Personaje de la semana

Gerardo Rodríguez García

H. Zitácuaro, Mich. – Gerardo Rodríguez García, prácticamente ha sido comerciante toda su vida, descubrió su fascinación por la herbolaria y se convirtió en productor orgánico. Atiende a enfermos de cáncer, diabetes, malaria, ébola, herpes, virus del papiloma humano y hepatitis, entre otras enfermedades.

Les proporciona remedios o tratamientos naturales, basados en hierbas y los resultados están a la vista, puesto que sus clientes ofrecen sus testimonios.

Como parte de su formación profesional estudió en la ciudad de Toluca la carrera de ingeniería civil, sin embargo, por lo costoso de la carrera universitaria, abandonó sus estudios y se convirtió en comerciante.

En la actualidad tiene un local en el interior del mercado municipal “Melchor Ocampo”, ahí vende sus productos de sanación natural, a tal grado que ha obtenido resultados positivos y sus consumidores dan constancia.

Hace algunos años se contactó con un precursor de plantas medicinales, quien en ese tiempo vivía en España, pero su madre radicaba en México. Le detectaron cáncer de cerviz, su hígado ya no trabajaba y tenía otro tipo de complicaciones.

Recomendó la Artemisia annua, además de otra hierba llamada Calanchoe, y en las siguientes semanas los resultados fueron sorprendentes.

Al grado de que vinieron de España sus familiares. La mujer que se encontraba en la Ciudad de México se puso en contacto y acudieron personalmente con el curandero para contar su historia de vida.

Es decir, verdaderamente se encontró la cura al cáncer.

La mujer expuso que quería que esos productos fueran comercializados, para que en el futuro otras personas tuvieran ese tratamiento y salvaran sus vidas. Ella había estado en un hospital de Oncología de la Ciudad de México atendiéndose.

Gerardo Rodríguez experimentó otra historia, su madre padeció cáncer también. Ella en primera instancia quería acudir con un médico, ya que era derechohabiente del ISSSTE. Sin embargo, le puso un aceite preparado, además de una mezcla de hierbas. Al mismo tiempo le tomó fotografías en la parte que tenía la afectación y al paso de los días pudo notar el avance de esas hierbas medicinales.

Volvió a comprobar que esas plantas tenían un poder curativo sorprendente, su madre, enferma de cáncer, se curó.

A una mujer le querían amputar una pierna, debido a que le había caído gangrena, pero siguió un tratamiento de plantas curativas y en dos meses se salvó de esa enfermedad.

Un personaje que también recuperó su salud, fue el popular “Chusmita”, hoy extinto, quien tenía su pierna pudriéndose, pero milagrosamente volvió a sanar.

Eustolio, mejor conocido como “Totón”, vocero de periódicos, hace algunos años tuvo una quemadura grave y se le recetó un tratamiento. El resultado fue que en su herida no le quedó ni cicatriz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *