los trabajos a realizar, así como despejar dudas.
Debido a que en esa localidad no había tecnología, era necesaria la asistencia de la educadora.
Terminando el ciclo escolar los alumnos de quinto grado, sin ningún inconveniente.
Consideró que el nivel de preparación y académico en el Estado de México es mucho más
avanzado que en Michoacán, debido a la actualización que se les da a los docentes y que se refleja
en el aprendizaje de los alumnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *