​Política en lo oscurito  

Autor:​​Don filosofo de Cedano

Tacos de lengua para todos

Estaba un día Don Cedano tranquilamente recostado sobre su enorme poltrona, tenía un lápiz de los amarillos en la oreja, de vez en cuando lo tomaba, le ponía salivita en la punta para que pintara más negro y se disponía a escribir la mejor obra del mundo mundial, que hablara de la justicia, honradez y congruencia de los políticos, y ¿Qué creen? Tiene 30 años con esa hoja en blanco y el lápiz sin usar;pero eso sí, todo mojado. No ha encontrado a ningún político que le ayude a dar esos ejemplos.

Cuando se está convenciendo de que uno es bueno, le descubren luego tropelías y desiste de hacer ese escrito. Esos políticos parece que tienen un compló contra Don Cedano, no quieren que se vuelva famoso y rico escribiendo sobre ellos y esos buenos dones.  

Dicen los que adoran las adulaciones y el dinero sin esfuerzo, que el mejor presidente de México es San Péjele, Don Cedano insiste en que no, ya hasta ha retirado amistades de su lista, solo porque defienden al presidente en turno. Quizá ellos tengan razón y Don Cedano sea un ave de mal agüero ¿A quién se le ocurre pensar mal de un gobierno que piensa en los pobres?, yo diría que a nadie. Pero eso es pan de todos los días para los políticos, siempre piensan en los pobres y más porqué el voto de un pobre democráticamente vale lo mismo que el de un rico.

Allí si hay igualdad en valores, para los narcos al parecer también, una muerte, es solo una muerte.Pero esa es otra historia… mientras la poltrona iba tomando la forma de las nachas de Don Cedano, de tanto usarla, los tiempos políticos transcurren alejados de la realidad.  

Algo está pasando en la mente de los políticos que los aleja de la realidad en que vivimos. Vemos como el informe del presidente, a cuatro años de gestión, sigue siendo la misma retórica. Pareciera que todavía tiene inercia, “no somos iguales”, “están enojados por qué no los dejamos robar”, “son chayoteros y ahora no cobran del erario”, “construimos más obras que otros sexenios”, “ahora hay bienestar” …

Y lo peor de todo, a los ojos de Don Cedano, es que hay personas que lo creen y funcionarios públicos que lo replican -hablo del discurso- y que lo justifican. Pero Don Cedano está ciego, sordo y loco, no ve ese tan cacareado cambio, ve en sus amistades y en él que no han avanzado más que cuando estaban otras administraciones, no ve mejoras contra lo hecho por el Bolillo y el Prit.

Los que defienden a “su transformación”, si ven esas mejoras, creen que México, con más de 120 millones de habitantes, son tres obras que no comparten la idea de progreso y la riqueza de país.Aquellos que creen que el aeropuerto Felipe Ángeles está terminado, dense una vuelta y revisen los faltantes, y si creen que funcionará como aeropuerto internacional, tendrán que esperar un tiempo todavía. Ni siquiera tiene la calificación para eso.

Si creen que tiene la infraestructura para cumplir como aeropuerto internacional, vayan a verlo, a Don Cedano le da la impresión de ser un estudiante de escuela, que va y cumple medianamente con las tareas y las asistencias y pasa de panzazo, se pone su ropa de dominguear y aparenta lo que no es. Lo mismo que presume que con las dos gasolineras que se sumarían, porque aún no se suman por completo, a las seis existentes se tendrá independencia energética.

Don Cedano sabe que la refinería de Dos Bocas no funcionará ni en este año y posiblemente ni en el otro, apenas están contratando a los tuberos, los que construyen toda la red de conducción interna y eso tardará en concluirse unos siete meses, si no hay tubos para conducir los fluidos, ni llegará el crudo a los tanques de refinación, ni saldrán los productos terminados, para eso falta algún tiempo, y la refinería comprada en Estados Unidos, seguirá estando bajo las normas y reglas de los Estados Unidos, no de México.

Sí, podrá tener inversión mexicana, requerirá de mantenimiento cada vez más caro, porque allá, en el gabacho, tienen una agenda de cambio en la movilidad, los autos cada vez usarán menos combustibles fósiles, por tanto, las refinerías empezarán a ser inútiles. Pero, mientras tanto, puede funcionar el discurso de la autonomía, es politiquería lo sabe Don Cedano, pero los seguidores fieles de San Péjele le creen todo y quizá San Péjele sepa algo que no sabemos, por ejemplo, que en menos de 20 años seguiremos usando tanta gasolina que la inversión será todo un éxito y referente a eso de la autonomía, apenas con otras seis la logramos.

Consumimos más de lo que producimos y estando en funcionamiento al cien por ciento las 8 gasolineras, apenas podremos suministrar poco más del 60% de lo que necesitamos, pero en el discurso se escucha bonito que con eso ya somos autónomos y cuando nos enteremos que no lo somos en unos dos años, cuando Dos Bocas funcione, podremos decir que el parque vehicular creció y necesitamos otra más, y ya no estará San Péjele, pero ya habrá ganado otra elección en 2024, quizá no con él al frente, pero si con sus guiñoles, bueno, con sus corcholatas, para seguir mamando del presupuesto, algo de lo que no pueden zafarse, no saben vivir de otra manera. 

Lo malo de todo, es que la realidad es muy cruda, no hay dinero que alcance para poder darle algo de congruencia al discurso. Si bien, muchos estamos de acuerdo en que se les de algo de recursos a los ancianos, para que al menos terminen sus días con dignidad, y Don Cedano espera llegar a viejo con ese beneficio, ja, ja, ese no lo quiten, ya no tarda, pero sabe Don Cedano, que el dinero que llega gratuito, no es realmente gratuito, alguien lo paga, todos los programas sociales, alguien los paga, todo el aparato burocrático alguien los paga, y son siempre los mismos, los que trabajan. 

Los políticos no generan, pero si pueden disponer de recursos a discreción para aumentar el aparato de gobierno y decidir entre ellos cuanto más se puede exprimir al cautivo que trabaja, si ya un 35% de ISR o ISPT es gravoso, porqué a ese hay que sumarle todos los consumos que cobran otros impuestos como IVA e IEPS, y derechos, y más obligaciones, en total, andas proporcionándole cerca del 50% de tus ingresos, si es que eres trabajador formal, porque los informales, no pagan nada de eso, esos son privilegiados, no pagan impuestos, pero si cobran dádivas, becas, programas, apoyos, y gracias a eso, hay 4 millones de personas más tratando de entrar a cobrar todos los programas, les llaman pobres, creados en esta administración. 

Dicen por ahí, que puedes pelearte con un rico quitándole, presionándolo, con discurso de que lo quitado al rico será para los pobres, tendrás un enemigo quizá poderoso económicamente, pero eso no te importa, pues lo que tu necesitas son votos, tendrás cuatro votos ganados con los pobres que “ayudas”, y pierdes solo uno. Como decíamos, cuando algo te llega gratis, en realidad no es gratis, el producto eres tú. En el caso, tú eres el voto, eso con lo que pagas, y de esa manera generas un ideal de país y ya vemos que el ideal del cuatroté es distinto a los demás, solo en el discurso. 

Desde luego, pues la forma en cómo se comportan ellos, con ellos mismos, o contra ellos mismos, en sus plenarias, en sus elecciones, es exactamente igual a como se hacía en el pasado, solo ha cambiado en el discurso. 

“Eureka”, por fin Don Cedano entendió lo que significa la cuarta transformación, es el cambio en el discurso, no en el comportamiento, ni en las acciones ¿A quién convencerían de que cambiaron?Si son los mismos actores y las mismas acciones, pero no el mismo discurso ¡Ya sé! A los incautos.Ya ven, en el discurso es que vamos bien, que la violencia no ha aumentado, solo era más brutal y dejaba más muertos en los sexenios anteriores, en este no, aunque en Tuzantla y Tijuana maten a inocentes, los que antaño eran daños colaterales, ahora no existen, no importa que encuentren fosas clandestinas en Michoacán o en Yucatán, donde no se veía, pero eso no importa, en el discurso no existen.

La corrupción no existe dicen, si no tenemos empresas corruptas cotizando las obras, no hay corrupción. Nosotros como “somos diferentes”, hemos santificado a aquellos que participan en las obras, y como son santos, pueden obtener las obras de manera directa, eso ha funcionado en el gobierno federal, llevas el contrato ante el mesías, le da una bendición y se acabó la corrupción, sale brillando de blanco. 

Entonces, en Michoacán, en Morelia, Bedolla, solicitó la venía de San Péjele, para santificar el contrato de la Salida a Salamanca y ¡Pum!, ya se puede contratar de manera directa, sin corrupción, quizá se puedan aceptar aportaciones voluntarias al movimiento, pero corrupción no es. Espero que en el discurso Bedolla no copie a San Péjele ¿Qué?? ¿Usan el mismo discurso? ¡Chin! Bueno, también en nuestro estado se venden tacos de lengua. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: