Laurencio Ruiz Aguirre

H. Zitácuaro, Mich.- El profesor Laurencio Ruiz Aguirre ingresó a la escuela primaria estatal urbana “Francisco I. Madero”, institución en la que comenzó su destacada trayectoria deportiva.

Durante la década de los treintas, Ruiz Aguirre acostumbraba los viernes por las tardes, al igual que los profesores de la institución a jugar a la Escuela de Manga de Clavo, en la cual se practicaba futbol y basquetbol y otras actividades deportivas.

En el año 1935 se inclinó por la práctica del beisbol y fue parte de la conformación de un equipo. Un año después asistió a los entrenamientos del equipo Modelo.

Conjunto de futbol soccer, caracterizado por sus altas aspiraciones deportivas y de mucha disciplina.

Cuando corría el año de 1937 vivió una importante experiencia que significaría mucho en su trayectoria deportista.

El capitán de la escuadra deportiva Modelo le indicó a Ruiz Aguirre que estuviera preparado, ya que ese día se jugaría un partido importante. 

El encuentro fue con el equipo Ferrocarriles Nacionales de México, en punto de las 4 de la tarde.

Recibió el consejo de que se llevara el uniforme por si había alguna oportunidad de jugar. Eran las tres de la tarde cuando el profesor Laurencio llegó al campo de juego, lo único que pasaba por su mente era si iba a jugar.

Al mismo tiempo le inundaban sentimientos de temor, quizás de no cubrir las expectativas.

A las 4 de la tarde, inicia el encuentro. A los veinte minutos el jugador José Martínez “La Charra”, gran futbolista, recibió un fuerte golpe, lo cual no le permitió seguir jugando.

Entonces se acerca el entrenador deportivo y le da instrucciones para entrar al terreno de juego. Por sus palabras expresadas, manifestó que en ese momento sentía que se le venía encima el cielo, los nervios lo traicionaban.Ya que “La Charra” le había dejado una gran responsabilidad porque era considerado un maestro del futbol.

Faltando diez minutos para finalizar el partido anotó el gol de la victoria. El dato curioso es que al hacer la anotación se golpeó la cabeza y perdió el conocimiento. Fue al día siguiente cuando supo de su hazaña.

El profesor Laurencio Ruiz guardó gratos recuerdos de su equipo, el Deportivo Modelo, ya que a lo largo de 13 añosdisfrutó de momentos de gloria.

También tuvo la fortuna de jugar contra otros equipos de nivel profesional, como es el caso de Germania, equipo que fuera de primera división y a su portero, que fue seleccionado nacional le hizo dos anotaciones.

Gracias a su talento y crecimiento como futbolista, fue invitado a jugar en el Club España, sin embargo por cuestiones económicas no acepto, lo mismo que con el Deportivo Valladolid de Morelia.

Como jugador del Deportivo Modelo fue parte de la selección de Zitácuaro y llegó a participar en 10 ocasiones en torneos estatales, obteniendo cuatro sub campeonatos.

Una vez desaparecido el Deportivo Modelo en 1951, ingresó al club Oro de Zitácuaro, posteriormente fue parte del equipo Caminos perteneciente a la Secretaría de Obras Públicas.

Al ingresar como estudiante a la Secundaria Nicolás Romero en 1939, practicó el basquetbol y logró triunfos importantes tanto a nivel municipal como estatal.

En 1949 se incorporó al magisterio y participó activamente en el equipo de volibol de profesores de la zona escolar 015.

El 19 de mayo de 1950 recibió un reconocimiento especial de parte del director general de educación física de la república mexicana.

Para ese tiempo sus conocimientos y experiencias los trasmitió y ayudó a la organización de equipos de diferentes deportes entre niños y jóvenes.

En 1967 ingresó a la secundaria Nicolás Romero como catedrático, impartiendo clases de inglés. De igual manera fue maestro de educación física en la preparatoria Melchor Ocampo de esta ciudad.

Laurencio Ruiz en su trayectoria como deportista conoció a grandes jugadores de primera división entre ellos Isidro Langara, Citaurrón, “El Chato” Irragoni y “El Gitano” López, todos ellos del Club España.

También compartió experiencias deportivas con Horacio Cazarín del equipo Asturias. Raúl Álvarez de Marte. A los hermanos Barrasa del Deportivo Toluca así como “El Negro” Wedell del mismo club. A los hermanos Calderón del Guadalajara y a Moncibaez del equipo Germánico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: