SINOPSIS POLITICA 05/10/2019

                         EL PRI y SUS INTENTOS DE REACTIVACIÓN

 Que algunos sondeos de opinión ubiquen al Partido Revolucionario Institucional en segundo lugar en las preferencias electorales, aunque en un distante 20% (frente al 50 o 60 % de morena), ha incentivado a los propietarios y directivos de dicho instituto político, que se reactivan y acuden al encuentro de la militancia en busca de lealtad partidaria, a cambio de promesas de ser los mejores como gobierno y haber encabezado administraciones ejemplares.

 Así sucedió en días pasados, cuando Víctor Silva Tejeda, presidente del CDE del PRI en Michoacán, presidió una reunión regional con la militancia tricolor, a invitación de su socio y amigo, el ex alcalde Juan Carlos Campos Ponce; quien, ante un disminuido auditorio priista, habló de los asaltos, robos y desaparecidos en Zitácuaro, fenómeno que se ha incrementado, “a pesar de que el Secretario de Gobierno, Carlos Herrera Tello, cuando era presidente, prometió que en este municipio se tendría la mejor policía, no del estado, sino del país”…reprochó el ex munícipe más cuestionado en la historia de Zitácuaro.

 Campos Ponce exhortó a la militancia de su partido a trabajar unidos, “porque de lo contrario vendrán los mismos, los que tienen el dinero del pueblo, que les quitaron a ustedes de obras que no hicieron y programas que no aplicaron”. Así mismo minimizó las obras que realiza la presente administración, haciendo un comparativo con las construidas durante su mandato. Su discurso “critico” fue duro y directo en contra de Carlos Herrera y funcionarios municipales actuales, vislumbrándose un posible nuevo rompimiento con sus aliados naturales desde hace décadas, lo que también podría tratarse de una simulación para confundir al electorado. Como aquella versión que trascendió de un presunto rompimiento con su también socio, Joaquín Campos López, con quien en dicho evento se volvieron a profesar, entre líneas, “amor eterno”.

 Lo cierto, es que Juan Carlos Campos jamás ha sido molestado por ninguna autoridad perredista, estatal o municipal; al contrario, resulta por demás obvia la protección a sus fechorías que ha tenido de ambos gobiernos, a pesar de habérsele demostrado con pruebas documentales el saqueo al patrimonio del municipio, lo que le costó ser inhabilitado durante tres años para ejercer cargos públicos y, aunque hace poco se amparó contra dicha resolución, la justicia federal ratificó la decisión del Congreso del Estado, negándole el Amparo, el 17 de septiembre, del años en curso, pues pretende nuevamente convertirse en candidato.

Sin embargo, el gobierno de Herrera Tello nada ha hecho por aportar las pruebas incriminatorias, que abundan en los archivos municipales. Han sido ciudadanos dignos, encabezados por el abogado Joel Vera Terrazas, los que han hecho posible dicha inhabilitación, impidiendo con ello que Juan Carlos y su pandilla de vivales sigan distrayendo en su beneficio los bienes del pueblo.

 Al respecto, cabe resaltar que el juicio político decretado contra Campos Ponce, que trajo como consecuencia su inhabilitación y la de sus colaboradores cercanos, es el único en la historia de Zitácuaro que se ha declarado procedente; no obstante, el gobierno perredista de Michoacán y su símil de este municipio han sido omisos y negligentes para ahondar en las investigaciones y recuperar parte del botín sustraído.

 Ahora Campos, con ese dinero comprará voluntades ciudadanas para incrementar su capital político y continuar vigente en la vida pública, negociando más impunidad con sus supuestos adversarios de otros partidos, a quienes vende promesas de apoyo con sus “liderazgos”. Que cada día se notan más menguados y en la reunión con el dirigente estatal del PRI se redujo a sólo dos jefes de tenencia que jalan con él, además de algunas comadres y amigos que se vieron favorecidos en su gobierno o son beneficiados con artículos que constantemente les reparte. Pero su habilidad le permitirá negociar como si se tratase de quien podría inclinar la balanza en una jornada electoral, a favor de tal o cual candidato. Todo, gracias a la protección de sus aliados perredista en el gobierno. Que más tarde se lamentarán, al saberse timados nuevamente.

 Y no hay quien intente combatir esas corruptelas, ni por parte de las áreas fiscalizadoras y procuradoras de justicia en Michoacán y menos de las autoridades federales, quienes, frente al recrudecimiento de la violencia, la creciente inseguridad y conductas perniciosas de grupos anárquicos, salen con la ridícula desfachatez de que acusarán a los infractores con su mamá y abuelita o pronunciando frases tan estúpidas para ahuyentar a los criminales, como esas de “fuchi” y “guácala”. Empleando una manera insolente de evadir sus responsabilidades, el nulo respeto a la investidura que ostentan y abominable desprecio a los millones de víctimas que son azotadas por las organizaciones criminales, comunes e institucionales.

                            EL GOBIERNO DEL ESTADO IMPULSA ASPIRACIONES DE OCTAVIO OCAMPO

 El diputado local y ex presidente de Tuzantla, no obstante tratarse de uno de los perredistas más cuestionados de la región, es de los cuadros consentidos y más respaldado por el gobierno del estado, lo que se demuestra ante las claras manifestaciones de apoyo para convertirlo en candidato competitivo a la legislatura federal, por el distrito electoral con cabecera en Zitácuaro.

 Octavio Ocampo Córdova, para ganar la alcaldía de Tuzantla hizo compromisos que no cumplió, siendo acusado no sólo de defraudar la confianza en él depositada en las urnas, sino de estafar a los productores agrícolas, que le hicieron aportaciones económicas a cambio de ser favorecidos con tractores, que jamás les fueron entregados, ni devuelto el dinero. Tampoco fue aclarado el asalto a la entonces tesorera de su gobierno y hoy presidenta municipal, a la que supuestamente se le despojó de un millón de pesos (caso similar al de sus correligionarios perredistas de Zitácuaro) y que los tuzantlenses especularon se trató de un auto robo, cuyo producto sería destinado para cubrir futuras campañas políticas.

 Por cierto, esas “futuras campañas políticas”, precisamente se caracterizaron por el despilfarro de dinero, por parte de los candidatos del sol azteca en Tuzantla y el distrito electoral local con cabecera en Huetamo. Pero fue en el municipio de Tuzantla, donde el gobierno del estado puso al servicio de Octavio Ocampo a la misma Policía Michoacán, quienes serían señalados de intimidar a la población y repartir dinero a cambio de votos, para arrebatar así a morena la alcaldía y la diputación local. Meses después Octavio Ocampo sería duramente criticado por sus constantes viajes en Helicóptero a su comunidad natal: Melchor Ocampo o “Paso de Tierra Caliente, escoltado por ostentosos operativos de seguridad, integrado por más de una decena de sujetos armados que esperaban el aterrizaje de las aeronaves en diversas camionetas, imitando a capos de series televisivas.

 Todo parece indicar que el propósito de los dueños del PRD es impulsar a Octavio Ocampo para que enfrente a morena como candidato a diputado federal, organizándole eventos para que se placee en Zitácuaro y sus comunidades, enviándolo con la representación del ejecutivo estatal como orador oficial, por ejemplo, al evento cívico del natalicio del Siervo de la Nación a Coatepec de Morelos y tapizar la región con su fotografía en cartelones promocionales.

 Pero como toda acción tiene una reacción y genera consecuencias, los excesos y limitaciones, las negligencias y omisiones del gobierno de Michoacán y sus funcionarios en perjuicio de la sociedad, así como el hartazgo natural por la corrupción y creciente inseguridad, traerán secuelas adversas a los candidatos del PRD, resultando insuficiente año y medio para simular reivindicarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *