SINOPSIS POLITICA 06/06/2020

                                                                           MÉXICO CONFRONTADO

  A los mexicanos todos, debe quedarnos claro que a nadie conviene la confrontación (tal vez sólo de ideas), menos a los gobernantes. La fractura necesariamente nos llevará a la división y tarde o temprano a la polarización y crispación social. Por eso insisto:  a nadie, menos a la clase gobernante, resulta prudente la división del país, ni en chairos y fifis, morenos o “conservadores”, productivos y ninis… en alguien debe caber la cordura (y no es albur), principalmente en el presidente de la república, como líder indiscutible de los mexicanos y como tal, debe también entender que gobierna para todos y aceptar que estará siempre bajo el escrutinio ciudadano que, con razón y sin ella, será implacable, con críticas en ocasiones crueles, por infundadas o exagerando los hechos, pero la libertad de disentir, expresarse y opinar, a favor o en contra, son derechos elementales en un régimen democrático, de los cuales él mismo se sirvió para llegar al poder.

 Basta ya de los dos Méxicos, el de los malos que critican al presidente y los buenos que le aplauden.

 Sus fustigadores deben entender que la situación del país no se soluciona con denostación a la autoridad, ni con revueltas callejeras. Al presidente hay que apoyarlo, pero no de manera incondicional, sino con observaciones analíticas y críticas propositivas, que deberían ser especialmente de los integrantes del partido que lo llevó al poder, por la calidad moral para erigirse en celosos vigilantes, guardianes, de la fuerza política que han construido y como responsables directos del gobierno que han creado. 

 Mientras los opositores tienen que recapacitar que López ganó en las urnas y ahí se le debe derrotar; pero, primero, tendrán que organizarse en la integración de una oposición seria, congruente, sensata y creíble e imitar sus estrategias y tácticas. 

 López Obrador sedujo al pueblo y ganó las elecciones aprovechando los errores de las administraciones de Fox, Calderón y Peña Nieto, pero en este año y medio de gobierno los colaboradores de AMLO han hecho lo mismo, en ocasiones cosas peores, como el tratamiento deficiente a algunas crisis, así como diversas incongruencias y reiterados errores, fundados, documentados y motivados.

                                                  AVANCES, PENDIENTES y DECEPCIONES DE AMLO 

 Resultan innegables los avances que el gobierno de la cuarta transformación está empujando en el país para bien de los mexicanos, como las reformas internas impuestas en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, donde la austeridad republicana es ya una realidad y nuestros representantes populares al fin se dedican (ahora sí), a legislar. Dejando atrás la labor de gestión y tráfico de influencias que costaban miles de millones de pesos a los contribuyentes, así como los privilegios que esquilmaban los bolsillos de los mexicanos, carros de lujo, relojes costosos, viajes, viáticos, comidas, cirugías estéticas, parrandas, asesores, choferes, guaruras, amantes, todo con cargo al presupuesto público. Esto al fin se acabó, gracias a las iniciativas del presidente López Obrador.

 Pero, en el resto de decisiones, acciones y omisiones del presidente de México habrá discrepancias, opiniones a favor y en contra, como la pérdida de miles de millones del presupuesto federal invertidos en los trabajos interrumpidos y desechados del aeropuerto de la Ciudad de México y su cambio a otras sedes, como Santa Lucia; así como las consecuencias negativas de impacto ambiental con el Tren Maya, la cuestionada refinería de Dos Bocas, los actos de corrupción en torno a Manuel Bartlett Días y su hijo, la tolerancia con los expresidentes de la república acusados por él mismo de corruptos, la estrecha relación con los verdaderos fifis, los más acaudalados del país y alguno del planeta, premiándolos con contratos multimillonarios, como sucede con Carlos Slim y el tren Maya,  Hank Rhon con los seguros, a Ricardo Salinas Pliego, y la mayoría de adjudicaciones se realizan sin licitación de por medio.

 Obviamente se pretextará a su favor que, “en tan poco tiempo no se pueden exterminar vicios con más de 80 años enquistados en el servicio público y que no se vale criticar ahora cuando se guardó silencio antes…” Sin embargo, los críticos de hoy, incluidos algunos que se la jugaron con él y por él, no lo obligaron a comprometerse, ni afirmar que él podía solucionar esos añejos problemas, fue él mismo quien se mandó a hacerlo y, a un cuarto del periodo de su gobierno, no se perciben cambios sustanciales que lo hagan diferente a los mandatos de sus antecesores. 

                              LOS RESULTADOS DEL GOBIERNO TENDRÁN CONSECUENCIAS ELECTORALES 

Pero -reitero-, dónde la mayoría de los mexicanos coincidiremos, es en los pocos o nulos resultados en el combate a la corrupción, promesa central del hoy mandatario nacional y que, a la postre, se convertirá en su “Talón de Aquiles”. Lo mismo que la negligencia para exterminar la inseguridad y violencia que generan las organizaciones criminales en todo el territorio nacional.

 Precisamente los resultados adversos en el combate a la corrupción, a la inseguridad y violencia, influirán de manera negativa en materia electoral, restando fortaleza al partido en el poder. Primero, porque ambos flagelos fueron objeto de promesas de campaña del hoy mandatario nacional. Además de tratarse de las necesidades más sentidas de la población y su exterminio la esperanza mayormente anhelada. 

 No obstante, ningún ex presidente ni gobernador corrupto está en la cárcel, a pesar de que AMLO tiene años señalándolos directamente, corroborando que los conoce y sabe de sus tropelías. Los que han sido alcanzados por la justicia, es por la acción de gobiernos extranjeros y procesos previos a su llegada al poder. Mientras que, con él en la presidencia, las ejecuciones se han incrementado (lo mismo que la zozobra social), así como el crecimiento, fortalecimiento y expansión de las organizaciones criminales, incluso más allá de nuestras fronteras. 

 En Michoacán y en todo el país, existen zonas donde el poder hegemónico no lo ejerce nadie más que las células delictivas y esa impotencia popular, casi generalizada, será cobrada en las urnas.

                                                     SE REDUCEN LAS VENTAJAS DE MORENA

 Por lo antes expuesto, se puede afirmar que la ventaja de morena, al menos en Michoacán, se ha estado reduciendo, pero aún le alcanza para arrasar en el proceso electivo del 2021.  

 Exactamente en un año (6 de junio del 2021) se estará llevando a cabo la jornada electoral para renovar la gubernatura del estado, 112 ayuntamientos, 40 diputados del Congreso Local y 13 legisladores federales. 

 El cargo mayormente disputado será la gubernatura del estado, donde morena lleva ventaja también en la nominación de su abanderado, pues el “gran elector” será un solo individuo y su decisión indiscutible. Nadie se atreverá a objetar al presidente de la república, así que no habrá jaloneos, ni divisiones, todos acatarán el fallo sin chistar. 

 Otra delantera, es que sólo hay de “dos sopas”: Cristóbal Arias Solís y Raúl Morón Orozco. Al menos que el mandamás se encapriche con “otra opción” … al fin no se le da ser obstinado. 

 Si los partidos opositores a morena pretenden ser competitivos, deberán concretar la alianza que han estado tejiendo. Para ello, los tres más representativos han estado preparando e impulsando a los que consideran sus perfiles más aptos, que serían sus cartas de presentación ante la mesa negociadora.

 Por ejemplo, el PRI cuenta por el momento con tres proyectos: Víctor Silva Tejeda, Adriana Hernández Iñiguez y de último momento Valentín Rodríguez Gutiérrez.

 El PAN, a su líder nacional, Marko Cortés Mendoza.

 El PRD, Antonio García Conejo y Carlos Herrera Tello.

 El PVEM, Antonio Ixtlahuac Orihuela, quien trabaja con el propósito de encabezar él la alianza opositora y seguramente su perfil sería el más competitivo; es decir, como candidato daría más batalla a Cristóbal Arias o a Raúl Morón, pero para lograr la unción de candidato, es el que menos probabilidades tiene.

 Cabe señalar que para concretar la alianza opositora se negociará el resto de candidaturas y posiciones, por lo que cada partido político está impulsando a sus prospectos:

En Zitácuaro, la carta menos desgastada del PRD a la presidencia municipal, sería el alcalde sustituto: Hugo Alberto Hernández Suárez.

 Mientras que para diputado local los aspirantes abundan: Carlos Herrera Tello, Carlos Hurtado Casado, Crispín Duarte Soto, Ulises Romero Hernández, Omar Iniestra, Noé Jiménez Mendoza, Froilán Vázquez Aragón, Maricela Martínez Cortés, Karina Alvarado Alcántar, José Guadalupe Benítez Gómez, Moisés Salazar Esquivel, más los que se acumulen. 

 Para diputado federal: Octavio Ocampo Córdova, Carlos Herrera Tello, Hugo Alberto Hernández Suárez y Froilán Vázquez Aragón. 

 El PRI

 Para la presidencia municipal: Por el momento figuran Aldo Argueta Martínez y Juan Carlos Campos Ponce.

 PAN: Mirna Merlos Ayllón. 

 En el PRI y PAN no se percibe efervescencia, tal vez de manera anticipada se sienten derrotados o saben que sólo serán utilizados y finalmente se negociará por otro cuadro que posea la aptitud para enfrentar a los candidatos de morena y ese podría ser Juan Antonio Ixtlahuac, quien, de no lograr la nominación a la gubernatura, lo sumarían a la alianza opositora como abanderado de la citada coalición a la presidencia de Zitácuaro. 

Morena

A la presidencia municipal se menciona, por el momento, a Rosa María Salinas Téllez, Emma Rivera Camacho, Sergio Vergara Cruz, Zenaida Salvador Brígido o algún candidato ciudadano externo.

Para diputado federal cualquiera de los citados y Jesús Mora González. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *