Jesús Vanegas Luna

H. Zitácuaro, Mich. – El ciclismo zitacuarense se encuentra de luto, tras anunciar la partida física de
don Chucho Vanegas, un ciclista que marcó época en dicha especialidad, aunque no llegó a ser
profesional, debido a la carencia de recursos. Sí, con mucha tenacidad y esfuerzo, tuvo el talento
para llegar a ser un referente de su época.
El día 25 de enero de 2022 dejó de existir el señor Jesús Vanegas Luna, pero a su paso por tierras
michoacanas, principalmente en Zitácuaro, se pudieron constatar sus logros, quien, tras pasar por
algún tiempo en la agricultura y el ganado, decidió comprar una bicicleta, misma que le cambiaría
la vida.
Dentro de los relatos que compartió con “El Despertar”, destaca que se encontraba viviendo en el
municipio de Senguio, cuidando el ganado. Al paso del tiempo decidió cambiar de residencia, para
venirse a Zitácuaro. Gracias a que sus padres adquirieron una vivienda en esta localidad.
Parte de su niñez y juventud fue compartiendo con animales del campo, cuidando vacas, borregas,
trabajando la yunta, sembrando maíz.
Nunca asistió a la escuela, ya que sus padres no tuvieron los recursos económicos para inscribirlo y
fueron ellos quienes le enseñaron las primeras letras y números. Al igual que su hermano mayor,
también le ayudó en su formación básica.
Cuando llegó a Zitácuaro aprendió varios oficios, desde albañil, chofer, hasta empleado de una
empresa dedicada a la construcción de caminos. Gracias a este último oficio pudo recorrer algunas
partes de la república mexicana.
Cumpliendo cierta edad llegó su retiro y decidió instalar su propio taller de bicicletas en su
domicilio, ubicado en la calle Benedicto López norte 87.
Al llegar a esta ciudad, tenía alrededor de 20 años, no sabía andar en bicicleta, salió la oportunidad
de comprarse una y se enseñó, sin problema alguno. Su primera bicicleta fue una de turismo,
luego se compró una de carreras o de cambios.
Surgió su primera carrera, fue invitado y ganó. La justa ciclista se llevó a cabo en la ruta de
Zitácuaro a Turundeo, en Tuxpan, ida y vuelta.
Participó de manera exitosa en otros eventos deportivos, donde también logró llevarse el triunfo.
Otra carrera a celebrarse fue en Lengua de Vaca y una más en Jungapeo.
Al ver que Jesús Vanegas ganaba continuamente las carreras de Zitácuaro, ya no le permitieron
competir. Entonces se fue a Morelia, para participar en unos selectivos para ir a una vuelta a
México. Ya lo consideraban un corredor profesional, sin serlo aún.

Como no lo dejaban correr aquí, ni en Ciudad Hidalgo y Morelia, se dedicó a trabajar y se olvidó de
la bicicleta. Se fue por un tiempo a Veracruz.
El amor al deporte lo hizo regresar nuevamente a las competencias, decidió ponerse a entrenar
para participar en la “Vuelta de la Juventud”, entrenó como pudo y a su manera, durante un lapso
de tres meses.
Llegó a correr 10 etapas y en la última ya no pudo seguir. Recuerda Jesús Vanegas que cuando se
trató de competir con los verdaderos profesionales, no pudo estar a su nivel. Sin embargo, ganó
otras competencias, una en Acámbaro, Guanajuato, y otra más en Tuzantla.
En los últimos años hacia sus propias salidas, pero ya sin competir. Por ejemplo, se iba a Tuzantla,
ida y vuelta, sin tomar el camión.
El 25 de enero partió físicamente Don Jesús Vanegas, a la edad de 81 años. Dejando un legado
para las nuevas generaciones. Caracterizándose siempre por su sencillez, buen trato, pundonor y
sobre todo, hombre de buen corazón. Adiós a don Chucho Vanegas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: