José Guzmán Cruz

Zitácuaro, Mich., a 29 de mayo del 2017.- Reza el dicho que “para mujeres y pan, Zitácuaro, Michoacán” y para muestra un botón, nos referimos a la panadería “Guzmán”, donde han pasado varias generaciones, entre abuelos, padres e hijos que siguen preservando el gusto por hacerlo a la manera tradicional y en un horno todavía de leña.

Ahí se encuentra el señor José Guzmán Cruz, quien a los 8 años ya formaba parte del equipo de trabajo de su padre Alfredo Guzmán. En la actualidad se ha convertido una tradición visitar el amasijo, que se localiza en la calle Abasolo norte de esta ciudad, para comprar pan y ver su elaboración.

Ahí la familia participa y se coordina las tareas para elaborar el pan de nata, huevo, rayadas, semitas, conchas y espejos, entre otras variedades que posteriormente se venden en el mercado principal de la ciudad.

La familia Guzmán Cruz, conformada por padres, hermanos y hasta nietos, realizan largas jornadas de trabajo; por ejemplo, el señor José Guzmán comienza a trabajar desde las 4 de la mañana, pero cuando hay más trabajo, incluso llega desde la una. La familia a lo largo del tiempo ha aprendido a elaborar el pan, desde su preparación hasta su cocimiento.

Aunque es una panadería sencilla y humilde, la familia se siente satisfecha de que sus productos han viajado a países como Canadá, Estados Unidos, al interior de la república mexicana e incluso hasta España.

Sobre el gusto por su profesión, José Guzmán, quien hoy tiene 59 años, respondió que trabaja “de corazón, es del que me visto, me ha dado. No me quejo, mi trabajo es muy bonito, muy socorrido. Yo les digo a mis hijos y a mis sobrinos ¡quieran su trabajo!, no lo desechen, aquí hay futuro, hay que aprovecharlo”, subrayó.

María Teresa de Jesús Guzmán, labora también en la panadería, ella es hermana de José y es parte importante de la labor que se realiza diariamente. Ella se encarga de despachar y contar el pan. Tenía 7 años cuando ya estaba en el amasijo ayudando a sus padres.

Irma Guzmán, también integrante de la familia, indicó que desde muy temprano ya en algunos locales del interior del mercado “Melchor Ocampo” se distribuye el pan, con la “Chinita”, Toña y Evita, ella también es madre de familia y ahora le ha tocado enseñar a sus hijos en el amasijo, que fundó el señor Alfredo Guzmán, en el año de 1952.

Añadió Irma que, aunque con desveladas, pero al final la familia siente la satisfacción de que se hacen hasta filas para despachar a la gente su sabroso pan.

Por su parte el señor José Guzmán Cruz tuvo muchas limitaciones para poder realizar su formación académica, pero no se rindió y fue hasta los 25 años cuando terminó su primaria y después tomó un curso para terminar su preparatoria.

Realizó su servicio militar en la benemérita Cruz Roja Mexicana, delegación Zitácuaro, posteriormente hizo méritos suficientes para ser nombrado comandante de esta institución y estuvo coordinado con varios presidentes de la institución, como Raúl Montes, Rubén Rosales, Sergio Peña y los hermanos Bernal Gómez.

Sobre su experiencia en la Cruz Roja relató que fue como su segunda casa, su afán de servicio a la comunidad se reflejó cuando realizaba traslados de lesionados e incluso ayudaba hasta en la labor de partos, ya fuera dentro de la ambulancia o en la misma calle.

Cuando se registró el sismo del 85 en la Ciudad de México, José Guzmán Cruz y sus compañeros de la Cruz Roja fueron llamados para participar en las maniobras de rescate, les tocó vivir la tragedia en carne propia y cuando regresaron a esta ciudad fueron ovacionados con aplausos por su loable labor.

José practicó varios deportes, entre ellos beisbol, ciclismo, lucha libre y físico culturismo; luego tuvo un accidente y se le derramó el liquido interno de una rodilla, lo cual lo dejó con una discapacidad física.

A pesar de ello disfruta de su trabajo y lo hace con mucho gusto, elabora artesanalmente los bolillos, teleras, gendarmes, besos, conchas, ojaldras, novias, cuernos y como dice la canción “el panadero con el pan, el panadero con el pan, tempranito va y lo saca, calientito en su canasta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: