Política en lo oscurito 

Autor:​​Don filosofo de Cedano

El negocio de cacaraquearlo todo

Don Cedano se ha tomado su cocol y se ha ido a dormir, es fin de semana, las tareas programadas se han cumplido, el cuerpo merece un descanso y para acompañar el sueño, y sentir que el día ha estado completo, se lee un par de frases, un par de noticias y par de chismes, porqué hay que estar en todo, no solo en las mañaneras, ja,ja,ja… ¿Por qué me rio?, ¡Ah!, pues por malvado que soy… bueno, es más,por qué platicando con unos seguidores de hueso colorado de San Péjele, dicen, y lo afirman con propiedad, que la verdadera piedra filosofal del conocimiento universal está en las mañaneras.

Allí está lo que fue, lo que es y lo que será del país, con todas las verdades, con todas las certezas y con toda la fuerza moral que hay en el cuatroté, y la fuerza moral está en el discurso del prejidente, que ya no dice mentiras, que ya está acabando con la corrupción, que ya hay bienestar, que estamos felices. Por eso me rio, por qué no creía que alguien pudiese tener tanta fe en un gobierno, más que ellos mismos. Hasta que lo constaté personalmente en persona. No creía hasta hoy, que alguien que ha empeñado mucho tiempo en estudios académicos,sería difícil que se dejara engañar. 

Pero no, creo que la educación escolar nada tiene que ver con la libertad de pensamiento, tienen lo que ellos llaman “libertad de elección” y tienen tanta confianza en un sistema, que creen distinto al otro “sistema”, que pretenden solucionar todos los problemas del mundo con él, a sabiendas inconscientemente que el sistema es solo eso: “el sistema” y que no cambiará por el simple hecho de cambiar de color. Recuerdo al extinto Distrito Federal, cuando entró en la modernidad o “moda” de lo ecológico, mandó pintar a todos los taxis y camiones del servicio urbano de color verde y les pusieron la frase de “ecológicos”, con eso ya se ayudaba al medio ambiente. Así me parece este gobierno, pintado de otro color, pero siendo el mismo que ha sido siempre. 

Nada puede cambiar en este mundo, si la conciencia colectiva no cambia, y nada puede cambiar, si no se hacen cosas distintas. Lo único distinto que vemos, es el discurso, pero sigue siendo “discurso”. Lo bueno de todo esto, es que nos estamos dando cuenta a tiempo, ja, ja, ja, ¿Qué?, ¿Ni de mí puedo mofarme?, ¡Ningún chile les embona! Diría el clásico. Bueno, lo que si les embona y les gusta, es que el cuatroté esté teniendo muchos logros, cumpliendo promesas, como las que hacen los niños, cuando les pides “haz el aseo de tu cuarto”, después de cinco horas, pasas al cuarto y ves que efectivamente barrió y asomas la cara bajo la cama, allí sigue la basura que pretendías limpiara, y te dirá firmemente que sí limpio, pero exactamente allí no, pero si limpió y no te mentirá, porque pasó la escoba tras él, por donde pasó. 

Lo malo, es que no limpió completamente y en su mente de corte núbil, el presidente dirá que ha cumplido. Sí, por donde pasó, pero cumplió:inauguró un aeropuerto, incompleto, pero es un aeropuerto; inauguró una refinería, incompleta, pero es una refinería, eso no importa, si no está completa, si no cumple la función que debe cumplir, total, la mayoría de las personas que le creen no tienen interés en que cumplan la función para la que son diseñados los espacios, lo importante es demostrar que el gobierno cumple, y el gobierno, empecinado en cacarear sus huevos, sigue cumpliendo a medias, para demostrarle a sus huestes que sí cumple, que ahora sí se está transformado al país. 

No importa el rumbo, no importa el resultado, no importan las formas, importa el fin y el fin, final del gobierno es mantenerse en el poder, al costo que sea y lo mejor de todo, es que el costo no lo paga el gobierno, lo pagamos todos los mexicanos que aportamos y van a pagar como daños colaterales aquellos que no aportan, pues estarán acostumbrados a vivir de los demás, vivir a coste de los demás, que cada día serán menos, pues empezarán a sentir la carga de incongruencia de las arcas federales contra los mismos siempre y los que ya no estén recibiendo apoyo. 

Una vez terminada la transformación sabrán que no siempre se puede vivir de papá gobierno, pues papá gobierno no sabe generar dinero, solo quitarlo, y ¿A quién se lo quita?, a quienes sí saben generarlo, a todas las empresas, a todos aquellos que tienen un negocio. Los becarios, recibidores de becas, bonos, programas, apoyos y demás, no generan, solo gastan. Viéndolo bien, ahora que recuerdo, no solo el gobierno cobra impuestos, el crimen organizado también lo hace, pregúntenle a los aguacateros de la zona de Uruapan, o a los limoneros de la zona de Apatzingán, ¿O será el gobierno el que se comporta como el crimen organizado?, ¿O serán lo mismo? 

Ya ni sé, se parecen mucho, ya nada más falta que el crimen organizado salga a manifestarse en la calle, que ponga retenes, que imponga “justicia”…¿Ya lo hace?, ¡Chales!, Don Cedano andas atrasado, nada más preocupado por las inauguraciones prominentes y pomposas del gobierno, que hace obras de relumbrón, y para que no los critiquen de más, no dejen entrar a la prensa a las áreas inacabadas, como en el Felipe Ángeles, que están a marchas forzadas trabajando para terminarlo, por eso no trabaja al cien, por el riesgo que hay de interferir con polvo y materiales el vuelo de las aves.

Ahora, para recibir menos críticas, San Péjele ya no dijo tajantemente que inauguró una refinería, ahora sí dijo que inauguró la primera etapa. No he sabido de cuantas etapas constará, espero no sean muchas, imagínense que diga que son cien etapas y nos llevemos unos cien años en ceremonias y logros. Ya hasta menciona que son logros la llegada de remesas, a pesar de que cuando era oposición criticaba a los gobiernos de ese tiempo el no poder mantener a las personas en su lugar de origen y la desigualdad los obligaba a migrar, ahora no he escuchado algún programa fuerte que permita detener la migración, tanto es así que ha habido muchas muertes por la migración, en estos días murieron 27 mexicanos huyendo de la felicidad que provocó el cuatroté. 

Que incongruentes somos, estamos felices, felices y pagamos más de 9 mil dólares para irnos a ser infelices en otro país, o muriendo en el intento.Tanta felicidad nos ahoga, nos gusta sufrir, somos un país sufrido, por eso la felicidad del cuatroté nos llena de miel, ¡Snif, Snif!, ya Don Cedano esperaba la inauguración de los logros de muerte por migración, con un discurso patriota de: “Vamos a llevar la austeridad a los países más incongruentes del mundo, para cambiarlo y hacerlo austero, y para eso vamos a mandar ocultos en camiones a miles de mexicanos para poder invadir y modificar el pensamiento de los gringos, y de seguro, algunos viajes van a fallar y vamos a tener daños colaterales y así está pasando. 

Y gracias a ese plan, que empezaron los gobiernos conservadores… bueno, aquellos si expulsaban por pobreza a los mexicanos… ahora es por exceso de amor y felicidad, porqué en nuestro país hay mucho bienestar, que no lo aprecien los conservadores es otra cosa, son ingratos esos y quieren ver al país caer en sus manos materialistas, pero no, ha llegado el mesías salvador del mundo mundial, el mejor presidente del país, ese que ha logrado meter en cintura hasta a los más recalcitrantes, les ha dado una buena lección de moral a los religiosos, esos que quieren más balazos, menos abrazos, dizque porqué ya no alcanzan los abrazos para tapar los balazos. 

¿Qué se creen?, que hagamos una quinta cruzada, para asesinar a aquellos que no creen en el cuatroté, ¿Que detengamos la violencia con más violencia?, pues va a haber más muertes, que no estaría mal, si todo se está cacareando, ¿Por qué no cacarear que se han muerto más mexicanos en nuestro gobierno?, total, podemos decir que hemos superado a Calderón, o a Peña, que parece no pintar en los discursos del gobierno, o por qué está negociado el silencio, o por qué Peña hizo muy buen trabajo, ja, ja, ja…

¿Qué?, si me río de su mesías se enojan, si me rio de su némesis, se molestan, ¿De quién debo reírme?, de mí no lo hago, por qué no entenderían los chistes que hago a mis costillas. Si alguna vez San Péjele me toma en cuenta para sus discursos y salgo a relucir en sus estadísticas, puede ser que me ría de mí. Aunque ya he sido llamado por las sirenas, aun no caigo en los encantos de su canto.Me dejaría comprar por un buen puesto, uno donde uno no haga nada, que solo esté allí, sin participar, de “florero” dicen que se llama, ¡ándale!

Como el secretario de salud, ese que no pinta ni para las estadísticas, o como la que lee las mentiras del “quien es quién en las mentiras”, así, sin apenas leer, ganando bien. Ahora, si ella está haciendo otra labor, non sancta, no me inviten, soy serio, puedo corromperme, pero no mucho, y si gano algo siendo gobierno, también voy  cacarear, aunque mis números más grandes sean de muertos, total, son personas que murieron en nuestro gobierno, también tienen que ser cacareadas, son mis muertos, no de los conjervadores.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: