SINOPSIS POLITICA 03/04/2020

                                      CRECIENTES E IMPUNES CRIMENES CONTRA FIGURAS PÚBLICAS

 La mejor manera de fomentar la criminalidad, es dejando sin castigo a los responsables de las conductas delictivas.

 Todavía no se aclara de manera convincente “la muerte” de Homero Gómez González, el líder ambientalista, protector de la reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca y en esta región del oriente, concretamente en Zitácuaro y en pleno centro de la ciudad, se cometió el miércoles pasado otro crimen atroz, que ha consternado a la población de este municipio y envía un mensaje de claro desafío de los delincuentes al mando gubernamental, sabedores los infractores de la incompetencia y excesiva flexibilidad de las autoridades policiacas e investigadoras.

 De los casos locales y recientes que evidencia dicha impericia o perversidad, está -reiteró- el de Homero Gómez, cuyos resolutivos de la autoridad a nadie convencen. Otro suceso, también cercano en el tiempo, que exhibe la ineptitud y bajeza policiaca, es la detención de dos estudiantes de la facultad de Derecho de la UMSNH, que fueron acusados del asesinato del diputado local Erik Juárez Blanquet.

 Incluso, los jóvenes estudiantes fueron señalados, de manera apresurada y sin pruebas, de ser originarios del vecino estado de Jalisco. Nada más faltó que se afirmara pertenecían a cierta organización delictiva; pues, con toda certeza esa era la malévola pretensión, vincularlos a la violenta agrupación delincuencial de esa entidad y acusarlos de crimen organizado. Pero la siniestra “estrategia” de incriminar a inocentes para “aclarar” delitos de impacto social no prosperó y los pasantes de Derecho tuvieron que ser dejados en libertad.

 No obstante, este homicidio tampoco se ha aclarado, ni el móvil, mucho menos ha habido otros detenidos, ni los habrá. La autoridad esperará que el tiempo transcurra y el suceso quede en el olvido, como ha pasado con decenas de conductas antisociales graves.

 Reitero, cómo son mínimos los delitos que se investigan o culminan con la detención y sentencia condenatoria de los verdaderos autores intelectuales y materiales, los infractores de la ley saben que pueden pisotear y alterar el estado de derecho y nada les pasará, al menos que por accidente o de manera fortuita de atraviesen en el “camino” o se “pongan de a pechito”, serán sancionados; por eso siguen delinquiendo o se estimulan para hacerlo. Y suceden hechos como el de Ulises de la Peña Franco, un joven amable, cortes, atento, excelente persona, estimado por todos quiénes tuvimos la oportunidad de conocerlo y convivir con él.

 Ulises siempre fue un activo y leal militante priista, laboraba en la presidencia municipal de Zitácuaro como asesor de los regidores del tricolor. Su partida cala hondo; pues, hasta donde lo conocí, siempre se conducía con respeto y servicial con los demás, con nadie se metía, si no era para hacer el bien o un favor.

 El mismo día que a Ulises se le arrebató la vida, en la comunidad de Caltzontzin se suscitaba una manifestación de trabajadores agrícolas, cortadores de aguacate y limón, que por la pandemia se quedaron sin empleo. Quiénes, en su desesperación y tal vez azuzados por otros, con intereses aviesos, obstaculizaron carreteras, por lo que fueron reprimidos por la policía. En la trifulca, la “mejor policía del país, la más capacitada y certificada por la ONU”, no siguió los protocolos relativos al caso, se realizaron disparos de arma de fuego y una reportera que cubría la fuente resultó herida, además de otros dos o tres manifestantes.

 Ese tipo de desenlaces, en las manifestaciones de inconformidad ciudadana, no tienen razón de ser. El tratamiento no tiene porqué ser represivo, mucho menos violento contra organizaciones sociales, mientras se es condescendiente y permisivo con agrupaciones delictivas. Las expresiones de hartazgo popular deben resolverse con diálogo y resultados, no a garrotazos y balazos.

 Ese conato de violencia y muchos otros que se han suscitado en perjuicio de estudiantes, maestros, comerciantes y diversas agrupaciones gremiales, no tienen por qué suceder. Se supone que para eso está la Secretaría de Gobierno, para que sus informantes, asesores y operadores identifiquen oportunamente las causas de malestar ciudadano, se les atienda de manera puntual e impedir que las manifestaciones de hartazgo se trasladen a las calles y exploten violentamente.

 Pero, desafortunadamente, los mandos de dicha Secretaría no actúan donde no ven forma de hacer negocio, donde no existe posibilidad de adjudicarse obras para sus empresas constructoras, cuando no perciben la oportunidad de convertirse en proveedores del gobierno o no distinguen la viabilidad de realizar campañas pre electorales, turismo político o “tirar rostro”.

 A nuestros mandatarios y funcionarios nada les preocupa lo que padezca la población, a la que están obligados a servir. Ellos viven inmersos en la frivolidad, ocupados en satisfacer sus egos y capricho. Viven embragados en una permanente luna de miel con el poder, pero la cruda al despertar será insoportable. Pero mientras eso sucede, el éxtasis del placer los envuelve.

 Es falsa esa supuesta preocupación por la pandemia y sus consecuencias, ellos todo lo utilizan como herramientas de promoción de su imagen y para hacer negocios, aprovechan cualquier momento para tomarse y difundir “selfis”, hasta invierten grandes sumas de dinero público en redes sociales, como Facebook, para auto promocionarse.

 Mientras la población soporta los embates de la pandemia y sus consecuencias, como la tragedia de los pequeños comerciantes (formales e informales), que tienen que salir a vender… si no lo hacen se quedan sin comer, además de sufrir la disminución de las ventas.

 Lo mismo padecen los productores, que no pueden comercializar sus cosechas o los empresarios que tienen que reducir los procesos productivos, pues las deudas asfixian, por lo que se ven obligados a disminuir también la fuerza laboral y despedir a sus trabajadores y estos a sufrir la calamidad de buscar empleo y no encontrarlo, viéndose imposibilitados para llevar comida a sus hogares.

                                           COMENZARON LOS DESPIDOS MASIVOS DE TRABAJADORES

 Por lo pronto, dos empresas en Zitácuaro han realizado despidos masivos de personal, una maquiladora de ropa y una agencia automotriz, mientras nuestros líderes políticos comparten fotografías simulando que trabajan. Se la pasan más posando para las cámaras, como si fuesen modelos, vedetes o reinas de la primavera, que atendiendo las necesidades de una sociedad afligida, desesperadas por la inseguridad, la violencia y ahora también por el Coronavirus, que a su vez nos hundirá más en el desempleo y la escasez de satisfactores.

                                                                    SURGEN HÉROES CIUDADANOS

 Afortunadamente en nuestro país la adversidad hace que los mexicanos saquemos lo mejor de nosotros mismos, y los michoacanos no son la excepción; por lo que, ante la desesperación de muchos, surgen algunos héroes anónimos, los que para aligerar la pesada carga contribuyen con lo poco o mucho que tienen, y en Zitácuaro, restauranteros, centros botaneros, fondas, Pizzerías, pollerías, y muchos pequeños y grandes comerciantes y emprendedores que, por iniciativa propia, se dan a la tarea de distribuir comida y productos de primera necesidad a quienes más lo necesitan, sobre todo a adultos mayores.

  Lo más loable: lo hacen por convicción, sin interés de conseguir simpatías que se conviertan en votos. No pretenderán más tarde regresar a que les paguen con activismo político, ni electoral, a favor del benefactor. Algo más importante aún, lo hacen con sus propios recursos, producto de su esfuerzo y privaciones de sus familias, no con el dinero de los demás.

                 ORGANISMOS INTERNACIONALES PREOCUPADOS POR EL CASO DE HOMERO GÓMEZ

 Esas omisiones, negligencias, impericias y perversidades tarde o temprano tendrán consecuencias, que podrían ser graves para la autoridad responsable.

 Respecto al caso de Homero Gómez, ya habíamos comentado que difícilmente su asesinato (si acaso lo fue) quedaría impune, pues él durante décadas como defensor de la Mariposa Monarca había estructurado una importante red de contactos más allá de nuestras fronteras, con organismos internacionales, que exigirían al gobierno de Michoacán transparencia, contundencia y veracidad en las investigaciones.

 Pues ese augurio, de la intervención de organismos mundiales exigiendo transparencia en el caso de Homero, ya está por suceder. A parte de la ONU, que ya envió un “extrañamiento” al gobierno de Michoacán, ahora algunos medios de comunicación internacionales están investigando desde Washington y pronto veremos publicados esos trabajos periodísticos que darán la vuelta al mundo y desenmascararán la podredumbre que ha permeado lo más profundo de nuestras estructuras del poder político en Michoacán.

  En caso de que la hipótesis “conspiracionista” del posible homicidio de Homero Gómez resulte verdadera, no sería el primer asunto de “ajuste” de cuentas por ambiciones o intereses políticos que quedaría impune en esta región, recordemos que, también en Ocampo, el asesinato de Felipe Ángeles, ex candidato a presidente municipal, jamás quedó esclarecido. Habiendo testigos (huyendo), que afirman que los dos detenidos son ajenos a dicho homicidio, pues él, que fue testigo ocular de la ejecución, no los identifica. Tampoco se informó el móvil, ni la identidad del o los autores materiales.

 Y de los tres últimos Fiscales Regionales que hemos tenido: Javier Ocampo, detenido en Quinta Roo, acusado de corrupción y nexos con el crimen organizado; Hugo Verduzco Medina, premiado y ascendido en responsabilidades de mayor envergadura, no obstantes los constantes señalamientos de corrupción e ineficacia; y el actual, que a la fecha no ha dado visos de ser diferente, ninguno ha mostrado diligencia, eficiencia, ni voluntad para resolver satisfactoriamente las exigencias de la sociedad, a la que se deben y sigue pagando sus emolumentos a pesar de la contingencia por el Coronavirus.

 Aunque ha llegado un eficiente funcionario (de lo poco rescatable en el presente sexenio estatal) talentoso profesionista y gran ser humano, como responsable de la FGE, todavía no se le ha permitido tomar el control total de dicha institución que, junto a la SSP, siguen siendo las más corrompidas y dónde permanecen las resistencias de los infiltrados, producto de pactos políticos, electorales y financieros. La “limpia” al interior de la FGE se ha demorado, mientras la urgencia por la depuración resulta inaplazable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *