Lucila Velázquez Segundo

H. Zitácuaro, Mich. – Había en Zitácuaro, y hasta la fecha, gran fama por las torterías de esta población. Llegó a crecer tanta su popularidad, no sólo en territorio mexicano, sino más allá de nuestras fronteras (Estados Unidos), como es el caso de la “Tortería Lauris”, que tiene más de 40 años ofreciendo su gastronomía popular.

Una de las pioneras de estas tortas es la señora Lucila Velázquez Segundo, quien se desempeñaba como empleada en un conocido hotel y restaurant de la avenida Revolución, “Tres Estrellas”, hace ya varias décadas, cuando esta vialidad aglomeraba a las diferentes líneas de autobuses.

Velázquez Segundo, además de atender su trabajo como preparadora de alimentos, al mismo tiempo tenía el oficio de mesera, quien destinó parte de su sueldo para abrir una pequeña tortería, que llevó por nombre “Lauris”.

Este nombre corresponde a una sus hermanas, con quien se asoció para echar a andar esa tortería, que tiempo después alcanzaría una gran cartera de clientes, incluso vender mil tortas en una sola jornada.

El establecimiento se fundó precisamente frente de lo que fuera el Cine México, pero en un principio no tenía muchos consumidores.

Al paso del tiempo el cine tuvo su época de apogeo, muchas familias iban a ver las películas de su preferencia; tanto niños, jóvenes y adultos iban a comprar dulces, semillas, refrescos y agua, así como sus tortas.

Fue en ese tiempo cuando la “Tortería Lauris” tuvo su época de abundancia, dando siempre precios accesibles a la población. Como prueba de lo anterior, es que las tortas se podían comprar en cincuenta centavos.

Enfrente del desaparecido cine México había dos torterías, pero la que sobrevivió y sigue hasta la fecha, es la de la señora Lucila Velázquez.

En la actualidad hay adultos que recuerdan que cuando iban al centro de Zitácuaro pasaban por la calle Morelos, lugar donde se encontraba la famosa tortería y luego compraban alrededor de 10 a 15 tortas, un sólo cliente o una familia.

Aunque los cines de la ciudad tuvieron un declive de asistencia con la aparición de las video caseteras y luego vino su desaparición, el negocio de “Lauris” continuó ofertando sus antojos sobre la calle de Lerdo de Tejada y conservando su clientela.

En la actualidad el negocio tiene varios años vendiendo sus tortas sobre la calle de Crescencio Morales, a un costado del mercado nuevo o también llamado Benito Juárez.

El negocio se ubica cerca de los taxis de Tuzantla, hay clientes que se trasladan de la región de la Tierra Caliente, como Huetamo, Altamirano, Benito Juárez y zonas aledañas, hacia Zitácuaro para deleitarse con unas deliciosas tortas.

Algunas personas, que en la época de los ochentas se fueron a los Estados Unidos, para buscar mejores oportunidades de vida, han regresado a Zitácuaro para probar de nueva cuenta estos antojos gastronómicos.

No hay un ingrediente secreto en la preparación de estos panes rellenos con pollo, milanesa, aguacate, jamón, queso blanco, queso de puerco, queso amarillo, pierna, cebollas, chiles en vinagre, crema y frijoles, más bien es la pasión y amor con el que se preparan y mezclan los ingredientes.

Hoy en día las tortas tienen un precio de 15 pesos, pero hay algunas que las llaman “especiales”, que alcanzan los 35 pesos, haciendo una mezcla de todos los ingredientes.

Recuerda Felipe, hijo de la señora Lucila, que había personas que se conocieron, luego fueron novios, más tarde se casaron y ahora sus hijos, también ya casados, acuden a la lonchería de “Lauris” a consumir una torta acompañada de una refrescante bebida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *