Política en lo oscurito

Autor: Don filosofo de Cedano

Nueva verificación vehicular. Una nueva tarascada.


Don Cedano estaba contando sus dulces, se sentía rico, tenía muchos: de
caramelo, de chocolate, de tamarindo, colaciones, cocadas y pirules. Se sentía
un niño rico. Estoy hablando del año del caldo, de cuando se ataban a los
perros con longaniza… su padre no estaba muy conforme con que tuviera
muchos dulces, siempre justificaba que la riqueza era dañina, lo acometía con
frases limitantes; que si los dulces eran malos, que sí provocaban caries, que sí
provocaban ansiedad, que si aceleraban el organismo, que si la diabetes, puras
cosas malas.


Tan malas eran que muchos de los amigos de mi papá tenían esas
complicaciones de salud, tan real se veía todo, que me la creí. Cuando menos
esperé, me metió una nueva regla en la casa, y es que debía darle un dulce, por
el simple hecho de que tenía que revisar si los dulces eran sanos o no, si tenían
desperfectos en su envoltura, si los empaques eran los correctos, si no estaban
dañados, adulterados o caducos. Esa nueva regla le permitía auditar todos los
dulces que tenía, para demostrarle que estaban en buenas condiciones de
consumo, debían de ser nuevecitos, debían tener una fecha de fabricación de
cuatro días atrás, y yo, al escucharlo me quedé perplejo, con los ojos
desorbitados, sorprendido.


Con esa revisión, pronto no tendría dulces, todos le pertenecerían a mi padre.
Si el 80% de mis dulces tenían menos de 4 días, todos serían objeto de
revisión, los demás, ya no calificarían y sería capaz de retirármelos, o me los
como ahorita, o ya no tendré dulces. Era algo autocrático, pero así son los
padres, duros, tratando de enseñarle a sus hijos una nueva manera de posesión
de las cosas. Pareciera que Don Cedano, mientras estuviera dentro de los
límites del poder de sus padres, todo lo que poseyera, todo lo que logrará
adquirir no sería suyo, siempre habría una justificación para que le quitaran
una parte.

Entiende que debe participar de las responsabilidades de vivir en esa
sociedad, y aportar, pero cada vez se pone más difícil, pareciera que su padre
quiere que se retire de la casa, que sea un ser independiente, que no dependa
ya de las órdenes, ni de las reglas de la casa y que construya una nueva
vivienda. Es muy probable que eso tendrá que hacer Don Cedano, esperar,
crecer un poco e independizarse, y lograr comerse sus propios dulces, a la
hora que quisiera, en la cantidad que quisiera y con la caducidad que quisiera.


En eso estaba, cuando despertó Don Cedano y se sorprendió que su sueño
pareciese tan real. Buscó entre sus ropas aquellos lindos dulces, que le hacía
agua la boca. Al no verlos a la mano, tomó el diario y se puso a leer el portal
Forbes, nomás para gastar tiempo, en lo que despertaba por completo, y lo
primero que le llamó la atención fue un artículo que hablaba de la norma
mexicana NOM-236 SE 2021, que señala que implementarán una nueva
verificación para automóviles en sus condiciones físico-mecánicas, que
entraría en vigor en noviembre de 2022, con un costo de $900 pesos.


Don Cedano dio un salto enorme y dijo :“no ma…no, no”, otra imposición
más a las infinitas que ya tienen los poseedores de autos, de esa manera
entendió que las reglas que su padre le imponía, eran una mera representación
de las reglas que más tarde le impondría el sistema de gobierno a sus
“gobernados”, el viejo era un visionario, o se me hace que trabaja
clandestinamente para el gobierno y les da ideas, y de esta manera aquellos
que desean, a como dé lugar el dinero de los contribuyentes, le quieren dar una
tarascada más al bolsillo ya castigado de los poseedores de autos.


Si de por sí don Cedano ya está molesto con la imposición de las nuevas
placas, ahora con la revisión de autos con edad no mayor a cuatro años, es un
duro golpe para los bolsillos de los poseedores de autos y una nueva carga
económica a estos, y al final, abusan de esa necesidad que nos creamos al
tener un auto, queremos traerlo por la comodidad que te da trasladarte de
manera autónoma y no depender del ánimo de los prestadores de servicio y de
los intereses de estos.


El auto, año con año es un derrochador de dinero y los “gobiernos”, gracias a
los autos, son una alcancía que no tiene fondo. El auto saliendo de la agencia
ya paga el IVA, ya paga IEPS si es auto caro, paga tenencia o refrendo según
sea el caso, paga dotación de placas, paga derechos, paga licencia, paga tarjeta
de circulación, algo contradictorio, las placas y la tarjeta son
complementarios, y se cobran ambos y tienen vencimiento, por lo que hay que
pagarlos continuamente.

Pagas servicios, gasolinas, después se inventaron las verificaciones
ambientales, que surtió el efecto contrario a lo que esperaban, pues con el
control ambiental inventaron el hoy no circula, lo que provocó que se
adquirieran más autos para cubrir esos huecos de no circulación y la calidad
del aire no mejoró, porqué se sigue deteriorando, y el parque vehicular
aumentó, se me hace que vieron que algunos tienen poder adquisitivo y
compran más autos, no quieren que progresen, ahora hay que joder a aquel
que no puede y con esta verificación físico – mecánica a los autos mayores a
cuatro años tienen al 80% del parque vehicular cautivo, sangrándolo con $900
pesos, no sé si semestral o anual, pero es un refrendo más, una carga más y
desde luego tienen a los tránsitos listos para recaudar.


Entre hacienda y las policías de tránsito, incluyendo la federal, que también
se inventa artículos para poder detener a los choferes, los cautivos no tenemos
escapatoria, tenemos que aportar, ¿Y qué recibimos a cambio? Amenazas de
que si no pagas a tiempo te multan, si no pagas, te multan, algo que
evidentemente no consultaron con los usuarios, los gobiernos no parecen
importarles la opinión de las personas, ni les preguntan a ver si hay otras
opciones que no sea esquilmar y esquilmar.


Los gobiernos se han separado tanto de la población, que ya no se los
reconoce, los ve únicamente como proveedores únicamente, ellos viven su
vida de manera independiente, sus programas de manera independiente, viven
sus prácticas de manera independiente, las personas de las que viven les
importan un comino. El presidente señaló que no fue informado de esta nueva
norma ¿Quién decide entonces y bajo qué criterios la forma de quitarles dinero
a los mexicanos de manera oficial? Que al final de cuentas el resultado es el
mismo que te lo quiten no oficial y oficial, te dejan a pie y te sientes burlado.
Si los impuestos sobre los autos su transformaran en infraestructura de
primera en servicios de carreteras, podría justificarse, pero ni eso, las
carreteras son malas y están en malas condiciones si son libres, y las
autopistas, aparte de eso, te cobrar y caro, y están en malas condiciones y son
inseguras, ¿Qué beneficios tangibles tenemos de todo ese dinero, de impuestos
y cuotas de carreteras? No sabemos, pero lo que sí sabemos, es que los
funcionarios públicos se la pasan en viajes y campañas, pagados con nuestros
impuestos.


Algunos dirán que no es dinero público, que son aportaciones, que es una
manera elegante de decir que se usa dinero ilegal, que desde luego, si alguien
“aporta” dinero a los políticos y sus programas, es porqué tiene la seguridad
que regresará duplicado, y no tardaremos en saber quienes se benefician, como dice San Péjele que se beneficiarán aquellos que menos tienen con la
liberación de aranceles donde ya estaban liberados, es una manera también de
promocionar su buen corazón diciendo que no pagan aranceles los productos
de primera necesidad, que de por sí no pagaban antes del anuncio porqué el
90% de estos vienen de países con los que tenemos tratados de libre comercio,
pero habrá quien le crea y lo considere un salvador de vidas, como pretende
salvarle la vida a Cuba, Venezuela y Nicaragua, que no les salva la vida a los
pobladores, no al pueblo, sí a los gobiernos, sí a la ideología, si quisiera
salvarle la vida a los pueblos haría otras acciones más tangibles, como
cambiar los sistemas económicos y políticos de esos países, quizá Estados
Unidos sea el malo de la película, el poder depredador, el fantasma de todas
las películas de terror, lo cierto es que en comodidades y acceso a comida y
servicios está mejor que la mayoría de los países del mundo con las ideologías
que quieras, cierto es que todas las perfecciones tienen sus imperfecciones,
como el desarrollo tiene su contra en la contaminación, pero cuando se juntan
solo las malas como en México, Cuba, Venezuela y Nicaragua, no tenemos
más opciones que pensar en un imperialismo del capital, algo se tiene que
cambiar, para que los gobiernos piensen y actúen más a favor de las personas
de bien, no a favor de los malos solo porqué son personas, hasta en las
religiones más simples y lineales saben que hay personas que dejaron de ser
humanos, se les murió el alma y se llaman desalmados, y los delincuentes lo
son, ellos la manera que entienden la política es mediante el miedo y la
muerte, si el ejército no tiene el poder de matar o neutralizar malos como dice
nuestro gober Bedolla, ¿Quién lo hará?, si no se combate a la violencia, esta
seguirá su camino libre, como hasta ahora, metiendo a los niños en su espiral
de muerte, eso no importa al gobierno, mientras este sigua metiéndose lana de
los pocos que aun quedan aportando, ¿Qué será del gobierno cuando los malos
sean los que cobren?… no habrá quien meta las manos al bolsillo del otro, por
estar cuidando al propio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: