Karla Orellana  

H. Zitácuaro, Mich. – Karla Orellana, es originaria y vecina de Zitácuaro, cantante de música ranchera. Ha tenido la valentía de pararse en un escenario con miles de espectadores, se siente orgullosa de sus raíces, mismas que lleva en el alma y el corazón.

Considera que no tiene palabras para agradecer a la gente por su recibimiento y aplausos en sus presentaciones artísticas. Además, cuenta con el talento y las ganas de salir adelante, por ello no renuncia a sus sueños.

Es una mujer aguerrida, valiente, fuerte, humilde, decidida, alegre, noble, con mucho amor por ser zitacuarense y michoacana. Actualmente tiene una escuela de equitación, por cierto, cuenta con algunos alumnos, a quienes enseña a montar. Lo que significa que combina sus facetas, la música y los caballos.

Justamente le gusta cantar música mexicana y le apasiona el contacto con los corceles. Actualmente tiene 24 años, realizó sus estudios académicos en esta ciudad, desde preescolar hasta la universidad. Es nutrióloga de profesión y cantante de corazón. 

Le apasiona la actuación y forma parte de la compañía de teatro en esta localidad. Es integrante del coro en la Casa de la Cultura, dirigida por el profesor Cuauhtémoc Pichardo.

En entrevista con El Despertar, resaltó que desde que era niña de kínder siempre tuvo el gusto por cantar, pero también actuar y bailar. Había algunos amigos con los que se reunía, se ponían a tocar guitarra, luego Karla comenzaba a cantar con ellos, de manera espontánea, en un ambiente natural, sin cámaras o micrófonos.

Le expresaban sus amistades que se metiera a cantar en alguna rondalla y que se adentrara al mundo musical, lo que significó un estímulo para ella. Descubrió que a la gente le gustaba su canto.

Fue en la secundaria cuando algunos compañeros músicos llevaban sus guitarras a la escuela y se improvisaban momentos musicales, lo que representó para Karla una motivación extra seguir en el canto.

En alguna ocasión se inscribió en un concurso de canto, precisamente en Zitácuaro, ella tenía alrededor de 14 o 15 años, y esto también fue un llamado para continuar en ese camino.

De sus experiencias de participar con miles de asistentes en eventos musicales, reconoció sentir nervios, pero a la vez disfruta cada experiencia. Hay emociones que la hacen sentir feliz, al grado de llorar y reír en un escenario.

Karla Orellana nació en Zitácuaro el 6 de marzo de 1998, es originaria de esta población y vecina de Coatepec de Morelos, pueblo casi mágico. Por cierto, considera que ese lugar es privilegiado en naturaleza, flora y fauna.

En un futuro no muy lejano anhela realizar presentaciones artísticas en muchos lugares al interior del país y luego, si existe la oportunidad, llevar la música mexicana a otros países.

En tiempos recientes realizó un homenaje a Selena, a la cual considera una mujer que luchó por sus sueños, mujer que creyó en ella, apoyada por su familia. Artista humilde que siempre mantuvo los pies sobre la tierra, con calidad humana, impulsada por su público, mujer también guapachosa y buena para bailar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: