POLÍTICOS BANDIDOS y VENDIDOS

Es verdad que las aspiraciones en el ser humano deben ser grandes y permanentes. Pero cuando los anhelos se degeneran en ambición, se transforman en obsesión patológica que no conoce límites. Ese es el principal reto que deben vencer los hombres en el poder, sobre todo los que han logrado encumbrarse en la vida pública: tolerar la seducción del poder y dudar de las adulaciones de los lambiscones, que le presentan un panorama distinto a la realidad. Lo que los vuelve arrogantes y engreídos, y terminan por perderse. Al distanciarse de la sociedad, perdiendo el vínculo (la conexión) con quien les otorgó esa investidura.

Por ambicioso el ser humano se vuelve desdichado y deja de vivir, para sólo existir. Aunque se vuelva experto en simular lo contario.

Hace 25 años conocí a Enrique Pérez Suarez, entonces él andaba cerca de los 70 años de edad y hacía tiempo, durante su juventud, había sido tres veces presidente municipal: una de Benito Juárez (Laureles) y dos de Tuzantla. Pero lo relevante de su incursión en política, es que lo hizo bajo presión…si, sus amigos, familiares y compadres lo forzaban para que aceptara ser candidato del partido único y por consecuencia lógica alcalde, por tratarse de un hombre honrado a carta cabal, sabio, inteligente, integro, sensato. Una persona sana, física y espiritualmente.

A quienes intentaban persuadirlo para que aceptara ser candidato, Don Enrique les argumentaba que por favor buscaran a otro, que él ya había cumplido sirviendo a su municipio, descuidando a cambio su parcela y sus vacas, y que ya le tocaba a otro aportar su parte, pues había hombres valiosos, honorables, que también podían contribuir con esa encomienda. Es decir, se negaba a ser gobernante, pues sabía la responsabilidad que ello implicaba en un hombre honrado. Mientras que en la actualidad hasta se matan por llegar y rumiar el “hueso”.

Enrique Pérez era consciente que ser presidente representaba aportar, entregarse al servicio a los demás, a cambio únicamente de la satisfacción de servir, pues no había presupuesto y el sueldo era mínimo, y para contribuir sirviendo a su pueblo debía sacrificar su patrimonio personal y familiar, pues desatendía su parcela y ganado.

Hoy, gobernar es la manera más fácil de convertirse en nuevo rico, en persona acaudalada o incrementar el patrimonio material, y todos, sin excepción, hacen hasta lo imposible por ganar ese “honor”, tejen alianzas con los criminales más desalmados, acuerdan hasta lo indecible para acumular el dinero que les permita comprar las candidaturas y después arrebatar a sus adversarios las posiciones de gobierno. No reparan en violentar las leyes y normas morales, no les importa descender a los más deshonroso, degradante y pútrido con tal de alcanzar lo que llaman “victoria electoral”.

Una vez en el poder, el propósito o fin último es lucrar con el cargo, hacer negocios y robar, de manera inteligente algunos y de forma burda otros, pero todos se convierten en vulgares ladrones; sin embargo, a pesar de ello, la sociedad los sigue aceptando y apoyando. Entre más falso, hipócrita y ladrón, mayormente la sociedad lo aclama.  Luego entonces la degradación no es únicamente entre los actores políticos, también y especialmente la ciudadanía ha sido contaminada, al permitirlo y apoyar a los facinerosos involucrados en esta lucrativa actividad.

Don Enrique Pérez, en la actualidad cuenta con alrededor de 90 años de edad y aunque a perdido el sentido de la vista, es un anciano feliz, como dichosa ha sido su vida. Contrario a la pomposa existencia de la mayoría de políticos, él habita una modesta casa de adobe, cerca a su amada parcela, sin lujos y sólo lo indispensable para vivir, pero no le falta el cariño de sus amigos de siempre, ni el amor de sus hijos y algunas damas; porque enamorador ha sido, como lo son la mayoría de calentanos. Con la salvedad de que, a diferencia de los políticos actuales, Don Enrique conquistó el cariño de las féminas, no lo compró. Y sus amigos también han sido de a de veras, no hijos del interés. Por eso es feliz y nunca ha estado solo, ni en medio de bienes mal habidos.

Para mí, en lo personal, él es un político ejemplar, sin bienes materiales ostentosos, pero con una riqueza espiritual y de pulcritud que nadie jamás le podrá arrebatar…ni la muerte. Al final. Al momento de partir, nada se llevará. En tanto muchos que han entregado su existencia a acumular bienes, irónicamente al morir, sus restos son depositados en predios municipales; es decir, ni para acomodar los huesos se necesita terreno. Pero nuestros políticos se obsesionan en comprar ranchos por todos lados, edificios, constructoras, viajes al extranjero (y ni su país conocen), entre otros lujos y excentricidades…y está bien, siempre y cuando lo hicieran con el producto de su trabajo y no apropiándose del patrimonio de sus gobernados.

Expongo estos comentarios a manera de prólogo (aunque me extendí) para demostrar que todos los políticos en la actualidad son iguales. Al principio de la descomposición veían el dinero como una herramienta para alcanzar el poder… hoy el poder es el instrumento para saquear el dinero de los pueblos que lideran. Extremadamente distintos a la forma de gobernar de Enrique Pérez y sus contemporáneos, personas de honor, honradez y convicciones de entrega al servicio (incondicional) a los demás, en la administración pública.

                                                 DESCOMPOSICIÓN EN LA REPRESENTACIÓN “POPULAR”

 Y esa degradación en el quehacer político o en la cosa pública, se ratificó en el transcurso de la semana, en el máximo órgano que supuestamente representa a todos los michoacanos: el Congreso del Estado. El pretexto: la elección del nuevo, en la historia de Michoacán, Fiscal General de Justicia, que durará en el cargo nueve años y cuya responsabilidad recayó en Adrián López Solís, un profesionista brillante, político talentoso, funcionario de resultados, persona sensata y justa, con cualidades excepcionales, por lo que resultados extraordinarios son los que se esperan en su nueva encomienda en beneficio de los michoacanos, en corto y mediano plazo.

En la decisión final de los diputados en el Congreso no veo inconveniente, considero fue acertada…lo criticable, es la forma en que se lucra, como se llevan a cabo las negociaciones, priorizando siempre el interés personal, antes que el bien común de los representados.

Me explico: El problema no es la decisión a favor de López Solís; al contrario, en lo personal lo considero la mejor opción: perfil y capacidad le sobran, para esa y cualquier otra responsabilidad pública. Destacado por su talento ha sido desde estudiante, me consta, porque desde entonces lo conozco y de aquel tiempo hasta la fecha ha sido un hombre justo, honesto y de buenas costumbres. De aquí para adelante, no respondo. Espero lo siga siendo.

Lo perverso en la designación del Fiscal, es como se condujeron algunos diputados que se vendieron, traicionaron ideales y compromisos con sus respectivos partidos políticos de origen, con la militancia de los mismos institutos y con la sociedad que todavía intenta creer en ellos, más allá también del interés individual que así mismo los incentiva.

Por ejemplo, están los diputados perredistas que se fueron a MORENA prometiendo amor eterno, pero a la primera prueba le dieron la vuelta a los ingenuos e incipientes seguidores de AMLO, algunos de ellos (de los morenos) que están ahí por mero accidente, ni idea tienen o tenían a lo que iban, y otros motivados por la ambición, pero todos fueron chamaqueados por sus nuevos aliados, que a la mera hora demostraron que no lo son de a gratis. De los diputados del PT, no extraña, siempre han sido vendidos y tracaleros (por no decir bandidos) y a las pruebas me remito, si existiese alguna duda o se sintieran ofendidos, porque hasta eso tienen, ratas y de piel “sensible”.

El PAN, ha sido aliado natural del PRD en los últimos procesos electorales, por lo que se esperaba su “respaldo” al proyecto del nuevo fiscal. En tanto que el PRI, no le quedaba de otra. Seguramente veremos a algunos personajes de ambos institutos en posiciones en dicha dependencia o su permanencia en otras áreas del gobierno del estado.

Lo que no queda en duda, es la habilidad de López Solís para operar y dejar “planchado” el tema, siendo su partido político minoría (sólo cuatro diputados) en el Congreso del Estado, consiguió legitimarse como Fiscal General de Justicia de Michoacán, avalado por la voluntad mayoritaria de los representantes populares del Estado, con 29 votos a favor y 11 en contra, haya sido como haya sido.

Si algunos diputados se prostituyeron, la culpa no es de quien los empinó, si no de quien disfruta de las empinadas. Donde además se evidenció la falta o ausencia de oficio político y parlamentario de los diputados de MORENA, que ahora lamentan como niñas, lo que no supieron (o no quisieron) defender como hombres íntegros y de honor. Y como la muñeca fea, por los rincones denuncian “fraude” y acusan de “fiscal carnal” a quien con minoría los “mayoriteo”, cuando deberían sentir pena, por dos sencillas razones:

  • También su amo, señor, guía moral, fortaleza espiritual, el iluminado rayito de esperanza, hoy presidente de México, hizo exactamente lo mismo: impuso a Alejandro Gertz Manero, ex priista, ex panista, ex perredista, como fiscal carnal. Con la salvedad de que Adrián López Solís nada más ha sido perredista y Getz Manero, hoy hijo putativo de López Obrador, es un engendro político multicolor, de muchos chiles.
  • López Solís operó, convenció (o compró), seguramente apoyado por el Gobernador y el Secretario de Gobierno; pero, insisto, son minoría en el Congreso Local, a diferencia del Presidente de la República, donde sí se considera imposición del fiscal carnal, pues bastó que sus esbirros en el Congreso de la Unión, donde son mayoría, interpretaran la voluntad del amo para constituirse en aplanadora, sin consensuar con nadie.

                         TACHE PARA PROTOCOLO DEL GOBERINO DEL ESTADO

 La Coordinación de Protocolo del Gobierno de Michoacán debe revisar y corregir la agenda, así como ajustar los tiempos del gobernador en sus giras y asistencia a los eventos, pues la impuntualidad es de los vicos que más degradan la personalidad del hombre serio y formal.

En la gira realizada en Zitácuaro, el pasado miércoles, el mandatario arribó al primer encuentro público con los zitacuarenses con dos horas de retraso, lo que puede interpretarse como una falta de respeto a los asistentes. Influyendo además en el deslucimiento del evento, ya que algunos invitados se marcharon ante la demora.

Lo anterior, sin incluir el desperdicio de la fuerza laboral de los funcionarios y trabajadores, tanto estatales como municipales, que desaprovecharon toda la mañana para esperar el arribo del mandatario.

https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/01/SINOPSIS-POLITICA-3-1-300x201.jpg?fit=300%2C201&ssl=1https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/01/SINOPSIS-POLITICA-3-1-300x201.jpg?resize=150%2C101&ssl=1J. Salatiel Arroyo Zamora / El DespertarEstatalesSinopsis PolíticaTitularesZitácuaro
POLÍTICOS BANDIDOS y VENDIDOS Es verdad que las aspiraciones en el ser humano deben ser grandes y permanentes. Pero cuando los anhelos se degeneran en ambición, se transforman en obsesión patológica que no conoce límites. Ese es el principal reto que deben vencer los hombres en el poder, sobre todo los...