Política en lo oscurito

Política en lo oscurito

El virus está en la cámara

Autor: Don filosofo de Cedano

Don Cedano se está reponiendo de no hacer nada, este fin de año ha estado tranquilo… digo, no es que no haya vicisitudes en el mundo, ni que nuestro estado esté en paz, no, solo que le dio flojera salir a algún lado, y en su cubil está todo en paz, nada se mueve, solo el polvo es quien no hace caso de no meterse en lo que no le importa, no sabe que a Don Cedano le produce cierto escozor en la nariz… bueno, no solamente el polvo, también las declaraciones de nuestros gobiernos y más cuando se trata de robar en despoblado o de robar oficialmente.

 Nada hay más fácil para un gobierno que hacerse de dinero que no es suyo, para cumplir sus demandas internas y cubrir sus compromisos… ¡Sí, ya sé que me trae agobiado lo del reemplacamiento! Sigo pensando que es una burda burla, un vil robo, me imagino al gabinete cuando decidieron imponerlo:

  • Jefe, no hay dinero para pagar las camionetotas que compramos para que usted vaya seguro por la vida.
  • “Suelten a los tránsitos.”
  • Pero jefe, ellos se mochan con sus jefes, llega poquito.
  • “Suelten a la fiscalía”.
  • Es lo mismo jefe, ellos se mochan con sus jefes y dicen que son autónomos.
  • “¿Y cómo se hacen de dinero ellos?”
  • Le piden a los que tienen problemas, por ejemplo, si roban a alguien, les piden dinero para agilizar la investigación, y si se atora, les dicen que no tienen ni para gasolina y les piden más dinero, así hasta que vean que está exprimido el sujeto.
  • “¿Podemos hacer algo igual?”
  • Claro, usted nomás diga – se relame los bigotes.
  • “A ver ¿Qué tienes en mente?”
  • Lo que están haciendo en todos lados jefe, sin importar partido: joder a los cautivos, ya ve que eso de querer tener para presumir da lana.
  • “Pero ya tiene impuestos lo lujoso, está el IEPS y es federal”.
  • No jefe, algo local, del estado pues, algo que tiene cautivos a los presumidos y algún otro incauto.
  • “Ya díganme que es, siento curiosidad” -se mece el bigote y la saliva gotea en las comisuras de los labios.
  • Pues el reemplacamiento, ya ve que todos quieren tener un auto, todos quieren presumir que tienen algo, y no saben, ji, ji, ji -se frota las manos- que el auto jamás será suyo, los tenemos bien amarraditos con eso de los refrendos, ilusos, ya pagaron Iva y algunos hasta IEPS y nos tiene que pagar placas, licencia, tarjeta y engomados, y aun así, año con año nos pagan refrendo.
  • “Pero va a tener detractores, como lo fui yo, cuando Silvano proponía el mismo impuesto”.
  • Eso ya pasó, ya no se van a acordar.
  • “Pero se van a quejar”.
  • No va a pasar de allí, para todo tenemos la respuesta, si le preguntan el por qué, primero puede decir que “es por su seguridad, para tener un padrón actualizado”, ya sabemos que eso no les da seguridad, las ratas siguen robándose las camionetotas, y algún otro vehículo más pequeño, para sus pequeños negocios; si eso no les convence, dígales que es para hacer obra pública, ya ve que allí es donde está el billete, invéntenle algunos rubros, que ni siquiera vamos a tocar, porque los manejaremos con los recursos que ya están etiquetados, puede decir: que reforzará la seguridad, cosa que no vamos a hacer, ya ve que meterse en La Huacana, Aguililla, Coalcomán o Chinicuila es para las fuerzas federales, el gobierno del Estado que se dedique a esto que si dejan; si no se convencen, dígales que vamos a invertir en salud, o educación, o en apoyar a las mujeres vulnerables, o a los ancianos vulnerables, o a los niños vulnerables, siempre pega.
  •  Si aún hay reacios, dígales que es para sanear las finanzas que la administración pasada dejó hecha un asco, ya ve que al prejidente le ha funcionado por tres años, ese discurso aún no se agota, y puede echarle sal a la herida, diga que los otros robaban más.
  • “Se oye bien ¿Y qué hacemos con los diputados contrarios a nuestro partido? Digo, a nuestros ideales de esquilmar a los contribuyentes no son contrarios, pero sí en siglas de partido”.
  • Ya sabe jefe, ellos vienen a sacar raja, de lo caído, caído, si se les ofrece alguna prebenda, no creo que se opongan.
  • “Eso sí. Veo que piensan en todo, y ¿Los medios de comunicación?”
  • A esos diles que ya es ley aprobada en el congreso, mandamos el Diario Oficial y ellos se encargarán de decir que los impuestos se tienen que pagar, la gente repelará y vociferará, pero al final pagarán.
  • “Tienes razón, si el parque vehicular era de 2 millones, 487 mil 493 el año pasado, y que paguen un 70% de los incautos, perdón de los contribuyentes, tenemos 1 millón, 741 mil 245, con una aportación promedio de mil setecientos pesos, tenemos casi los tres mil millones de pesos, muy bien, ya entendí a Silvano y propiedades je, je… perdón, ya entendí la lógica. Bueno, pues déjenselas caer, total, el Estado necesita dinero, y el estado soy yo”.

Don Cedano, nada más de imaginarse esa platica se ha puesto verde, espero y no vaya a ser una enfermedad llamada repentinitis, de esa que está matando a muchos mexicanos, repentinamente, y no hablemos de la enfermedad llamada Covid19, que ahora con la variante Ómicron, está dándonos otro susto. Pareciera que no le bastó con matar a muchos el año pasado, como que trae jiribilla.

Desde luego no sabemos si sea eso exactamente lo que mata a los mexicanos o a los que mata en el mundo, pero a eso se la achacan, sea o no un peligro, miedo ya nos metió, con eso de que se propaga rápidamente, tanto que los intocables, con “detente” y todo han sido infectados, imagínense ¿Qué le hará al pueblo bueno y sabio ese malnacido Ómicron? Si ya infectó a 118 en la cámara, ya infectó al subsecretario de Salud, al doctor Gatoel, y ya infectó a San Péjele: ¡Ayuda! Chespirito revive y trae al Chapulín Colorado.

 Pareciera que ya se normalizó esto, como se normalizó la carestía, ya todo cuesta un huevo y el huevo es caro, hasta los frijoles son caros, ya hasta la señora de la fonda nos subió diez pesos por comida, el de los tamales ya los da en 18 pesos ¿De qué servirá el anhelado aumento del salario mínimo? Si no va a poder alcanzar a la crisis que se avecina, antes iba a la tienda y traía despensa con 500 pesos, ahora apenas alcanza para tres o cuatro cosas, ya hasta el jabón Zote es caro, pero sale más barato bañarte con él, te alcanza para muchos días, los demás jaboncitos de 100 o 150 gramos ya están costando entre 12 y 20 pesos, al cabo que ni me quería bañar.

 Algo debemos hacer, si hay Ómicron y crisis, no pinta nada bien, y menos si los mismos representantes del gobierno no nos dan un buen ejemplo de cómo cuidarnos ¡Vaya dilema existencial! Ya hasta ganas de irme a Europa tengo, o a Canadá, que ahorita anda tras mano de obra, pero como allá hace mucho frío, como que no se me antoja mucho, mejor me voy al rancho a cultivar mis alimentos y así olvidarme del reemplacamiento y de la crisis.

 Ya hasta comer frijoles va a ser un artículo de lujo, así como es un lujo tener un avión que por un capricho político no se usa, pero si cuesta, hasta eso estamos cargando, gobiernos ávidos de poder, de dinero y de fama, mientras el pueblo bueno y sabio, como siempre, pagando las cuentas de ellos, ya está siendo hora de irnos cortando el cordón umbilical.

 ¿Qué pasaría si nos rebelamos contra los múltiples impuestos a los autos? Sí cuando lo compras, ya pagó IVA, ¿Qué pasaría si nos rebelamos a la fiscalización excesiva por tenencia y permisos para usar algo tuyo? Se los dejo de tarea, no vaya ser que le virus me visite, al menos por hoy estoy tranquilo, el virus anda por allá en las cámaras, quitándoles lo presuntuoso a los políticos, ojalá y les cambie la visión y verdaderamente sean servidores públicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *