Personaje de la semana

Rosa Medina Vega

H. Zitácuaro, Mich.  – Rosa Medina Vega, es originaria y vecina de la comunidad de Macho de Agua, localidad indígena, perteneciente a la tenencia de Crescencio Morales. Nació el 7 de octubre de 1965, ha sido fundadora de escuelas del idioma mazahua durante mucho tiempo. Desde 1982 inició como maestra rural y por más de 30 años brindó sus servicios como docente en comunidades rurales, siendo pionera en educación indígena.

La asignaron, en aquel tiempo, a una escuela ubicada en la quinta manzana de Los Escobales, perteneciente a Crescencio Morales. Pudo observar que muchos de los alumnos tienen que desplazarse de lugares alejados, incluso niños que tienen que caminar varios kilómetros con el fin de tomar clases escolares.

En aquellos tiempos la gente le recibe de manera cordial y en esa localidad labora por un período de cuatro años, siendo la primera maestra rural o docente en educación indígena de nivel primario. Para poder entregar documentación se tenía ir a la ciudad de Morelia y es hasta 1985 cuando se asigna al primer supervisor, enviado de la meseta Purepecha con destino a Zitácuaro.

Le propone el directivo a la maestra Rosa Medina un cambio de sede, con el propósito de seguir contribuyendo a la educación rural. Entonces tuvo la encomienda de laborar en la tercera manzana de Francisco Serrato, siendo fundadora de una escuela.

Tras varias décadas de servicio realizó su cambio de adscripción y llega a la supervisión escolar de primaria de educación indígena, zona 516, hasta el día de hoy atiende la problemática que hay en las diferentes comunidades.

HABLA SOBRE MARGINACIÓN DE LA SOCIEDAD POR SER INDÍGENA, PORTAR VESTIMENTA Y HABLAR SU LENGUA MATERNA

“Siempre los indígenas hemos sido marginados, nos han hecho a un lado. Nosotros como educación indígena hemos rescatado el uso de la vestimenta tradicional, se está dando esto más en las mujeres, ya los hombres se han resistido a usar lo que antes se llamaba y se llama, el calzón de manta”, expuso Medina Vega sobre las vestimentas en los pueblos indígenas.

A partir de que surgen más escuelas en las comunidades rurales, en esta zona se hace énfasis en este aspecto. Sin embargo, de manera personal les ha tocado vivir esa marginación en la sociedad. Incluso cuando se presentan los habitantes de estas tenencias y llegan a la ciudad de Zitácuaro se encuentran con barreras sociales y marginación, denunció la directiva de supervisión escolar.

Por citar algunos ejemplos, cuando llegan de sus localidades al palacio municipal o alguna dependencia gubernamental, no los atienden, los ignoran y en ocasiones las dejan en una banca hasta por una hora o más tiempo. En cambio, pasan primero a personas que no son indígenas, que no portan traje o vestimenta y los funcionarios dan prioridad en atención a otras personas.

“Nosotros tenemos los mismos derechos, en nuestra Constitución Política ahí se enmarcan los derechos como ciudadanos y como seres humanos”. Expuso que es una problemática que existe y que la misma sociedad ha permitido esta marginación, la cual no solo se da en oficinas de gobierno, también los mismos ciudadanos con los que se convive expresan “esos indígenas”.

Agregó que tienen que hacer muchos trámites, a algunos no se les da seguimiento, porque consideran que ellos no tienen derechos. Y expuso que tendrán que seguir luchando por ese factor tan negativo hacia sus comunidades.

En el tema de la lengua materna, explicó que cuando los maestros se presentan a las comunidades, algunas personas piensan que cuando hablan su idioma nativo hay resistencia a hablar, también por marginación.

Algunos padres y madres de familia padecen injusticias y piensan que el ser indígena la sociedad actúa de manera apática y de forma despectiva al dirigen hacia ellos. Hay papás o mamás que padecieron en su niñez muchas injusticias, que ahora no quieren que sus hijos padezcan lo mismo.

Ahora buscan la enseñanza del idioma inglés para que tengan un mejor desarrollo y quizás mejores oportunidades de estudio y en el campo laboral o profesional.

Se requiere de mucha concientización hacia la población indígena y se ha enfatizado por los maestros para que se trabaje en la escritura y uso oral de la lengua mazahua, indicó.

“Estamos demostrando que sí se puede. Podemos adquirir algún empleo siendo indígenas, tenemos que resistir, que luchar contra este fenómeno de la marginación”.

 “Vemos con agrado que muchos padres de familia están aceptando esta parte, porque el estudio nos va abrir muchas puertas, más aún si hablas más de una lengua, tienes más fundamentos para conseguir un empleo más digno”.

“Como magisterio indígena, aquí en la región se ha trabajado en el rescate de la lengua mazahua”, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *