Personaje de la semana

Adán Rosas Cambrón

H. Zitácuaro, Mich. – Adán Rosas Cambrón nació en Zitácuaro, en la tenencia de San Felipe de Los Alzati, pocos saben que en su juventud ingresó a las filas de ejército mexicano y fue incorporado al área de paracaidismo, donde por algún período saltó más de una decena de veces desde un avión, como parte de su ejercicio militar.

Fue conserje en algunas instituciones educativas en municipios de la región, como Tuzantla, Irimbo y Zitácuaro, así mismo en el CETIS 28, ubicada sobre la carretera Zitácuaro – Morelia, posteriormente fue repartidor de noticias o voceador para “El Despertar”.

Esta última actividad la combinaba con su trabajo en una tienda de uniformes, donde iba continuamente a la Ciudad de México para adquirir telas, que conseguía al mayoreo, viajando de manera continua en autobús, metro y taxi, en algunas ocasiones caminaba largos trayectos.

Mucha gente que le aprecia todavía lo recuerda cuando los fines de semana, sábados o domingos, hacía entrega del periódico. Incluso viajaba hasta la población de San Felipe de Los Alzati, ahí tenía algunas suscripciones, que eran sus hijos sus lectores asiduos.

Don Adán, como la gente lo conoce, reconoce que sus rodillas ya no son las mismas de hace años, ya le cuesta mucho esfuerzo trasladarse de un sitio a otro, tiene que usar un bastón para ayudarse y su carga de trabajo ya es mucho menor.

Cuando laboraba para la tienda El Mundo del Uniforme, entre semana iba a la capital del país a surtir mercancía, y los días sábados y domingos iba a repartir periódicos.

Como distribuidor de noticias, relata que socializaba con mucha gente, repartía más de 100 periódicos cada semana. Ese trabajo le permitía estar con sus clientes, que a la vez algunos eran sus amigos y otros más que se ganó su amistad y respeto.

Como conserje trabajó en una secundaria técnica, ubicada en el municipio de Tuzantla, por un periodo de 3 años y luego solicitó su cambio.  Su lugar de trabajo fue en Irimbo, donde permaneció durante 5 años. Después 22 en el CETIS 28, para luego obtener su jubilación.

En charla con “El Despertar” mencionó que se llevaba muy bien con los jóvenes o con la “muchachada”, como él expresa, echando la “cascarita”, ya fuera de basquetbol o futbol.

Como conserje su actividad principal fue la limpieza de aulas escolares e instalaciones en general de los planteles educativos. Pero en el caso del municipio de Irimbo, en la escuela en que laboró hacia otros trabajos relacionados con la producción de maíz y trigo, para luego meterlo a bodegas de la Conasupo.

También en ese lugar se sembraba alfalfa, la cual servía para alimentar conejos, había en promedio 120. También participaba en la ordeña de vacas y dar atención a más de 20 puercos, ya que había un maestro de ganadería y otro de agricultura, a quienes apoyaba en las labores.

En su juventud ingresó a una escuela militar de materiales de guerra, donde aprendió a dar mantenimiento al armamento militar, estando un tiempo de 6 años, primero un año de teoría y luego asistió al Campo Militar número 1.

De ahí tuvo que salir a los batallones, siendo integrante de un equipo de paracaidistas, por lo que fue parte de un grupo de 4 cabos, 2 sargentos y 2 oficiales.

Recuerda don Adán que saltó en 13 ocasiones desde un avión, experimentando audacia, valentía y habilidad.

Siendo parte de las fuerzas militares tenía siempre que estar en óptimas condiciones físicas, le tocó asistir a algunos desfiles cívicos en algunos estados, como Guanajuato, Querétaro y la Ciudad de México.

Más tarde consiguió una plaza como conserje, desempeñando su trabajo con rectitud y honestidad. Tras 30 años de servicio alcanzó su jubilación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *