Personaje de la semana

EMMA SÁNCHEZ OLIVARES

H. Zitácuaro, Mich. – Emma Sánchez Olivares, nació en el municipio de Tlalpujahua, Michoacán, sus padres fueron maestros rurales, cursó sus estudios en la región y llegó a graduarse como maestra de educación primaria. Laboró como maestra rural en Iripitío, Tenerías y Mogotes, perteneciente al municipio de Maravatío.

Fue en 1957 cuando llega al municipio de Tlalpujahua y se incorpora a la escuela Mariano Matamoros, que en aquel tiempo todavía se encontraba en construcción, después sería inaugurada, en noviembre de 1959, por el gobernador del estado, licenciado Agustín Arriaga Rivera.

Al enterarse de la labor que realiza la maestra por promover el trabajo comunitario, ya que había formado desayunadores enfocados a los niños que venían de comunidades alejadas, le otorga algunos insumos para instalar una panadería rústica.

De esa manera recibe leche en polvo, carnes frías enlatadas, dando continuidad al proyecto de alimentación se apoya en los padres de familia, para iniciar las tareas muy temprano.

En calidad de donación también recibió máquinas de coser, con el objetivo de que las familias aprendieran sastrería y diseños de ropa. Estos proyectos comunitarios son dirigidos por la maestra Emma.

Surge también la idea de nuevos proyectos, como el envasado de frutas de la región, frutas, como manzanas, duraznos, peras y capulines son los productos principales, de los mismos se obtienen licores y exquisitos ates.

Ya en marcha este programa se lleva a cabo la cristalización de frutas, proceso que consiste en endurecer la fruta y luego se preparan para ofrecerlos como dulces mexicanos, que hasta en la actualidad se sigue esa tradición.

Sumado a lo anterior, la maestra rural se encargó de dirigir la construcción de aulas, como es el caso de escuelas rurales en la localidad Chincua, ubicada en el municipio de Senguio, una de ellas es la escuela Emiliano Zapata, donde fue mejorada su infraestructura.

Se enfoca también en las actividades culturales, entre ellas el canto, teatro y baile en las comunidades rurales. Por tal motivo el gobierno federal y estatal le otorgaron las preseas “Maestro Rafael Ramírez” e “Ignacio Manuel Altamirano”, en reconocimiento a sus casi 50 años de trabajo académico.

En el 2015, dentro de las festividades del día de la mujer, es galardonada por el Ayuntamiento de Tlalpujahua, reconociendo su trabajo y dedicación en favor de la niñez.

Que de acuerdo al escritor Rafael Berrios, la maestra Emma con su trabajo, tesón y dedicación, forjó generaciones de hombres y mujeres, en un México precario que invitaba a beber letras y saborear el olor de los libros con alma.

Rafael Berrios escribió que la profesora impartió educación rural, que en la pobreza hizo amar el estudio y llenar el alma y corazón de una fuerza, cual guerreros tarascos, con escudo de bronce resonarán en el saber, para un futuro mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *