José Luis Velázquez Posadas

José Luis Velázquez Posadas
H. Zitácuaro, Mich. – José Luis Velázquez Posadas, es quizás un personaje anónimo, sin una trayectoria académica sobresaliente, pero a la vez una persona de bien, dedicado a su trabajo de comerciante, que le ha servido para forjarse en el ámbito laboral. Es originario y vecino de la ciudad de Zitácuaro, lleva como vendedor de frutas prácticamente toda su vida.
Aunque en un principio se empleó en el oficio de fabricación de calzado, fue en el comercio informal donde ha tenido gratas experiencias, que le han dejado un cúmulo de vivencias, buenas y malas, pero han sido más las positivas.
Al principio veía como su padre, Juan Velázquez Sánchez, viajaba de manera constante hacia el mercado de la Merced, ubicado en la Ciudad de México. A donde acudía para comprar frutas de temporada, era acompañado por uno de sus hijos, también de nombre Juan Velázquez Posadas.
Su objetivo era conseguir buenos precios y mejor calidad. Fue entonces cuando José Luis decidió poner su propio local, al principio se estableció en el interior del mercado Melchor Ocampo.
Su estancia fue únicamente por 5 años, aproximadamente. Hubo un tiempo que las ventas no eran buenas, por lo que buscó un lugar en las calles de la ciudad.
Fue así que consiguió un espacio en la calle doctor Emilio García sur, frente a conocida tienda comercial. Ahí José Luis Velázquez Posadas permaneció por al menos 20 años.
“Yo estoy enamorado de mi trabajo, porque amanece uno sin un centavo, y al ratito, gracias a Dios, ya tenemos siquiera para el desayuno”.
“Ya tenemos unos centavos más al rato, la verdad sí es muy noble mi oficio y sí me gusta mucho”. Desafortunadamente tuvo un problema en la rodilla, por el desgaste de cartílago y debió operarse, por lo que se ha visto imposibilitado para trabajar sobre la calle de doctor Emilio García, esquina con Santos Degollado.
Desde hace algunos meses vende sus productos en su domicilio, el cual se encuentra ubicado en la calle José Ma. Coss y Nicolás Bravo, a un costado del kínder Valle de Quencio.
Además de fruta, también vende pan blanco por las mañanas y de dulce por las tardes, ofreciendo a sus clientes siempre su amabilidad, caracterizándose por ser sociable y don de gente.
Le llena de alegría que mucha gente lo salude, todavía le preguntan el por qué no ha regresado a trabajar en su puesto de frutas que tenía frente a Super Kompras. Le agrada ser sociable, además que lo traten con respeto.
Recientemente uno de sus hermanos falleció debido a la pandemia, lo que le dejó dolor y tristeza, la separación de un ser querido, a la familia Velázquez Posadas.
Ante tal suceso, José Luis expuso que la reflexión es que debe de ser la gente más sensible y más humana, ser mejores personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *