SINOPSIS POLITICA 10/08/2019

                                                                     JUEVES NEGRO EN MICHOACÁN

 De nueva cuenta la reiterada afirmación del “Michoacán seguro” que alardea la clase gobernante se desmorona, con la ejecución de un evento que bien podría calificarse de terrorista, por el pánico que genera en la población y no nada nada más entre los integrantes de los grupos delictivos en pugna.

 Desde el 7 de septiembre, del 2006 (hace trece años), cuando 5 cabezas humanas fueron arrojadas en la pista de baile de un centro nocturno, por un comando armado, y que marcaba el inicio de la supremacía criminal en Michoacán y al mismo tiempo la descomposición gubernamental por la infiltración de la delincuencia, en el estado no se había dado otro evento tan escalofriante, como el sucedido el jueves, cuando nueve personas (entre ellas tres mujeres) fueron colgadas de un puente, siete destazadas y tres embolsados. En total, 19 seres humanos fueron ejecutados, durante la madrugada de ese día.

 Al respecto, se debe aclarar que, aunque no es competencia del gobierno del estado el combate al crimen organizado, por tratarse de ilícitos del fuero federal, si es obligación de las autoridades de Michoacán la seguridad de los gobernados, proteger la integridad física y patrimonial de la población y crear las condiciones para el desarrollo armónico de la sociedad. Lo que no se logra negando la cruda realidad que nos azota, ni culpando a quienes ninguna responsabilidad tienen, menos aplicando la ley mordaza, distorsionando u ocultando información, ni obstruyendo labores de prensa de los hechos delictuosos, tratando de hacer creer a la ciudadanía que la inseguridad es mentira y que negándola, la violencia se reducirá.

  Por ello, por las constantes mentiras del gobierno para ocultar y minimizar la anarquía y la violenta inseguridad que azota a Michoacán (producto de su ineptitud y confabulación criminal), la versión de que se trata de más de 30 (y no de 19 como afirman), los ejecutados la madrugada del jueves, podría ser verdad. Resultando también “extraño” que habiendo más de 650 cámaras de vigilancia del C5 y haberse ejecutado los hechos en una de las vialidades más transitadas de la ciudad, de Uruapan, no se hubiesen enterado de lo que sucedía.

 Frente a estos acontecimientos y la irresponsabilidad de los funcionarios del estado para conducirse con honestidad, no resulta tampoco descabellada la hipótesis del atentado contra el helicóptero en donde perdió la vida el ex Secretario de Seguridad Pública, José Martin Godoy Castro. Aunque ese “incidente” ya pocos lo recuerdan, pues siempre un escándalo mayor opaca al anterior, además de que padecemos de memoria corta y nos estamos acostumbrando a la tragedia y a los escándalos de corrupción. Ya todo nos parece normal y cotidiano.

 Pretendiéndose, con criminalizar a las victimas de la múltiple ejecución, menguar la responsabilidad del gobierno, encubrir su fragilidad, el vacío de autoridad y la vulnerabilidad del estado de derecho. Olvidan que las consecuencias de ese tipo de tragedias terroríficas afectan a todos, ahuyentan las inversiones; fomentan, además de la inseguridad, el odio. Resultando traumático para los padres, hijos y hermanos, escenas con sus seres queridos destazados o colgados.

  CULPABLE TAMBIÉN ES LA OMISIÓN “AMOROSA” DE AMLO PARA COMBATIR LA DELINCUENCIA

      Pero, es el gobierno federal en quien recae la mayor parte de responsabilidad, de culpa, por la pérdida de vidas humanas. Es por la inacción de López Obrador que los índices de criminalidad se estén incrementando, pues decidió dejar de combatir a la delincuencia, pretendiendo que con amor los criminales dejen de envenenar niños, extorsionar y secuestrar a la población productiva, asesinar con la saña de bestias, generando terror a todo lo largo y ancho de la geografía nacional, donde la población vive en la zozobra, con miedo de salir a la calle y ya no regresar al seno familiar.

 Su cabecita de algodón no vislumbra que a la ley se le respeta por miedo al castigo, no por exhortaciones a la paz, ni con discursos amorosos. Tampoco se inhibe la criminalidad convirtiendo en parásitos mantenidos a los potenciales factor de riesgo, como son los ninis, pues, aunque se afirme que es la falta de oportunidades y necesidad de satisfactores o dinero, lo que impulsa o incita la criminalidad, considero que no lo es en su totalidad, ya que, hasta los secretarios de estado, magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se corrompen, a pesar de tener salarios de hasta 20 mil pesos diarios.

 Mientras que hay campesinos, totalmente desprovistos de dinero e instrucción académica, honestos, que jamás, bajo ninguna circunstancia, faltaran a la verdad, a la razón y a la justicia, ni con el pensamiento.

 Se trata de un problema de cultura, de mal formación de valores éticos, del descuido que los padres han tenido con sus hijos, pero principalmente a la falta de aplicación de la ley, de manera inflexible, estricta, extremadamente agresiva: a condiciones exageras, medidas extremas. Empezando por los gobernantes y funcionarios impúdicos, que deberían orientar a sus gobernados con el ejemplo de una conducta intachable. A esos se debería aplicar la pena máxima, por traición a la Patria, en lugar de premiarlos con impunidad y cargos públicos de mayor jerarquía.

                              EN JUNGAPEO SE ORGANIZAN PARA DEFENDERSE DE LAS EXTORSIONES

 Las autoridades de la Fiscalía Regional de Justicia y de la Secretaría de Seguridad Pública fueron herméticas, trataron de mantenerlo en secreto, pero el pasado martes se llevó a cabo un fuerte operativo policiaco en el municipio de Jungapeo, mismo que tenía como propósito desactivar una movilización ciudanía, que inició en las comunidades de La Mora y La Florida, cuyos pobladores se organizaron para repeler agresiones de presuntos extorsionadores, con quienes, un día antes, se había suscitado un enfrentamiento a tiros y los maleantes fueron expulsaron de las localidades.

 Ante la posibilidad de que los gavilleros regresaran a cumplir sus amenazas, la población se organizó para defenderse, y entonces sí, la Policía Michoacán que no estuvo presente para defenderlos de los extorsionadores, llegó para intimidarlos y disolver el movimiento, estando a punto de un enfrentamiento de graves consecuencias, pues los ciudadanos inconformes repudiaban la presencia de la Policía Michoacán y a los elementos municipales, acusándolo de robo y hostigamiento, solicitando la presencia de la Guardia Nacional, que finalmente llegó, en medio de aplausos, para entablar diálogo con los inconformes y destrabar momentáneamente el tenso conflicto.

                                                                         LA SJNA y SU DEGRADACIÓN

 La clase política todo lo contamina y pudre. Otra demostración clara, fehaciente y reciente de esta afirmación, es la manera en la que han sido capaces de corromper algo tan sublime, como lo es la presea al mérito cívico SJNA.

 Uno de los episodios más sobresalientes en la historia nacional sucedió en Zitácuaro, con la Instalación en esta ciudad de la Junta de Zitácuaro, Suprema Junta Nacional Americana o Suprema Junta Gubernativa de América, cuyo propósito era instituir un órgano de gobierno para la nación mexicana. En honor a esa acción del movimiento insurgente, de establecer en Zitácuaro el primer ensayo de gobierno independiente, es que se ha creado la Presea al Mérito Cívico SJNA, como un ejercicio noble, que tiene como propósito enaltecer el patriotismo de personajes oriundos de Zitácuaro, que le han brindado honra y prestigio a su pueblo.

 Desafortunadamente, por la intromisión de intereses perversos de algunos actores políticos e infiltraciones de sujetos vulgares encumbrados en el poder, este evento, incorporado en el calendario cívico nacional, se ha degradado, particularmente con la entrega de la Presea SJNA a funcionarios públicos y personajes involucrados en la política.

  Es verdad que algunos políticos beneficiados con tal distinción han realizados actividades “altruistas” y “labor social” en favor de la población, pero siempre con la intención de lucrar con dichas actividades, publicitarlas, alardearlas y condicionarlas a cambio de “simpatías” que se conviertan en votos, pues el objetivo final de su “generosidad” y “filantropía” es acceder, mantenerse o encumbrarse en el poder. Utilizando dicho reconocimiento para incrementar egolatrías o purificar su imagen, pero jamás la conciencia…pues, carecen de ella.

 La imposición de Pascual Sigala Paez como receptor de la presea SJNA, es un hecho lamentable, cívica, social y políticamente. Y las consecuencias pudiesen resultar dramáticas para los funcionarios y gobernantes que operaron ese acto injurioso a la dignidad e inteligencia del pueblo de Zitácuaro. Además, no debieron exponer al ex Secretario de Gobierno al escarnio público, ni evidenciar tal autoritarismo del gobierno del estado, ni la humillante postración del cabildo a intereses mercantiles y electorales.

 Lo mínimo que están generando los orquestadores de esta infamia, es que al impuesto recipiendario se le juzgue como el que recibió el galardón por lastima, debido a su grave padecimiento de salud, al carecer de méritos e incumplir los requisitos de la convocatoria, por tratarse de alguien que no es nativo del municipio, estar ausente del mismo desde hace varios años y por no existir claridad respecto a sus méritos, como supuesto ambientalista.

 Los integrantes del cabildo avalaron la imposición, argumentando algunos regidores que la decisión sería bien aceptada por el pueblo que representan, pues la oposición nada más provenía de algunos medios de comunicación. Demostrando con ello lo distante que se encuentran los representantes populares de sus representados, la desvinculación que existe entre pueblo y gobierno, pues desconocen el sentir de la colectividad, sus anhelos y reclamos. Lo grave, es que evidenciaron (todos), los que propusieron y avalaron, poca dignidad…y si no se respetan ni así mismos, menos respetarán a quienes los llevaron al poder.

 En tal sentido, para resarcir el malestar causado, procedería que algún inconforme con la decisión del Cabildo, sea Asociación Civil o de los inscritos que fueron timados, recurrieran al Amparo de la Justicia Federal por actos violatorios a los derechos humanos, respecto a la convocatoria para entregar la presea SJNA, por parte de las autoridades que la emitieron, en este caso el ayuntamiento o gobierno municipal. Pero nadie lo hará, pues Zitácuaro es un pueblo comodino, a nadie le gusta arriesgarse por los demás, esperan que otros lo hagan, para luego criticarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *