Política en lo oscurito

Honor a quien honor merece; abrazos, no balazos, no a la guerra.

Autor: Don filosofo de Cedano

Honor a quien honor merece: Abrazos no balazos, no a la guerra
Estaba un día Don Cedano caminando por la calle, cuando de pronto una
paloma tuvo la sabia decisión de cargársele encima… podría decir que es mala
suerte, pero la estadística dice que no, que es una bendición ser elegido por un
ave para ser su retrete. Dicen las malas lenguas que, al morir el Papa Antero,
que después fue San Antero, que antes había nacido en Petilia, Grecia, que
antes fue el decimonoveno Papa de la iglesia católica, ese mero, al morir, no
sabían a quién elegir como sucesor, corría el año 236 después de cristo, iban
muy rápido, o los elegían viejos a punto de morir o se morían muy rápido, en
menos de doscientos años ya llevaban dieciocho.
Decíamos pues que, al morir el Papa Antero, no tenían ningún candidato que
cubriera el cargo, así que decidieron reunirse para analizar qué hacer. Pero,
como en toda política, había admiradores y detractores de varios personajes
famosos en su época, y no tenían ningún candidato en firme. Estaban tan
entusiasmados en la discusión de quién era el buenas, que no se dieron cuenta
que se acercó al grupo un campesino humilde. Unos gritaban alabando a su
candidato, otros manoteaban denostándolo y adulando al suyo, cuando el
campesino de nombre Fabian metió cara entre el grupo de acalorados
oradores, pasó una paloma casualmente y lo cagó.
Los que interpelaban, pelaron grandes ojos y abrieron sendas bocazas, esa
cagada era símbolo de que la divina providencia estaba señalando al hombre
perfecto, esa intervención divina, era una señal del Espíritu Santo. Así, de esa
manera, nació un nuevo Papa. El campesino ni siquiera era religioso, ni
practicaba alguna fe, sin embargo, en ese mismo instante se ordenó sacerdote,
después obispo y finalmente Papa, para cumplir con todo el protocolo pues.
Así Don Cedano, podría convertirse en el elegido por los dioses, casi, casi tan

bueno como San Péjele, que nos ha dado una muestra de cómo debe manejarse
la política de Estado.
Don Cedano se reconoce contumaz en hacer notar que San Péjele no sabe de
administración pública y que solo sabe repelar, protestar, grillar y hacer
fantasías mentales.
En la escuela de arquitectura, cuando diseñábamos de manera incoherente, le
decíamos hacer puñetas mentales; pero a San Péjele no debo decirle eso, él
tiene grandes visiones para un futuro donde los pobres y los ricos tengan las
mismas oportunidades y equidad en sus riquezas… bueno, Don Cedano se
declara un contumaz agitador en contra de los ideales del cuatroté, y se
arrepiente… nomás poquito… por qué no había notado la magnitud que
representa el discurso de nuestro insigne prejidente. Ahora, cuando el
conflicto que trae Rusia contra sus propios intereses que no quisieron
acomodarlo los ucranianos a los suyos, o sea no se dejaron, porqué Estados
Unidos les pagaba más, es cuando lo entiendo, y lo replico: “abrazos, no
balazos”.
Ese debería ser el lema de la humanidad, debería ser nuestro alter ego, debería
ser nuestra consigna. Luego se la registramos ante derechos de autor y toda la
cosa, pero sí deberíamos de hacerla extensiva. No ha funcionado mucho en
México, a pesar que tiene alta aceptación el presidente, los malos no quieren
abrazos y se siguen dando balazos, tanto que Michoacán y Zacatecas, antes
Guanajuato, o Baja California o Tamaulipas… bueno, antes casi todos se
daban de balazos pues, y se siguen dando, a pesar de que dice que el pueblo
bueno y sabio lo quiere mucho, pues podrá tener razón, pero el pueblo no se
quiere, y se odia y se mata entre sí, por la misma razón que Rusia no quiere a
Ucrania, porqué quiere el negocio que tiene uno, para tenerlo el otros.
Así funciona a diferentes escalas el mundo, lo malo de todo eso, es que
defienden el negocio con armas y el otro lo quiere a la fuerza, así se complica
todo. Ahora vemos y entendemos que una guerra nunca será buena opción, la
muerte no es la mejor opción, la violencia nunca será la opción para que los
pueblos progresen. Las guerras solo son muerte y dolor, hambre y caos,
enfermedad y desesperanza, por eso digo como Michoacano, Mexicano y
hombre de este planeta, que el lema sea “abrazos no balazos”, frase acuñada
por nuestro insigne presidente, ahora sí estoy a favor de él.
Las guerritas de los narcos serán juegos de niños, como aquellos que jugaba
Don Cedano y le decíamos policías y ladrones o indios contra caras pálidas,
gracias a la cultura que obtuvo del Libro Vaquero, donde al calor de las

muertes fingidas, con la intención de hacerlo más emocionante, alguno se
golpeaba. Así se verán las guerras entre los narcos, unos simples juegos de
niños, con algunos muertitos tirados por aquí o por allá. La guerra mundial
será un desastre total.
Si atendemos a la información pública de la existencia de arsenal nuclear y
que sea usado en contra de los pueblos, que nunca, nunca de los nuncas tienen
que ver con las guerras, siempre son aquellos que quieren tener poder, quieren
tener riquezas más allá de la vergüenza. Esta guerra, que amenaza ser al
tercera, podría ser devastadora, mortal y dañina.
Nosotros, los mexicanos, no estamos exentos de sufrirla, la escalada te
obligará a tomar partido, será necesario que toda la población, ahora sí, y con
fuerza exijamos “abrazos y no balazos” y nos neguemos a participar en algo
que no es nuestro, que no nos pertenece y que no tenemos más injerencia que
como seres humanos reprobar la muerte por intereses económicos. Así que
vamos todos con nuestro presidente, arriba el lema: “Abrazos no balazos”, la
Paz es un lujo que tenemos derecho a disfrutar todos los hermanos del mundo,
ojalá y todos seamos objeto del deseo defecatorio de las palomas, y nos
erijamos en Papas de la Paz, la armonía, el amor entre pueblos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *