Personaje de la Semana

Alfonso García García

H. Zitácuaro, Mich. – Alfonso García García, es originario de Zitácuaro, es el quinto de la generación de la familia García dedicándose desde su juventud a la talabartería y fustería. Su negocio se localiza en el interior del mercado Benito Juárez. Para llegar a su taller, se puede acceder por la calle de Crescencio Morales, donde hay un pasillo, en el que, por cierto, se encuentran artesanos que comercializan sus ollas y cazuelas de barro.

Fue en el municipio de Tuxpan donde la familia García Maya trabajaba arduamente en la talabartería y fustería y con el paso del tiempo este oficio llegó a la ciudad de Zitácuaro, a través del abuelo de Alfonso, el señor Ricardo García Maya y su hermano Fausto.

Cabe mencionar que en aquella época había muchos talabarteros, pero transcurrió el tiempo y este oficio se ha ido extinguido, al grado de que en Zitácuaro son contadas las personas que han perseverado este noble oficio: dos.

Alfonso García es el último de la generación que hay en la familia, por lo que manifestó su preocupación de que en un futuro este oficio quede en el olvido. Agregó que es padre de familia y cuenta con dos hijos, quienes fueron formados en instituciones educativas y lograron su carrera. Sin embargo, no les ha llamado el oficio de la talabartería, no al grado de que vivan de este trabajo, pero el propósito sería que no se perdiera o quedara en el olvido la esencia de la talabartería.

Explicó que en su taller no únicamente se fabrican las monturas de caballos, también se hacen algunas reparaciones y se elaboran accesorios, como los fustes. Algunos de ellos se pueden rehabilitar o en su caso se hacen nuevos.

Hay también una gran variedad de artículos que se pueden elaborar, como carteras, bolsas, monederos y hay ocasiones en que el cliente tiene un artículo de plástico que también se puede hacer en piel.

Recuerda que de niño veía a su padre, el señor Abel García Ponce, cuando hacía los fustes de manera manual y explicó que para ese tipo de trabajos no hay un molde, se tiene que hacer a pulso, es decir, al tacto de la mano.

Así creció, aprendiendo ese oficio y a la edad de 16 años inició su primer fuste. De ahí en adelante a realizado múltiples trabajos. Subrayó que este oficio lo está retomando, debido a que su padre, Abel García Ponce, falleció y optó porque no se perdiera.

Alfonso García estudió como técnico en mantenimiento industrial y por muchos años estuvo trabajando para varias empresas, pero siempre estuvo al pendiente de su padre, venía a verlo y estar siempre en contacto, también a apoyarlo en algunos trabajos de talabartería y fustería.

Indicó que le ganó más el amor al trabajo, al oficio que adquirió la familia. Además de que en la actualidad considera que no cuenta con la edad laboral, debido a que muchas empresas contratan hasta cierta edad.

Indicó que el taller que se encuentra al interior del mercado Benito Juárez labora desde las 10 de la mañana y finaliza su jornada hasta las 4 de la tarde, pero al llegar a casa tiene otro taller de fustería, donde trabaja desde las 5 de la tarde y hasta que cae la noche o el cuerpo se canse.

Opinó que hace mucho tiempo estaba la asociación de charros, sin embargo, al paso de los años esa tradición se ha ido perdiendo y hoy los jóvenes sí se suben al caballo, pero ya buscan otras prioridades. Ya son muy pocos quienes practican la charrería

La tradición de la charrería ha sido modificada, ya que el uso del caballo no existía en México hasta que llegaron los españoles, de hecho, un estilo del fuste de la montura tiene el nombre de un español, el cual se denomina Saldívar, anotó.

Indicó que a su taller llegan principalmente adultos, gente del campo que, por necesidad acuden a su taller y otras que no quieren perder la tradición y siguen en el campo de la charrería.

Sostuvo que su principal clientela proviene de la Tierra Caliente, tiene el orgullo de manifestar que de Zitácuaro a Huetamo no hay otro talabartero, de dos que están en Zitácuaro. Al igual que hacia Morelia.

Alfonso García subrayó que la gente lo busca por su trabajo y porque la familia García es muy reconocida tradicionalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *