María de la Luz Torres Bernal

H. Zitácuaro, Mich. – María de la Luz Torres Bernal, es una mujer nativa de Coatepec de Morelos, tiene aproximadamente 50 años que se adentró en la preparación de uno de los platillos más representativos de la gastronomía mexicana: el mole.

Prácticamente desde que estaba ella en el vientre de su madre, afirmación que ella misma hace, su mamá, Esperanza, la paseaba por la cocina de la abuela para mezclar todos los ingredientes en metate y luego en una cazuela iniciar el cocimiento de este irresistible platillo.

Lucía Esquivel Posadas y Esperanza Bernal Esquivel, abuela y madre, respectivamente, quienes trasmitieron sus conocimientos a María de la Luz, para de esta forma seguir preservando estas tradiciones, de la cocina michoacana.

Al final suman ya tres generaciones, mismas que se han hecho presentes en este platillo, que ha sido considerado la pura representación de la cocina mexicana, en la que se mezclan aromas, sabores y donde la fórmula perfecta es su sabor.

En la actualidad María de la Luz se hace presente en las fiestas cívicas y patronales del pueblo típico de San Pancho, lugar en donde ella vive y donde los visitantes tienen la oportunidad de saborear su exquisito mole, ya sea verde o rojo, pero siempre preservando la receta que aprendió de su madre y abuela.

Por ejemplo, el mole verde que María prepara se basa en ingredientes, como pepita, ajonjolí, rábano, cilantro, lechuga, acelga, entre otros más.

 “Gracias a Dios y a ellas, me fije como lo hacían. Además, lo sigo preparando…primeramente, el mole rojo, los chiles negros y pasillas los desveno, los doro, después utilizó ingredientes, como pepita, ajonjolí, cacahuate, ajo y cebolla”, explicó Torres Bernal.

Añade que a muchos les gusta mezclar también los ingredientes del mole con chocolate, tortilla y pan, sin embargo, ella prefiere no agregarle éstos últimos.

A lo largo de los últimos años se ha celebrado un concurso de mole, mismo que se hace durante las fiestas del pueblo, del cual ella ha sido galardonada entre las mejores tres cocineras.

Basta decir que, tan sólo el año pasado recibió dos reconocimientos, uno de ellos por su mole rojo y otro por el mole verde. Aunque el jurado calificador ha probado las diferentes mezclas de salsas condimentadas, reconocen en las cocineras de San Pancho su esfuerzo y dedicación por seguir preservando esta cultura gastronómica.

En las familias de Zitácuaro es común que el mole sea el elegido como plato principal de las diferentes celebraciones, desde fiestas patronales, bodas, 15 años, bautizos, incluso después de funerales; no falta tampoco en las celebraciones de los fieles difuntos, ni se deja de lado como un antojo a la hora de la comida o almuerzo.

María de la Luz se ha hecho de su propia clientela y a la fecha continúan visitándola, ya sea durante los festejos de la comunidad, en el tianguis de los jueves (de la calle Guadalupe Victoria y Cuauhtémoc) o por la calle doctor Emilio García, en céntricas calles de la ciudad.

Anteriormente, señaló la entrevistada, estos ingredientes eran molidos en el metate, pero en la actualidad se hace en un molino, no importando este proceso, el secreto final es darle “sazón”.

Con motivo de las celebraciones de su comunidad, en esta ocasión nuestra cocinera sacrificó 20 guajolotes, mezcló todos los ingredientes y realizó hasta 7 horas de cocimiento en sus cazuelas de barro. Un platillo al público se ofrece desde los 120 a 130 pesos si es pieza de pavo, o si es de pollo únicamente 50 pesos

“Yo, desde que estaba en el vientre de mi mamá, andaba para allá y para acá, que yo me acuerde tenía 7 años. Ya ahorita son 50 años. Me siento orgullosa de mis raíces. Trabajar en la cocina fue mi infancia”, expresó Torres Bernal.

“Me gusta mucho estar en la cocina, no solamente para preparar estos platillos, sino para mis hijos y mi familia”, manifestó María, quien añadió que a pesar de no haber asistido un solo año a la escuela, fueron sus hijos los que la enseñaron a leer y escribir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *