SINOPSIS POLÍTICA 1126

DE REGRESO A LA DESPIADADA REALIDAD

Absortos en frivolidades, convirtiendo una festividad de quinceañera en la más popular del planeta y ocupados por el arribo de Donald Trump a la presidencia del país más bélico e intervencionista de la tierra, hemos estado distraídos de la realidad que nos azota.

2017 inició como lo habíamos pronosticado a finales del 2016, devaluación del peso frente al dólar e incremento del precio de las gasolinas, lo que traerá como consecuencia aumento atroz, por desmesurado, del costo de productos, mercancías y servicios, lo que dificultará la subsistencia de los sectores mayoritarios (los más vulnerables) e incrementará la creciente inseguridad y violencia, que azota particularmente a dichas clases sociales (media y baja).

Lo irónico, es que un país petrolero venda a sus pobladores gasolina más cara que en naciones que carecen de hidrocarburos y que los impuestos que recibe el gobierno no se vean reflejados en mejores condiciones de seguridad, bienestar y desarrollo de los gobernados. Además que burdamente intentaron manipular psicológicamente a la colectividad, creando desabasto de combustible para inducir la creencia de una necesidad ineludible de la gasolina y que los usuarios sobrevaloraran su valía real y estuvieran dispuestos a pagar cualquier precio por obtenerla y así disminuir el malestar social por el incremento del precio, que viene aparejado con el aumento al gas LP y energía eléctrica.

No satisfechos con lo anterior y a pesar de ser la nuestra la nación con mayor carga tributaria, donde sus contribuyentes más impuestos pagan, los poderes ejecutivo y legislativo intentan establecer un nuevo tributo, llamado “plusvalía de bienes inmuebles”. Se trata de gravar con otro impuesto el valor agregado que adquieren las propiedades, que es lo único real y tangible con lo que cuentan los propietarios de un bien raíz.

Cuando alguien construye o compra una casa, que en la mayoría de las ocasiones pasará a ser patrimonio de sus seres queridos, lo hacen pensando en el valor que adquirirá dicho inmueble en el futuro, con el paso de los años, lo que representa seguridad familiar. Ahora ese valor agregado podría pasar a ser propiedad del gobierno de cada entidad, dizque por que el gobierno contribuye a que esa plusvalía de la propiedad adquirida o construida se incremente por la obras y servicios que se suministran, pasando por alto que dichas obras y servicios se pagan con nuestros impuestos y ahora pretenden adueñarse de lo único que garantiza seguridad a los ciudadanos.

LA VERDADERA CAUSA DEL “GASOLINAZO”

Esto demuestra que la voracidad insaciable de la clase política por seguir apropiándose y derrochar los bienes públicos les provoca preocupación y desesperación al quedarse sin fondos o que estos se vean reducidos. Que se acaben los recursos que creían inagotables y que la vida de despilfarro a la que están acostumbrados se vea afectada, es la verdadera causa del “gasolinazo”, así como del incremento al gas LP, a las tarifas de energía eléctrica y la creación de nuevos impuesto y el aumento de los existentes.

La clase gobernante, a la que nosotros mantenemos, necesita más dinero para robarlo y lo sacará de donde pueda, siendo para ellos la forma más sencilla aumentar el costo de los servicios, crear más impuestos y encarecer los existentes.

EL NARCO PUDO SER LA SOLUCIÒN A LA CORRUPCIÓN

Los gobernantes, representantes populares, funcionarios públicos deshonestos y los partidos políticos que los llevaron al poder y los protegen, son el peor cáncer de México; más infames, voraces, desalmados y cobardes que los integrantes del crimen organizado. Se han dedicado a engañar y a manipular al hambriento e ignorante pueblo mexicano.

En algún momento se pensó que las organizaciones de narcotraficantes e integrantes del crimen organizado, podrían ser parte de la solución al problema de la corrupción política y gubernamental. Se creyó que al provenir de la clase social marginada la mayoría de capos y cabecillas de agrupaciones delictivas, estos tendrían afinidad y tal vez algún sentimiento de solidaridad con los de su raza y lucharían al lado de ellos en contra de lo que más perjudica a la sociedad: los políticos corruptos y gobernantes ladrones.

Los narcos y luego el crimen organizado, poseían capacidad de fuego igual o superior a la que tienen los guardianes de la oligarquía rapaz. Además mayor fortaleza económica, organización, convocatoria, habilidad persuasiva y táctica (que hubiesen deseado Fidel Castro, el Che Guevara, al que algunos dirigente delictivos supuestamente admiraban; no se diga Lucio Cabañas y Genaro Vázquez). Sólo les faltó sentimiento de clase, solidaridad con los suyos, sensibilidad social, humanismo, inteligencia, un verdadero desprendimiento de los bienes materiales y madurez para que el poder no los tocara.

Si se hubiesen puesto del lado del pueblo, fácil resultaría derrocar la tiranía, pero decidieron ponerse de lado de los opresores. Políticos y caciques se hicieron compadres de los jefes del crimen organizado, alardeaban su amistad con ellos, misma que utilizaron para ultrajar la dignidad, aplastar a la población y silenciar las voces críticas que incomodaban las conciencias de los corruptos y sus familias; pero son tan cobardes, que jamás tendrán la hombría para aceptarlo. Lo negarán, como las ratas que son y lejos de ser castigados, están siendo exonerados y premiados, incluso por gobiernos de partidos políticos que se dicen de izquierda.

Los tentáculos de esos políticos caciquiles, con mentalidad delictiva y vínculos criminales, se extienden también a partidos políticos de reciente creación (como MORENA), infiltrando en ellos a sus peones, que pretenden convertir en candidatos. A otros lacayos más se les disfraza de luchadores sociales, para que vayan y contaminen o se empoderen de movimientos ciudadanos, usándolos como mercenarios que lanzan contra sus supuestos adversarios.

Otros de esos nefastos “políticos”, por cierto priistas todos, con tal de salir airosos de los juicios que se les siguen, acostumbrados a la hipocresía, han comenzado a salpicar excremento para todos lados, repartiendo culpas y dirigiéndolas hacia sus propios ex colaboradores y “amigos”. Lo que ya se esperaba.

CAMPOS CONTESTA DEMANDA DE JUICIO POLITICO

Con fecha seis de noviembre del 2016, Juan Carlos Campos Ponce, en su calidad de ex presidente municipal de Zitácuaro, dio contestación a la demanda de juicio político que se le sigue en el Congreso de Michoacán. Como era de esperarse, el popular político zitacuarense, no niega los actos de corrupción y rapiña durante su mandato; aunque no los acepta como propios, pues culpa de todo a sus colaboradores, particularmente a su tesorero, a su Director de Servicios Públicos Municipales (cuñado suyo) y a su propia esposa, la Directora del DIF.

Campos Ponce afirma que él no es responsable de lo que se le imputa, que se trata de hechos ajenos, que lo sucedido en la tesorería municipal no fue responsabilidad suya; que de los ingresos de su esposa como presidenta del DIF nunca tuvo conocimiento y que a él como ex alcalde no le incumbe, menos lo que haya realizado su cuñado como Director de Servicios Públicos Municipales. Burlándose de los señalamientos por el caso de los “aviadores”, supuestos trabajadores municipales que cobraban sin devengar el salario, que estaban en nómina pero no se presentaban a laborar.

Robar, es la conducta delictiva más deshonrosa, consiste en quitar a otro algo que le pertenece con ánimo de lucro. Ladrón, es pues quien se apodera de bienes ajenos. Es una perversión que resulta aun más despreciable cuando la practica alguien a quien se le confió el mandato de un pueblo, que aceptó ser depositario de bienes públicos ajenos, para su correcta, transparente y eficaz administración, pero lejos de cumplir con ese deber los hurtó en provecho personal.

La ley establece que cuando el bandido es un político o “servidor público”, no se le debe acusar de robo, sino de “desviación de recursos” o “peculado”, en un acto de pretendida generosidad con las lacras saqueadoras de los pueblos. Además, las sanciones a las que son sujetos quienes distraen decenas de millones de las arcas públicas son demasiado blandas; mucho más indulgentes que las aplicadas a quien se apodera de una gallina por hambre, sustrae medicamento para su hijo enfermo o recupera de tiendas trasnacionales parte de la riqueza que le ha sido arrebatada, en un acto de rebeldía a gobiernos incompetentes, voraces e ignorantes.

La flexibilidad de las leyes y la ductilidad de los responsables de aplicarlas, contribuye a que los corruptos ladrones se crean intocables, sabedores que con menos del 10 % del botín hurtado resolverán cualquier acusación, investigación o proceso, hasta la carga de conciencia y reputación quedaran incólumes.

Por ello asumen una actitud arrogante, provocadora y se burlan abiertamente de quienes se atreven a denunciarlos y evidenciarlos; frente a una sociedad complaciente que, sin pudor y plena identificación con el ladrón, incluso llega a aplaudir las insolencias de esos “políticos” sin escrúpulos. Mientras los que buscan justicia para todos, luchando por meter a la cárcel a los saqueadores, resultan ser los malos ante la óptica ciudadana.

SE SUMAN ZITACUARENSES A PROTESTAS “ANTI GASOLINAZO”

Como pocas veces ha sucedido, de manera espontánea, sin ser acarreados la mayoría, centenares de zitacuarenses se han sumado a las protestas pacíficas en contra del “gasolinazo” de Peña Nieto. Aunque no faltaron los esquiroles y mercenarios infiltrados, ni los oportunistas, los que hacen del protagonismo un estilo de vida y la forma de atraer los reflectores que capitalizan de manera individual con propósitos electorales.

Muchos de los participantes lo hicieron con intereses mezquinos, de tipo electorero, por ello la ciudadanía no cree en supuestos movimientos ciudadanos, pues no comparten la idea de ser usados como borregos para fortalecer capitales políticos de personajes perversos, que ni siquiera se atreven a dar la cara directamente y utilizan a sus esbirros.

Por ejemplo, no fue coincidencia que nadie, absolutamente nadie de los manifestantes hiciera alusión al Senador Orihuela, oriundo de este municipio y protagonista principal en avalar todo lo que el presidente de la república y su partido (PRI) proponen en el Congreso de la Unión, incluidas las reformas energética, hacendaria y educativa (o laboral).

Además, las marchas respetuosas y pacificas son buenas, pero como meras campañas informativas, para crear conciencia e incentivar la participación de los apáticos, sin insultos, porque si reclamamos respeto a nuestras garantías y exigimos libertad, debemos empezar por respetar y conceder el libre albedrío a los demás, en tanto no nos perjudique directamente.

LA SOLUCIÓN A LA CORRUPCIÓN

Pero en realidad los bloqueos de vialidades, tomas de edificios públicos y las marchas de protesta, no son la solución al problema, en ocasiones lo complican, dando oportunidad al gobierno para denostar los movimientos sociales con infiltrados que causan desmanes. Tampoco una guerra de guerrillas, que enfrentaría al pueblo con el pueblo, al soldado y policía de abajo, con el ciudadano jodido, mientras los poderosos se mantienen intocados y burlándose.

Ante el hartazgo popular desesperante, por la corrupción e impunidad, que vuelven al poderoso más acaudalado a costa de la miseria de la mayoría, que cada día tienen menos posibilidades de sobrevivencia, tal vez ayudaría un poco el boicot, el no pagar impuestos y hasta la revolución pacífica, que algunos ya pusieron en marcha para “cheranizar” México, expulsando a los partidos políticos de nuestros territorios y enviando a la cárcel a los mandatarios ladrones.

Pero la verdadera solución a la problemática que enfrentamos todos, los zitacuarenses, michoacanos y mexicanos en general, se publicará en este espacio el próximo sábado, 14 de enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: