Roberto Molina Loza

H. Zitácuaro, Mich. – Roberto Molina Loza, encaminó sus acciones al desarrollo educativo, salud y turístico, deja un legado importante en la vida pública, política y social del municipio de Hidalgo. Convertido en un ícono político en la región oriente del estado, a Molina Loza se le recuerda con respeto y cariño. Un gran ser humano, en toda la extensión de la palabra, hombre intelecto, culto, sabio y apasionado por ayudar a los demás.

Priísta por convicción y lealtad, hombre de noble labor, tenía en su mente ese proyecto de transformación, principalmente en el aspecto educativo. Por ejemplo, el municipio de Hidalgo alberga instituciones de enseñanza de todos los niveles, lo que en gran medida ha sido posible por el trabajo de gestoría de Molina Loza.

Partió físicamente a la edad de 87 años, en vida recibió varios homenajes por su ilustre trayectoria. Fue también un empresario en la industria de la madera y un pilar importante en la casa del priísmo michoacano.

El Instituto Tecnológico de Ciudad Hidalgo le reconoció en vida el impulso a la educación en esta región oriente y prevalece en la actualidad un sentimiento de gratitud.

Su quehacer político inició como presidente municipal de la antigua Taximaroa, más tarde se convirtió en diputado local por el distrito de Hidalgo.

Como luchador y gestor de la sociedad promovió la instalación de más de 20 planteles educativos, en varios municipios de la región.

En Ciudad Hidalgo, fue gestor y miembro de patronatos o grupos de instituciones, como CONALEP, CENDI, CAM, ITSCH, CECyTEM, Nodo a Distancia y posteriormente el Campus de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, hoy Unidad Profesional.

Hay personas que dedican su vida a los demás, a la familia y sobre todo enfocan todo su amor, cariño y amistad, esa fue parte de la misión del llamado hijo ilustre de Hidalgo, un hombre comprometido con los principios fundamentales.

La Unión de Pequeños Industriales de Hidalgo, Patronato de Bomberos, Directiva de los Permisionarios Forestales del Oriente, Patronato Pro-construcción del CONALEP, Comité de apoyo a Damnificados (1985), Patronato Construcción de la Ciudad de los Niños y Construcción del Lienzo Charro, fueron sólo algunas agrupaciones donde participó de manera altruista.

Alcalde de Ciudad Hidalgo, en el periodo 1987-1989, tuvo la iniciativa de conformar varios patronatos y comités, para la construcción de obras y acciones a favor de la sociedad, por lo que el resultado fueron diversas obras en las que los mismos vecinos participaron arduamente.

En 1990 fue Diputado Local por el Décimo Distrito Electoral de Hidalgo, mientras que en el período de 1993 a 1998 fue Consejero Político Estatal. Nuevamente volvió a ser Diputado Local en 1998.

Considerado también un hombre sensible en el tema de la salud, participó en la gestión de estudios que arrojara las causas de la insuficiencia renal, con apoyo de investigadores de la UNAM. Fue asimismo gestor en la construcción de la unidad de hemodiálisis para atender a enfermos renales del municipio y la región y se preocupó por la construcción de un albergue para familiares de pacientes internados en el Hospital Regional del municipio de Hidalgo.

En vida, el Instituto Tecnológico Superior de Ciudad Hidalgo develó un busto en su honor. Mientras que, en el marco de los 90 años del PRI, a nivel nacional, en la sede estatal se le entregó un reconocimiento por su trayectoria política.

El consejo local y voluntarios de la Benemérita Cruz Roja de Hidalgo lo recordaron por ser un benefactor de esa institución. Mientras que, todavía está en uso la ambulancia que él mismo gestionó a través de ciudadanos de buena voluntad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *