Política en lo oscurito

Política en lo oscurito
¿Ya llegamos?
Autor: Don filosofo de Cedano

Ya pasamos el año, parecía misión imposible, entre pandemia, crisis que nos son crisis -porqué ahora la semántica es distinta- entre asesinatos, entre violencia y entre climas cambiantes. Lo que podemos presumir ahora, es que lo único constante es el cambio… ja, esperemos que sea de gobierno. No, no, mejor de mentalidad y forma de actuar del gobierno. Bueno, sorteando todas las vicisitudes del año pasado, llegamos al año presente, con la idea fija de llegar al año futuro, se ve lejano, pero ya ven, aquél años 2020, que marcó un antes y un después, igualito al 2021, y muy parecido al 2022 pues.
Les decía que aquellos que nos reunimos a finales del año 2020, para realizar una proyección que se nos hacía lejana, decíamos que el año 2021 estaba muy lejano en su conclusión, y ¡Saz!, en un abrir y cerrar de ojos ya estamos en 2022. Dicen las malas lenguas del año pasado, que los gobiernos fueron los más sorprendidos ¡Se les terminó el año sin haber terminado las obras! Ni las calles, ni las banquetas, es más, ni los proyectos, pero ¿Qué tal terminaron las proyecciones presupuestarias? Para esas si hay tiempo, para inventar o reinventar impuestos también hay imaginación, tiempo y esfuerzo, hasta justificaciones…
Sí, ya sé, ya está impuesto el reemplacamiento. Sigo sin entender que los gobiernos no defienden a su gente, viven de su gente. No se puede pensar en un gobierno que solo ve intereses personales y que no apoya a los gobernados. Si no, vayan ustedes y visiten tierra caliente, allí se ve el abandono en el que los gobiernos tienen a la población. Que lamentablemente, ya normalizaron la violencia y ya normalizaron el nuevo coto de poder, ya saben quién manda en la región y no, no es el gobierno en ninguno de sus órdenes, los municipales se comportan como narcos, o los narcos como municipales, ya no sabría como decirle.
¿Qué…? ¿Estoy exagerando? No me crean, vayan y caminen por esas zonas, platiquen con la gente. Ya es a ojos vistos el mando de los mañosos, ya a nadie le extraña que se saluden de beso y abrazo con las policías, ya no es extraño ver que la Policía Federal haga retener únicamente donde no están los mañosos y solo para “dar seguridad”, sé que la seguridad se la dan a sus familias cuando les cae lana por corrupción, pero esa es otra historia, la nuestra, es que pasamos el año, muy a la fuerza, muy de panzazo, llegamos barriéndonos, ¿Cuántos lograremos pasar este 2022? ¿Cuántos nos quedaremos en el camino?
Ya no sé si sea bueno decir que lo importante es que estamos vivos, o que tenemos salud, porqués vivos solo de milagro, salud, si es bueno tenerla, por qué se batalla mucho con el dolor encima, pero que nuestra esperanza o expectativa sea positiva, como que no, da hasta penita decirlo, al menos en el conglomerado, o en la sociedad, en lo particular, ahí vamos creciendo, no tanto como los narcos, ni como la violencia en Zamora, menos, pero ahí vamos. La ventaja es que no es para mal, digo, si seguimos vivos, si no seguimos a San Péjele en la mañanera, ¡Ups!, me resbalé, ja…
Decíamos, si seguimos vivos, si podemos movernos fuera de las áreas de influencia de los violentos, y continuamos produciendo, es una ventaja dentro de este pandemónium, eso nos dice que algo bueno viene para nosotros ¿No sé cómo les pinte a ustedes? Pero a Don Cedano, le pinta bien. Imagínense, dejé de escuchar noticias de logros y mentiras de los gobiernos por dos semanas, eso es una gran ventaja, porqué ya empezaba a creerles ¡Imagínense! Don Cedano echando flores a los gobiernos: ¡puaj! Bueno, sí podría echárselas, pero sólo y sólo sí, las condiciones de pobreza y marginación hubiesen cambiado, pero ya ven, dicen que no les bastan seis años ¿Entonces? ¿Quieren los 80 que llevaba el Prit y el Bolillo gobernando?
No creo que sea necesario experimentar planes tan carentes de sustento, si cuando nos iba mal, había muchos recursos circulando, y dirán que en esos tiempos no había pandemia, pero cuando nos iba mal, se encarcelaba a narcos. Ahora que nos va bien, no han logrado capturar alguno de peso, ya hasta extrañamos a aquellos corruptos, que metían a la cárcel a los más corruptos, o a los que les caían mal, pero que eran corruptos. Ahora no es así, cierto es que la violencia genera más violencia, pero la pasividad genera un descontrol muy fuerte y crea una sensación de ingobernabilidad.
Baste ver cómo la carretera federal 120 está tapada, así como lo oyen, la carretera más vieja del estado, que fue la mejor construida, la mejor mantenida, sin baches, sin hoyos, con pocos topes, con buen diseño vial, está tapada, cerrada, no podemos circular por allí. Se le hace un llamado al gobierno galáctico para que la libere y podamos volver a usarla, a ver si no la dañaron los malos.
¿Por qué llamamos al gobierno galáctico a que nos ayude?, ¡Ah!, porqué el gobierno municipal es quien aporta elementos para las barricadas, ese no ayuda, porqué el gobierno estatal pone hasta las patrullas, y los saluda de mano, a ese no podemos, al gobierno federal tampoco, porqué pasan unidades patrullando y no accionan, y el Chapulín Colorado ya murió, el Santos también, Juan Colorado es solo una canción, junto con la de caminos de Michoacán.
¿Dónde están los gobiernos ahorita?
El municipal no creo que haga algo, o lo tienen amenazado con “plata o plomo” o es parte del mal, el gobierno estatal está ocupado leyendo los libretos de Cantinflas para poder dar explicaciones del porqué a una mujer la ultrajan en los Reyes y no es delito que deba ser perseguido, porqué eso no es común de los mañosos… digo, si compara una cosa con otra, debe de tener información privilegiada de lo que sí es común entre los malos, desde luego, sus asesores, deben ser unos letrados, tanto que le dijeron “señor gobernador, sí no hay denuncia, no se puede perseguir un delito”, y raudo el gobernador, para librar el paso dirá “no hay denuncia, por lo tanto no hay delito que perseguir, para eso está la Fiscalía General del Estado, para que denuncie”, cómo si los ciudadanos no tuvieran sentido común.
¿Creen que se atrevería alguien a acusar a los malos? Si hay riesgo de que ellos sean los que impartan justicia, que estén infiltrados en el gobierno, y nuestro gober, decíamos para sacar el paso, dijo: “pero como el video es de conocimiento popular, vamos a actuar y perseguir a los infractores”, ¡Vaya! Lo menos que esperamos es que alguien actúe, la sociedad no se atreve a denunciar, por qué no hay confianza en las autoridades, que les decía, están más ocupadas recaudando dinero ¿Para qué?, si las obras y la justicia no están ayudando a la población, parecieran carroñeros, que solo llegan al poder para poder servirse y no ayudar.
¡Vayan a la Huacana! Liberen las carreteras, vayan a Zamora y terminen con la racha de muertes que no los deja en paz, cuiden a los usuarios de la mal llamada Autopista siglo XXI, que no es autopista, es una simple carretera, pero más recta, donde están asaltando y quitando vehículos, vayan a todas las comunidades donde los malos están obligando a la población a participar en sus peleas intestinas, por un territorio del que se dicen dueños, allá no actúan, no sé por qué ¡Ah!, pero eso sí, las llamadas “autoridades”, hacen retenes, como el común de Taretan, donde te paran y te revisan ilegalmente desde luego y les pides que atiendan a donde hay violencia y dicen que allá no les corresponde.
Igual que el gobierno del estado, que señala que los malos malotes deben ser atendidos por el gobierno federal, mientras nosotros, nada más viendo cómo se deteriora la calidad de vida de nuestros pueblos, cómo las personas con más posibilidades se van dejando todo atrás, ¡Changos! Ya me dio coraje nomás de acordarme y eso que es año nuevo, vida nueva.
Es que sí da coraje que, para entrar a la Huacana, por Ario de Rosales no puedes, y por Cuatro Caminos tengas que pasar por cuatro retenes de la policía, no sabemos si estatal, municipal o algún clon de los dos. Eso deben estar viviendo allá por El Aguaje, Aguililla, Buena Vista, que sufren las de Caín, como sufre Don Cedano por no poder hacer justicia, a veces se le pega la loquera y quiere inventar un virus que solo deje inmovilizados a los malos, pero como a veces también se vuelve malote, cuando ve este tipo de acciones y quiere derrocar a los gobiernos que hacen poco por reestablecer la paz, no vaya a ser que ese virus se vuelva contra él.
Deberíamos revivir al Chapulín Colorado, si no resolvía, al menos sí respondía al llamado. Este año, propongámonos derrocar a los gobiernos inútiles y hacer uno del pueblo y sacar a todas aquellas personas que no quieren vivir en paz, la época de la fuerza bruta debe terminar, es un año nuevo, una visión nueva y una consciencia nueva, que esto, que el otro, ¡Salud! Eso les de este año, total ya llegamos, ya estamos aquí, algo debemos hacer con lo que tenemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *