Personaje de la semana

Víctor Manuel Torres Morales

H. Zitácuaro, Mich. – Víctor Manuel Torres Morales es Ingeniero Agrónomo Fitotecnista, egresado de la generación 1984, nació en el estado de Veracruz, vive en Zitácuaro desde hace 34 años, por lo que prácticamente esta Tierra del Oriente es su ciudad adoptiva.

Proclama su amor a la naturaleza, defensor permanente del medio ambiente, ha participado en foros de ecología y preservación de los recursos naturales, se le ve en espacios de radio, televisión, prensa escrita, redes sociales, siempre mostrando su preocupación por el daño que sufre el planeta.

Su enseñanza está basada en los principios que le inculcaron sus padres, quienes le indujeron el amor a la naturaleza y al mar, su padre fue oficial de la marina y su madre enfermera militar. Es ahí donde nace su vocación por el medio ambiente y la ecología, ser un instrumento para llevar el mensaje del cuidado y respeto hacia la madre naturaleza.

Su cariño al ecosistema lo llevó a recorrer altas montañas de México, como el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, el nevado de Toluca, el cerro del Ajusco, La Malinche, para conocer de cerca la importancia de las montañas, bosques y ríos.

Torres Morales ha observado como el planeta entero se ha venido transformando por las actividades humanas, el aprovechamiento de los bosques, que ha sido a pasos agigantados, por lo que la masa forestal se reduce día con día. Las superficies forestales representan los grandes pulmones y los grandes filtros del mundo.

En lo que respecta al municipio de Zitácuaro, ha denunciado cómo los ríos San Isidro y San Juan se han visto afectados, tanto por el crecimiento urbano, la contaminación de desechos sólidos, lo que significa que se ha reducido su cauce de manera considerable.

Indicó que hay otros ríos que también han sufrido esta decadencia, como el río Tocolutla y el río Tuxpan en Veracruz, que han sufrido la contaminación de la industria petroquímica y la industria generadora de electricidad.

Es preocupante la contaminación del río Lerma y las afectaciones por sequía y contaminación de la cuenca del Cutzamala.

El sistema Cutzamala, el más importante para nuestro país en el concepto de suministro de agua potable, ya no se recargan sus presas como en tiempos pasados sí ocurría.

“Todo ello lo estamos viendo desde la óptica de la conservación humana, desde el punto de vista de la generación de oportunidades a través del cuidado y del desarrollo ambiental”, expresó Torres Morales.

“Mientras esto no suceda y mientras estemos abusando del medio ambiente, más lejana se ve la posibilidad de que sigamos los humanos aprovechando las riquezas naturales que tenemos en México”, aseveró.

Prueba de ello es que expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México declararon extinto el glaciar Ayoloco, ubicado en la cumbre del volcán Iztaccíhuatl, cuya ausencia impacta en la disponibilidad de agua y regulación del clima.

Más allá del calentamiento global y de los fenómenos naturales que están envolviendo a la tierra, es la actividad humana la que afecta. Con ello se pierden estas masas de hielo que producían agua para el Valle de México.

Por otro lado, indicó que quienes alzan su voz para proteger el medio ambiente, existe un riesgo latente y lamentó la pérdida de aquellos activistas y ambientalistas.

“Desafortunadamente se vean sometidas, inclusive desaparecidas o asesinadas. Se está volviendo más recurrente”, consideró Torres Morales.

Subrayó que tan solo en el 2020 hubo alrededor de 11 asesinatos de ambientalistas del sureste del país, la gran  mayoría de ellos por conservar la Selva Lacandona, la gran selva maya y por conservar la fauna propia de aquella región.

Lo mismo ocurre en el centro y norte del país por la conservación del medio ambiente, la gente está siendo asesinada también por el aprovechamiento de la minería, en estados como San Luis Potosí, Zacatecas, Nayarit.

Lamentó estos hechos y agregó que lo mismo ocurre en la Sierra Tarahumara, un tesoro de la biodiversidad en México, por el aprovechamiento de madera y algunos ambientalistas de esa región han perdido la vida.

Se suma también la pérdida física del ingeniero Homero Gómez, aliado del medio ambiente y defensor de la Mariposa Monarca.

“Nos dejan la tarea, todos ellos, de seguir luchando por la conservación de nuestros recursos naturales, de seguir defendiendo los territorios indígenas, donde hay una gran riqueza, donde los usos y las costumbres de nuestros pueblos indígenas se están perdiendo por estas grandes amenazas que tienen que ver con su apego con los ciclos que la naturaleza. De los cuales tenemos mucho que aprender”, expuso Torres Morales.

El ambientalista nació el 3 de abril de 1961 en Poza Rica de Hidalgo, Veracruz. Tiene dos hijos, uno de ellos está próximo a titularse como licenciado en físico matemáticas y una hija que es ingeniera bioquímica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *